sábado, 7 de julio de 2018

lunes, 25 de junio de 2018

SOS



El tipejo de la fotografía, un aficionado maño de medio pelo metido ahora a taurino, ha logrado parar la temporada 2018 de la Misericordia de Zaragoza, plaza de primera, SOS, y se espera que la afición de aquellas tierras, levantisca como pocas en otro tiempo y hoy muda, se rearme y le formen una gorda a semejante engendro humano como es obligado en estos casos CQC.
Fernando Polo Agote, sigan mi consejo y huyan de él, Fernando Polo Agote es gafe.
Informa ABC: *

jueves, 21 de junio de 2018

¿Una marquesa romántica?



¿Qué entenderá la gente del toro por el Romanticismo? ¿Qué será para esta gente un romántico? ¿Se podría considerar una romántica y lánguida dama demudada a la señora de la fotografía?
Mercedes Picón, ganadera propietaria de la divisa de Prieto de la Cal allá entre eucaliptos en La Ruiza, dicen que puro encaste veragueño aunque yo no me lo creo, marquesa de Seone se la considera entre taurinos, título nobiliario dudoso incluso en su origen según los puristas, rehabilitado, que no es actualmente marquesa ya que aunque lo fue como consorte al casarse con Tomás Prieto de la Cal, del que enviudó, pierde la nobiliaria merced al contraer matrimonio en segundas nupcias con el ínclito Francisco Coloma Gallegos.

Aquí un reportaje de obligada lectura, muy dañino en este momento al aparecer en un medio de máxima difusión como El Mundo, verdaderamente casposo por otra parte y que no representa su contenido a la mayoría de la afición del siglo XXI.
Pinchen: *

jueves, 7 de junio de 2018

Sobre la casta



El primer toro de ayer, Barberón, que manseó, verbo en desuso, ¿fue un toro manso?
No.
¿Fue un toro encastado?
Sí.
¿A un toro encastado se le puede aplicar la condición de manso?
No.
¿Se da el manso encastado?
Tampoco, un toro encastado jamás puede considerarse un toro manso.

Siempre a la manera de ver de esta aficionada, quizás errada, sin dogmas, sin sectarismos, y que carece por completo  de prejuicios. Devaneos sobre el comportamiento del toro de lidia que comparto con ustedes, pero no me hagan ni puto caso si así lo estiman oportuno, son cavilaciones puras.

"Tiro piedras por las calles
y al que le dé, que perdone,
tengo la cabeza loca de tantas cavilaciones".
Manolo Caracol, soleares de Enrique el Mellizo, cantaor gaditano y puntillero de toros bravos en cuadrillas de fama, padre de El Morcilla, que tomó el mote del diestro Manuel Hermosilla, Er Morsilla, se hace saber hoy que ando memoriosa y me sale la erudición por las orejas.

*

miércoles, 6 de junio de 2018

Suerte, Pedro



Y enhorabuena porque la cartera que te han adjudicado no ha podido caer en mejores manos, Pedro Duque, en un hombre tan cabal como tú, tan preparado y de una categoría humana verdaderamente excepcional, te deseo mucha suerte en el ejercicio de tu ministerio desde este humilde espacio.
¿Espacio?
Vamos a bordar el cargo, querido astronauta de San Blas.

martes, 5 de junio de 2018

Toros para Chacón



Mi reconocimiento y rendida gratitud a los toreros que ayer mataron en Madrid la espantosa corrida de Moreno Silva, la antítesis del toro bravo, hombres de oro y de plata, para todos, porque el objetivo principal era salir de allí por propio pie. Me sumo luego a la corriente de exigir a los  empresario que Octavio Chacón sea incluido desde ya en todas la ferias de postín que quedan por celebrar en la presente temporada de España y de parte del extranjero.
Chacón, uno de los acontecimientos de la feria ante un manso y descastado encierro de Saltillo, peligrosísimo, traicionero, sin un pase, pregonaos, seis marrajos que merecieron ser estoqueados de vil golletazo sin miramientos ninguno, carne a tierra, tanto que si me dicen que estaban currados voy y me lo creo porque yo les vi hacer cosas muy raras.
Merece este veterano y preparado torero, Simón Casas, que le contrates desde ya mismo para la Feria de Otoño en una cartel de relumbrón, nunca a estrellarlo, si acaso quieres ser justo y contribuir a la limpia de un escalafón superior
-dándole gusto al abonado como es tu deber- repleto de coletas adormilados y de pagapases insoportables que aburren a las mismísimas ovejas.
O animan ustedes el cotarro, dando cuartel sin tregua desde al ya colocado Roca Rey hasta Octavio Chacón, pasando por Fortes, o la bicoca no les dura un lustro más.

Ah, y al presidente con cara de perro pachón, el Caobo le ha bautizado el
Pulga Márquez con mucha guasa, dimisión, o destitución fulminante,
fuera del palco a la mayor brevedad posible.
Y más, no hay casta buena y casta mala, hay casta, porque la casta es una condición absoluta.
Por ciento, misterio, ¿qué entenderán algunos por casta?
Pues, a mi parecer, creo yo que se ha inventado un lugar común para defender, desde la ignorancia, lo sencillamente indefendible.
¡Los teóricos de la casta,  que lo tapa todo con grueso trazo, qué empacho!

lunes, 4 de junio de 2018

Ave, Rafaelillo



Lo de la mala presentación de los toros de Miura no lo digo por los kilos ni por el trapío sino por el alarmante estado de los pitones de algunos de los ejemplares de una corrida mansa de libro como la lidiada ayer.

En la foto, de Manolo Briones, se ve como Rafaelillo se salva de algo terrible tras tirarle el primer toro de la tarde un hachazo a la cara al entrar a matar, y derribarlo, debido ello, oye, a que el toro dio toda la impresión al avispado aficionado de que estaba arreglado desde la cepa al pitón.

sábado, 2 de junio de 2018

Y llegó



Tenía que pasar y, aunque éramos pocos los que sabíamos que tarde o temprano pasaría, pasó en la plaza Monumental de Madrid el día primero de junio de la presente feria.
Enhorabuena por su magnífica tarde de toros de ayer, Cayetano, se le agradece el recuperar una forma de estar en la arena, de andar tan torero, tan de verdadera escuela mamada desde la cuna, tan clásico y más chulo que un ocho, además, como debe ser pues los toreros son toreros y no notarios. Ordóñez con el capote, Rivera con la muleta, o al revés, Paquirri exacto en la larga impecable de rodillas en la puerta de chiqueros que nos trajo recuerdos de juventud, dueño absoluto de la escena dominada con una naturalidad absoluta en tiempos de diestros contorsionistas, y chicuelinas al paso de un temple descomunal, y toreo a dos manos al recibir sentado en el estribo, y rodillazos marca de la casa con precisión relojera, y la trinchera, y ayudados torerísimos de los que ya no se ven, y naturales ajustados de muleta ingrávida sin apenas forro, y el de la firma, y el corazón en la espada, fulminante, con la arrogancia grande al recibir la oreja, protestada, de torero de otra época con el orgullo de serlo.
¡Y qué par de verónicas tras una larga rondeña en el quite rematado con media, tronchando al toro con más toreo, imposible, que nos levantó del asiento como si tuviéramos un muelle en la almohadilla!

jueves, 24 de mayo de 2018

Roca pura y dura



No es un estilista, ni mucho menos, ni un ortodoxo, más bien se le podría meter en el saco de los tremendistas, tan necesarios históricamente en el escalafón, al que espabilan  como nadie y calientan a las adormiladas filas como ninguno, y en cuanto lime defectos y serene sus ansias, si tuviera esa capacidad, podría convertirse en un torero grande de corte clásico.
Va a mandar en esto, seguro, el as de la baraja llega con las dos cualidades fundamentales para ser figura máxima del toreo, un valor seco y frío impresionante y un poder de conectar con los tendidos tan grande que electriza al espectador, saltando chispas, que se le entrega sin miramientos rendido por completo.
Se queda muy quieto, que es lo que de verdad estremece arriba, no rectifica jamás, tozudo, ni se alivia, y posee una muñeca cordobesa de rodamientos recién engrasados que mueve al toro alrededor de una cintura prodigiosa a centímetros escasos de la bragueta. De brazo largo, patilargo, como Luis Miguel, este niño peruano de veintidós años está aquí para poner las plazas boca abajo y para mandar a su casa a tanto manta de luces que circula por esas ferias sin jugarse un alamar.
Enhorabuena, joven, le felicito y me alegro mucho de su aterrizaje entre nosotros, Andrés Roca Rey, bienvenido sea.

En cuanto a la decepcionante corrida de Victoriano del Río, alarmo: ayer se mató otro toro en el caballo, el segundo, de nombre Cantaor. Lo desangraron hasta tal punto que el animalito, a la hora de la muerte  y con la sangre cubriéndole por completo desde la testuz al rabo, goteando hasta por detrás de la orejas, agonizaba embistiendo.
Y la atontada afición venteña torista de hoy día sin levantarse en armas y amotinarse ante tan vil crimen, porque ahora lo importante y molón es acribillar a Roca Rey.


Cantaor, al inicio de la faena

jueves, 17 de mayo de 2018

Sólo tú



Anoche me puse para dormir una camiseta blanca, de algodón, que me regaló Alejandro Talavante.
Lleva en la pechera, con su letra, una inscripción que pone así:
"Estoy solo, no hay nadie en el espejo".

lunes, 14 de mayo de 2018

Sobre el sexto toro de Ibán



Al sexto toro de ayer de la importante y bonita corrida de Baltasar Ibán a la que me hubiera gustado ver en otras manos, que la cogen Paco Camino, el Viti y Miguelín, por ejemplo, y se suben encima, de nombre Barberito, lo mataron en varas para que no diera la guerra que se suponía. Así de simple, no le den más vueltas, y la plaza de Madrid no se enteró porque si se enteró y no hubo un motín con la plebe levantada en armas y la policía a punto de entrar en los tendidos en plan redada, es aun peor.
Me gustó ese toro, que se volvió de salida, ojo al dato, hasta que el animalito se iba desangrado a medida que transcurría la faena de muleta y una manta de sangre le cubría por completo los cuartos delanteros, por ambos lado, hasta la pezuña, y un fino canalillo de sangre le escurría lomo abajo hasta llegar al rabo a la hora de su muerte, cuando fue cuadrado, sin que Barberito facilitara la labor de entregar su vida y, en las últimas, demostrar su condición de bravo y poner en un verdadero aprieto al soso matador que le tocó en suerte, cuando estuvo a punto de irse vivo a los corrales agonizando. 
Lo que parece mentira es que una plaza, con una afición completamente desnortada como la actual venteña ahora que los aficionados históricos han volado, que sobrevalora la suerte de varas el talibaneo nefasto, pues la suerte de varas es una suerte más dentro de la ciencia exacta de la lidia, esté permitiendo que se maten los toros en los caballos en espectáculos dantescos tarde tras tarde, sin inmutarse.

No he encontrado una foto que pudiera demostrar lo que digo, y eso que está plagado el graderío de fotógrafos, así que tiro de una de archivo de Andrew Moore de otra plaza donde se aprecia la carnicería que la puya  en vigor hace en los toros.
¿Saben? Hasta no hace muchos años, desde cualquier localidad de cualquier plaza, el toreo parecía a simple vista un espectáculo incruento y se daba el caso de que a algunos ejemplares se les metía dos cuartas del palo.