viernes, 6 de septiembre de 2019

Bla, bla, bla



Puntillazo certero a la feria de Mérida con tres carteles paranormales anunciados en la plaza de toros del cerro de san Albín, en Mérida, que fue una mina con toda la afición portuguesa de la raya volcada, y mucha gente procedente de Salamanca que también acudía. 
Y me enerva que la gallita afición emeritense y augusta, turbia, dañina, no ande cacareando a los cuatro vientos su insumisión y sus exigencias, a voces limpias, dando palos a todo hijo de vecino, con nombres y apellidos, los buenos y los malos, ¡moralistas!, en una muestra de cantosa mansedumbre, y tocino, más propia del cebado charolés.
Vergonzoso, señor alcalde, Antonio Rodríguez Osuna, del Psoe, para formarle a usted una revuelta a la salida del Ayuntamiento que a punto estuvieran de llegar los GEOS con sus furgones en plan redada, y en el programa de toros de radio que usted mantiene en la emisora municipal, con el dinero del contribuyente, denunciándose mientras tanto los foraneos atropellos cometidos pongamos por ejemplo que en el remoto San Sebastián, plaza de toros Illumbe, en un ejercicio de demagogia y de poca vergüenza que me tiene como natural de Extremadura que soy, en donde pago impuestos, algo más que indignada.

Todo esto si acaso la afición de Mérida no se ha levantado en armas y yo no me he enterado.
Foto: meridadirecto.com

jueves, 5 de septiembre de 2019

Novillo



De Antonio Novillo tengo yo como para escribir un libro. Vecinos durante muchos años en nuestros respectivos casoplones de Chamberí, él de oficio mozo de espadas por aquello juveniles tiempos y yo una fotógrafa pasajera, hoy él se ha convertido en un fotógrafo importante con una técnica que le envidiaré mientras viva, mientras yo vivo adecuadamente de mis celebérrimas rentas.
De vista a Novillo le conocía yo de toda la vida, pero fue en Aranjuez donde me quedé con la copla de tan variopinto personaje, y hasta hoy, aquella tarde de la alternativa de mi amigo Paco Machado -Novillo le vistió para la ocasión- que es primo suyo vía Antonio Mahíllo, novillero de Madrid.
Ha llovido, ya digo, como para escribir un libro tengo y aunque nos vemos últimamente muy poco, es de esos amigos que si me lo encuentro mañana mismo al revolver de una esquina por territorios comanches de Lavapiés, me dará la sensación de que no lo veo desde la noche anterior cuando nos recogíamos de madrugada camino de la Glorieta de Bilbao.
 No obstante, de sus andanza sé y no deja de extrañarme el que a su edad siga incombustible por esas calles, da igual la hora, el tiempo que haga o el rumbo a tomar, se la suda, porque allí donde cae se suele hacer con los mandos rápidamente y es imposible no volverse a acordar de su visita.
Sano como una manzana por dentro y por fuera, chana a su forma más de lo que la gente cree, Novillo es un personaje absolutamente imprescindible en cualquier sarao madrileño y de los que tanto abundaron en la plaza de Madrid, abonado perenne del tendido 7, de cuando el 7 no era una jaula de grillos de jovencitos indocumentados, que aquello era el sanedrín. Hombre resistente como pocos, una piedra con gafas, discreto  hasta pasar por tonto sin importarle un bledo la opinión ajena porque va únicamente a su puta bola, limpio en extremo, un pincel, con buen armario que envidian otros, y rumores siempre dijeron que posee un fincón por la Vera extremeña produciendo a todo trapo, sin que el dato se haya podido confirmar hasta la fecha.
Tiene en José Antonio Blázquez, por Macotera conocido en los círculos venteños de siempre, a su gran parodiador. Así que cuando coincidimos Macotera y yo por aquellos graderíos fosilizados 
-FUERA DESAFÍOS GANADEROS- el macoterano me chincha y descargamos sin piedad contra Mambo, su perro, única relación sentimental que se le conoce y lo que más le duele si nos pasado en el agravio.
Y ha ligado Novillo como el primero, menuda labia, teniendo su centro de operaciones en el Café Manuela, de la calle San Vicente Ferrer, chef Jesús Guerrero.

 Foto realizada por servidora de ustedes, años ochenta, que ayer recuperé husmeando en la página de su propiedad y que me viene al pelo para ilustrar este escrito.
Buen cartel en ella: Gregorio Tébar, el Inclusero, el Inconcluso llamado en Méjico por los guasones mejicanos siempre de uñas contra el gachupín, el propio Antonio Novillo y Jorge Laverón.

sábado, 31 de agosto de 2019

Abro entrada



Uno de los rasgo de su personalidad a tener en cuenta, y sigo hablando de Manolete, ahora en abierto, reside en una entrevista que publicó Dígame en 1941 -Lupe y él se conocen en el otoño del 43, ambos con 25 años- en la que el torero se define como marido en un futuro incierto y se declara "un hombre DOMINANTE", nada de extrañar, no podía ser de otra manera, tal como fue su toreo.
Lupe Sino estuvo perdidamente enamora de él, y él de ella, y durante la larga relación marital que mantuvieron, Lupe supo siempre quién era el coloso que tenía al lado. 
Mejor que nadie, vamos, ni que Lupe fuera tonta.

Foto, coloreada, hecha en Lisboa, camino de México, otoño de 1946. 
Observé hace ya tiempo, mirando el saco de fotos que tengo de los dos, que siempre es Lupe la que le mira, la que le besa, sin afectación, muy espontanea, permaneciendo él como feliz receptor sin descomponer jamás la figura. También, como su toreo.

jueves, 29 de agosto de 2019

Bilbao



La vida sigue, llega septiembre, y, como de la panza sale la danza, he aceptado la invitación de un amigo que me saca a comer para contarme todas las miserias taurinas de la ponzoñosa feria de Bilbao. Próxima plaza en caer, monumento al toro y puntal base para el mantenimiento de este 'tinglao', y los taurinos, que viven de esto y no nosotros, sin mostrar la más mínima reacción ni preocupación alguna, aparente.
En la medida que me sea posible, les contaré cosas.

Aprovéchese la coyuntura de lo de la danza y la panza para repasar a Farruco, nadie más grande en lo suyo, ni lo ha habido ni lo habrá, y les recuerdo una frase que escucharon estos oídos míos, años ochenta. La dijo en mi presencia el tío Fati, de los Pelaos, porque él lo veía así de bien: "mirad, hijos, los gitanos bailan ahora que parecen máquinas de coser".

No puedo enlazar de otra manera, lo siento, voy para atrás como los burros, vamos con Farruco.
https://www.youtube.com/watch?v=99MsQMtaTj4 


miércoles, 28 de agosto de 2019

28 de agosto



Siempre en mi recuerdo

lunes, 26 de agosto de 2019

Palos a mí



El matador de toros actual y en activo que más me gusta toreando con el capote, Morante aparte y en otro corte, se llama Cayetano Rivera Ordóñez, Cayetano simplemente en los carteles.
Observen al hijo de Paquirri en el ruedo y aprecien -y comparen- y que no les engañen los fuleros ni sean ustedes devorados por los prejuicios, es mi deseo.

Foto: nunca tan Paquirri

viernes, 28 de junio de 2019

Buena temperatura



"Cuando está Federico no hace ni frío ni calor, hace Federico"
Jorge Guillén sobre Federico García Lorca

Feliz fin de semana a la sufrida afición y que pasen ustedes una buena tarde dominical en el horno venteño, toros de Partido de Resina, antes Pablo Romero, cuando embestían esas bellezas y era una de las ganadería preferidas del público de Madrid.

lunes, 24 de junio de 2019

Un soneto tomatóxico



No sé si cada vez que me topo con este soneto me acuerdo de José Tomas o cuando me topo con José Tomás me acuerdo de este soneto:

Enhiesto surtidor de sombra y sueño
que acongojas el cielo con tu lanza.
Chorro que a las estrellas casi alcanza
devanado a sí mismo en loco empeño.
Mástil de soledad, prodigio isleño,
flecha de fe, saeta de esperanza.
Hoy llegó a ti, riberas del Arlanza,
peregrina al azar, mi alma sin dueño.
Cuando te vi señero, dulce, firme,
qué ansiedades sentí de diluirme
y ascender como tú, vuelto en cristales,
como tú, negra torre de arduos filos,
ejemplo de delirios verticales,
mudo ciprés en el fervor de Silos.
El Ciprés de Silos, Gerardo Diego


Pero el lío es más gordo de lo que parece porque es evocar el soneto y la figura de José Tomás, o la figura de José Tomás y el soneto, y se me viene a la cabeza con más guasa que la mar el qué pensara a día
 hoy el cerdo de Martín Ruiz Gárate, tras boicotear fatuo al mejor torero que los siglos vieron en su ardua reaparición en Madrid en el año 2008, con el pobre de Pepecarlos Fernández-Villarverde y de Silva por entonces su machaca mayor y "chota" venteño siempre, conde de Estradas en el Gotha para más señas y que firmaba por aquellos días como Hornillo, cuando el tiempo ha puesto a cada cual en su sitio y al torero concretamente en un pedestal. Más la patética camándula de talibanes, como mano de obra barata, que en aquel tiempo le reían las gracias al tal Bastonito en su mierda de blog conocido como Taurofilia.

miércoles, 19 de junio de 2019

jueves, 13 de junio de 2019

Toristas



Qué asco de toristas, me repugnan, y lo dice una aficionada torista abonada a la plaza toros de Madrid desde la feria de San Isidro de 1972, hija de torista, nieta de torista y biznieta de lagartijista.

miércoles, 12 de junio de 2019

Un toro bravo



Carasucia, toro de Valdellán lidiado ayer por Cristian Escribano en la plaza de Madrid, uno de los toros de la feria, un toro bravo, que no encastado, o no encastado simplemente, aunque encastado fue porque fue bravo, condición imprescindible la casta a la hora de valorar la bravura pero de índole muy inferior una cualidad de la otra.
Enhorabuena a su criador.

Vaya perra que ha cogido el aficionado recental con lo de la casta, qué mareo, a este paso estamos expuesto a olvidarnos de la bravura, incluso a que el término pueda quedar en desuso por no utilizarlo y, ya puestos, se aprovecha la ocasión para reivindicarlo aquí.