miércoles, 2 de abril de 2008

La pincelada currita (trapío)

Ante todo debo comunicarles que vengo de poner la antena en los más variopintos cenáculos del toro del centro de Madrid, hora del aperitivo cuando la afición se alpistea en franca camaradería, y la cosa está que arde. Epicentro del rumor, la plaza de Santa Ana, con sus aledaños de calles repletas de bares abarrotados, donde se masca un cate en toda regla dirigido a la nariz profesional de alguno, que puede dejar el inesperado cate a "alguno" completamente k.O.

Resumo: que en los despachos de PRISA, que dice radio macuto que es la que tenía trincados hasta ahora por los webvos a Chopera y Canorea, como empresarios de Las Ventas y la Maestranza, más a los organizadores de las ferias de Pamplona, Bilbao y Zaragoza, no les llega la camisa al cuerpo a determinados mandamases del potente grupo mediático que quita y pone rey. Porque el último bulo que circula por las barras de las tabernas del Foro es que José Tomás exige torear dentro de la feria (la Fiesta debe decidirse, o JT o la televisión) y si la feria la vende Digital + completa y José Tomás no quiere una cámara del poderoso grupo en un ruedo mientras él toree, ya me dirán ustedes como se las van a arreglar los herederos del grupo de Polanco para cumplir el contrato acordado con su clientela.

La pinselá currita de hoy va sobre el trapío de los toros, que no es otra cosa que la capacidad de provocar miedo que posee innata el animal, el que con sólo observarle sentir terror el hombre ante su presencia. Expresión de cara, mirada, pitones y todo lo que viene detrás, hasta el último pelo del rabo que debe el jopo llegar al suelo pues un toro colín, o rabón, visualmente no es un toro con seriedad. Por supuesto no hacen falta kilos ni altura, basta con remate y fuerza. Con lo cual, el manso encierro de Cebada Gago lidiado ayer en la Maestranza, resultó un corridón de toros por fuera, precioso, pero seis borregos por dentro, un ejemplo de extraordinaria presentación para una plaza de primera con la categoría de la de Sevilla.

Muy bonita la corrida, variada de capa, aunque yo me quedo por hechuras con el que abrió plaza, Serranito, negro, de 501 kilos, impecable su lámina, un zapato, pero un zapato no precisamente cómodo para cualquier horma de cualquier pie. Blandeó el toro, pero siendo un manso no era un toro de carreta, mucho ojo. Que se vino el bicho arriba, y a la hora de morir buscaba terrenos de chiqueros poniendo al matador y a las cuadrillas en un serio aprieto hasta el punto de que estuvo la cosa en que si cae que si no cae el tercer aviso. De esos toros que al verse vencidos parecen decir "a mí toreros", con genio, bronco, agonizando el toro se recuperaba por segundos y esperaba al inoperante puntillero apoyado en las patas traseras, la gaita arriba, como si estuviera sentado en la butaca esperando que se acercara el torpe tercero de Mingo para pegarle el zarpazo correspondiente.

Fin por hoy, que en breve comienza la retransmisión por los más plus mais y de postre tenemos a El Capea. Y yo que veo como más torero a mi Tyson que al muchacho de Mari Carmen Lorenzo. No sé, lo mismo es que una no tiene una idea muy clara de lo que es un torero con un subidón de testosterona verdadero.

1 comentario:

kalikatres dijo...

Ya seria interesante que produjera este problema, pero me temo que no sera así, todas la ferias Digital + (Moles) las vende a los abonados o corrida por corrida opor abono el de Sevilla costa 39,95€ si no recuerdo mal, pero la de San Isidro la da incluida en costo del paquete osea en la cuota mensual por lo que veo muy dificil, y es una lastima que se pueda reclamar.