martes, 5 de agosto de 2008

Su estado físico

Habíamos dejado nuestro viaje tras Manolete en la Clínica de la Milagrosa, de Madrid, donde se encontraba hospitalizado debido a la cornada que le pegó en Las Ventas el toro Babilonio, de Bohórquez, y ya sabemos que se disponía a reaparece en Vitoria pues estaba allí anunciado para el día 4 de agosto, ayer, y para hoy día 5 de hace sesenta y un años.
La cita para la partida hacia la capital vasca estaba fijada para las 8 de la mañana del 4, bajo la casa de Lupe Sino, calle Hilarión Eslava, número 26, de entonces, pues Manuel vivió siempre en casa de su novia y no al contrario.
A esas tempranas horas enfilaron rumbo al norte en el legendario Buick azul claro del torero, matrícula M-75545. Al volante iba Guillermo, mozo de espadas, a su lado, Manolete, y en los asientos de atrás se acomodaron Camará y El Pipo, que nos hace el simpar Rafael Sánchez de excepcional testigo del viaje.
Manuel, aunque los días en el sanatorio le había venido muy bien como reconstituyente, llevaba tiempo en muy mal estado de salud. Yo, es opinión mía, pienso que arrastraba una profunda depresión, enfermedad no bien diagnosticada por entonces, a causa de unos terribles trastornos emocionales causados en su mayoría por la férrea y farisea postura de doña Angustias al no aceptar su relación con Lupe por considerarla una fresca, cuando la matriarca tenía dos hijas de dudosísima reputación.
Ya era público, no para la población pero sí para su entorno y de conocimiento de toda la farándula nacional, los serios problemas de Manuel con las drogas, concretamente la cocaína, y con el alcohol, además de un agotamiento severo, siendo víctima así mismo de una anemia aguda, que desconocía, como se verá más tarde.
No me invento nada, mucho menos lo de sus adicciones, pues testimonios innumerables existen del lamentable estado del salud que padecía el desdichado califa cordobés aquel verano de 1947. Entre ellos existe el testimonio, por escrito, nada más y nada menos que de José Antonio Girón, Ministro de Trabajo con Franco, que además asegura en uno de sus libros que era anfetamínico.
No había hecho la comitiva los primeros kilómetros rumbo a las plazas de norte, 8 de la mañana, cuando Manuel abrió la guantera del coche, sacó una botella de wisky y se la llevó a la boca.
Lo cuenta así Rafael Sánchez, Pipo:
"Salimos de casa de Lupe en el Buick azul de Manolete; conducía Guillermo, Manolete delante, y detrás, Camará y yo. Manolete llevaba delante en la cartuchera del coche una botella de White Label y le pegó unos tragos... Al terminar la corrida, en el hotel Frontón se inició una bronca, se inició con Camará, que dio algún tortazo..."
(Continuaremos, más tarde, en el hotel Frontón, de Vitoria).

(De la situación física en que se encontraba Manuel da fe la fotografía con que se ilustra el artículo. Va dedicada a Kalikatres pues fue realizada en la plaza de Bogotá en el invierno de 1946, conozco el nombre del autor de joya gráfica semejante, pero como no tengo mis papeles a mano y no lo recuerdo, no se lo puedo facilitar de momento a ustedes).

16 comentarios:

kaparra dijo...

Arratxaldeon señora condesa,no se cuanto tiempo llevaria el jambo comiendose lontxas pero por su libro tampoco fue un desfase de tiempo,y en la foto, feo se le ve pero tam poco parece pokemon,de todas formas muy interesante los capitulilos estos,dele kaña.
SAludos.

Anónimo dijo...

Sra. Condesa:
A mi en la foto, si me parece muy perjudicado. Las cosas del alma, si es qu existe.
Gracias Condesa, por acercarme a Monolete a traves de su libro. Yo tenia una idea, al parecer muy equivocada del monstruo. No hay nada como leer e ilustrarse para luego poder opinar.
Gracias Condesa por el libro.
A sus pies
El Coronel

Kalikatres dijo...

Gracias por la dedicatoria Condesa, mal aspecto tiene en la fotografia desde luego, sigo con sumo intyeres su relato, pero espero ansioso, no se si tendra bien tocar el tema o no si llega a las relaciones con el regimen, en este post las roza al referirse a Jose Antonio Giron de Velasco, lo que me extraña que no dudo es que tocara en su libro las adicciones de Manolete pues voluntaria o involuntariamente era una imagen del regimen lo que tambien le acarreaba tensiones, esto añadido a la cerril oposicion de su madre a la relacion con Lupe Sino y a la oscura, creo no se si ya en estos momentos, del Conde de Villavicencio, pues el entorno del torero no solo da motivos para intuir que estaba en una seria depresion sino hasta hasta gravisima.

Nunca he tenido clara la relacion de Manolete con el franquismo sobre ella se han escrito barbaridades, las cuales no creo, no se era mutua o era usado, asi como tampoco el papel del Conde de Villavicencio salvo en los ultimos momentos.

PD. Vaya ironia hoy sale a colacion otro conde igual de oscuro al parecer que el Conde de Estradas.

Anónimo dijo...

Gracias Condesa por ofrecernos estos interesantes artículos sobre Manolete, un torero honrado a carta cabal y menospreciado por buena parte de la afición de la época y también de tiempos más recientes.
Espero impaciente tus relatos, saludos cordiales.

JCR

berrendita dijo...

Mi querida Condesa: la verdad es que esta foto -muy conocida, por cierto- no necesita ser ilustrada con palabras. Los toreros no son dioses, y en ella vemos al hombre enfundado en un traje de luces. El hombre, Manolete, con sus circunstancias: sus adicciones, el viacrucis emocional por amor a Lupe, la presión de doña Angustias, el agotamiento y, por qué no, la depresión. Lo dice muy bien el Coronel: el alma, si es que existe. Y existe, vaya que sí.
Si a ello se unía la falta de hierro (es curioso, es hierro es Fe en química; quizá lo que tenía era una falta de fe en sí mismo, en el mundo y en todo de cohones), pues el cóctel era explosivo.
Siga, Condesa, su relato, que nosotros iremos tras su mano siquiendo la pista del coche azul hasta la misma puerta de la Plaza de Toros de Linares.

Mil besos.

Noelia Jiménez dijo...

Aunque ya lo conocía por la lectura de su libro, me vuelve a encoger el corazón el efecto que la depresión pudo tener en un genio como Manolete.

Como usted bien dice, señora condesa, lo cierto es que se trata de una enfermedad, y -apunta una humilde servidora- de efectos más devastadores de lo que se pueda llegar a pensar.

Espero con ansiedad nuevas entregas de este interesante relato (aunque, ya digo, lo leí en su libro, que, por cierto, espera dedicatoria, se lo recuerdo a vuesa merced).

Anónimo dijo...

Nunca hubiera pensado que Manolete pudiera caer tan bajo que lo hace ahora con este patético serial.

Pobre mito, cuando una falsa periodista como usted se atreve a contar tantas mentiras acerca de su indiscutible personalidad.

Su mentorante,

Don Julián

Noelia Jiménez dijo...

Qué mala es la envidia... (lo digo por el del nombre de purito..., que debe de tener de puro lo que yo de cura).

Noelia Jiménez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Sra. Condesa: El tal D. Julian este debe ser el de la conocida Zarzuela.
Me temo que al llamarla seudo periodista será por que Ud. no escribe en ningun periodico.ja,ja,ja,ja.
Yo no he pasado por depresión alguna en mi vida, pero se por gente cercana que puede ser demoledora y creo que en Manolete lo fué.
Aunque le duela a Julian, a mi el libro me ha gustado mucho, me ha descubierto a un Manolete desconocido para mi y sobre todo me ha roto la idea de un Manolete facha. Que hay muchos,
A sus pies
Salud
El Coronel

Anónimo dijo...

Berrendita:
Como puedes suponer discrepo de la existencia del alma, al menos como nos la pinta el clero. Tema para un largo debate.
Salud
El Coronel
_

Anónimo dijo...

A propósito de periodismo, ¿qué ha pasado hoy que en el suplemento de La gaceta no hay ningúna rtículo firmado por usted? ¿Censura? ¿Hay alguien que le está moviendo la silla?

Su fiel lector salmantino

berrendita dijo...

Coronel: no crea que discrepamos tanto. Existe, pero no como nos la pinta el clero, eso fijo.

Un saludo. :)

Anónimo dijo...

Kaparra, perdona, hijo, pero no entiendes de hombres ni esto. ¿Feo Manolete? De acuerdo en que no era el fisicazo polideportivo a lo Kennedy de Arruza, que a mí no me va, por cierto, pero un tipo con tantísima personalidad a las mujeres siempre nos resulta muy atractivo. Exacto a él es Adrian Brody, ¿alguna de nosotras le haría ascos al actor? Uno que de momento tiene metida en la muleta a la Pataky, que dice el personal masculino que está más que buena, buenísima.

Coronel: cantidad de gente antes de mi libro, y no es por tirarme flores pues suelo ser muy severa con mi persona, tenía otra idea de Manuel. Ese es mi orgullo, que tras mi obra a Manolete se le conoce de otra manera mucho más aproximada a lo que fue en vida el gran torero.

Kalikatres: Me decepciona usted, ¿aún no ha comprado el libro? Ya está pidiéndolo a Espasa un ejemplar por Internet para que suban las ventas y me traten en la editorial como una star cuando llegue la hora de sacar el próximo. Le adelanto que el libro está muy politizado, tremendamente politizado, y no sé si usted sabrá que me lo presentó José Tomas (jaaa, qué malos son los payos, José) y Joaquín Sabina en un inolvidable acto que resultó, este sí y no 'nuestro' Manifiesto', un manifiesto rotundo a favor de la república.
Hablando de 'nuestro' Manifiesto, ¿se dan cuenta cómo ahora los 'manifiestantes' del cuerno le han retirado el posesivo, oh, nuestro, cuando hablan del chanchullo? Porque es que hubo un tiempo -qué mareo- que con lo de 'nuestro' se les veía a estos pobres diablos el plumero una cosa mala. En cuanto al conde de Villavicencio, ya hablaremos de él cuando lleguemos a Toledo, pues el día 17 alli estaremos tras Manolete que torea esa tarde en el Bolo.

Me alegro mucho, querido JCR, de que te guste el relato. ¿Cómo llevas el verano?

¿ALMA? Pues claro que existe, si hasta tiene un blog, mi querida Berrendita.

Noelia, pues claro que sí, yo lo aseguro, la depresión es una enfermedad durísima y muy difícil de combatir, terrorífica, y eso los sabemos todos aquellos que hemos padecido una de las profundas y hemos tenido por fortuna la suerte de salir de ella, aunque sea con nuestras correspondientes secuelas.

Don Mierda, digo Don Julián, ¿no se cansa usted de agredirme, tío asqueroso, cerdo, fantoche, desde el anonimato? No insista pues no me afectan sus comentarios y no no voy a entrar al trapo ni loca, sencillamente porque estoy segura de que lo que más feliz podría hacerle es que yo le hiciera el mínimo caso. Vuelva por aquí, que nos ameniza usted la vida: pordiosero.

Noe: el mensaje eliminado era tuyo, que lo repetiste. Besistos, mi amor, ¡esa Noe ya instalada en la poltrona la tía..!

Coronel y Berrendita: acerca de la existencia del alma creo que ninguno de los amigos que visitan depezón tenemos ni poco ni mucho de Tomás de Aquino.

Su fiel lector salmantino: Tranquilo, eso quisiera alguno, que yo tuviera problemas con el periódico, pero como usted comprenderá no voy a contar yo aquí el motivo por el que el pasado miércoles no apareció mi página en el cuadernillo. Si desea información llame allí, pregunte y que le cuenten, pues si acaso es usted salmantino como asegura, lo tiene muy fácil.
De todas forma le quedo muy agradecida por que lea con cariño mi trabajo.

La condesa de Estraza

Kalikatres dijo...

Estimada Condesa sabe que estoy en Colombia y que el viaje a España que hice recientemente fue relampago, lo justo para controles medicos y asistir a Ceret, 3 semanas escasas y visitar a los amigos con el fructifero viaje a Zaragoza, ni por librerias pase, y menos por el Corte Ingles, en España no compro nada dada la diferencia abismal de precios con Colombia.

La primera expedicion de amigos ya esta en Colombia en Cartagena los salude en la escala que hicieron en Bogota y no se si los vere otra vez pues solo estan 10 dias, pero en breve vendra otro amigo al que le encargare me traiga el libro que devorare con sumo placer.

En cuanto a D. Julian creo que hay varios que en lugar de anonimo firman D. Julian el autentico era un tipo ironico que te tenia en la duda de si vacilaba o se creia lo que decia o simplemente era un provocaor, las copias que salen con tanta frecuencia son zafios carentes de inteligencia hasta para insultar y que desconocen la ironia y la provocacion inteligente para provocar reacciones contrarias y que se hable de lo que precisamente cree el provocador, son provocadores barriobajeros de los de la sirla, vamos pondria las manos en el fuego que uno de ellos es el Txerrijano que tambien se viste de un mala folla que firma D. Severo, yo de Vd, no daria paso a los comentarios de estos individuos, no merecen la atencion ni la cortesia.

Anónimo dijo...

Kalikatres, insisto en que aquí se le da paso a todos los comentarios por mucho que insulten a mi persona, pues le aportan la salsa al blog y a mí me divierten cantidubi.
Respecto a Don Julián yo tengo una idea muy clarita de quien es, valiente mierda, fanfarrón, un menda que está más visto que el TBO y del que la gente huye como de la peste pues el personal no es tonto y comienza a barruntar que trae la ruina segura.

La condesa de Estraza