domingo, 10 de agosto de 2008

Valdepeñas

Nos hemos tomado un respirito musical con la cosa del pasodoble pues he tenido que superar un brote de pereza enorme a la hora de ponerme a escribir esta nueva etapa de nuestro viaje hacia Linares con meta, como se recordará, en Valdepeñas. Perrez infinita al verme obligada a atacar el relato de aquella tarde manchega que fue tan triste.
Se anunciaron toros de Concha y Sierra para Curro Caro, Manolete y Pepín Martín Vázquez, que recibió una cornada gravísima el estilista sevillano que le quitó del toreo inesperadamente. No definitivamente, ya que reapareció tras una larga y dura convalecencia casi un año después, el 12 de mayo de 1948 en Barcelona, pero ya Pepín no era el mismo.
Poco más transcendió a los periódicos de lo ocurrido en la corrida, pues los titulares fueron copados lógicamente por la noticia del percance, del que veinte días más tarde todos los especialistas coincidieron en que fue muy parecido, aunque en diferente ingle, al que le quitó la vida a Manolete. Manolete murió y Pepín salvo la vida.

Era Linares en agosto de 1947 un pueblo minero de sesenta y cinco mil habitantes aproximadamente, peligrosa actividad humana la minería pues los accidentes aparatosos y en cadena son constantes. Como cirujano jefe y al mando de la medicina local, cumpliendo en la feria su función en el coso de Las Margaritas, estaba el discreto Fernando Garrido Arboleda, discípulo predilecto de don Santiago Ramón y Cajal, que desde luego el prestigioso doctor no estaría muy ducho en cornadas semejantes, pero sí se deduce que habría acumulado la suficiente experiencia en salvar con urgencia y pulso de relojero todo tipo de heridas de extrema gravedad a los miles de damnificados del puto barreno.
Dos cornadas de las que aún se habla como de exacto pronóstico, a Pepín lograron salvarlo las asistencias de un pueblo de la España profunda, mientras Manuel se desangró hasta expirar teniendo más medios sanitarios a su alcance en el muy bien equipado Hospital de los Marqueses de Linares y, por añadidura, en manos de una eminencia como Garrido Arboleda.
¿La causa de la muerte de Manolete fue un error médico? Sí, la abundante documentación de que se dispone avala mi tesis, labor de hemeroteca y de encajar las piezas del puzzle únicamente.
Pero nos quedan veinte días para llegar a Linares, y esta tarde, dentro de un rato, tendremos a Manuel haciendo el paseíllo virtual en la plaza de San Sebastián, donde en Villa Iru se encuentra veraneando desde primeros de mes la terrible doña Angustias, que nos espera con un ágape al anochecer tras el festejo.

(La foto con que se ilustra está realizada durante este viaje a San Sebastián, ignoro si a la ida o a la vuelta, en la puerta del restaurante Madrid- Irún, de Burgos, y está dedicada por el torero a su propietario Adrián Pérez).

12 comentarios:

KALIKATRES dijo...

GQuerida Condesa me tiene en vilo, casi en un sinvivir y no hay ironia, tendre paciencia para llegar a Linares y esperar su narracion de lo que ocurrio alli en el Hospital de Linares, yo siempre he estado convencido de la veracidad de una teoria al margen de politica aunque si de la historia negra de la España de aquel tiempo.

Cogere paciencia y esperare que llegue el momento de contar lo ocurrido en Linares, entonces con su permiso le pedire aclaraciones sobre mi pensamiento, pues tiene Vd. una garantia sobre las demas fuentes de informacion que me han llegado e incluso he leido, la indiscutible honradez.

Noelia Jiménez dijo...

¡¡Qué bien lo cuenta usted, condesa!! Parece que vamos metidos en su coche de cuadrillas.

Espero con impaciencia la siguiente entrega.

Un besote.

Anónimo dijo...

Sra Condesa:

ávido de nuevas entregas en nuestro viaje en el tiempo, no puedo por menos que dejar en este foro, con su permiso, nuestro foro, de mi indignación por la crónica y comentarios que hace carlos ruiz villasuso en mundotoro del mano a mano de ayer...Qué tipo! qué comentarios! y seguro qie el tío se ha quedado tan ancho!! Esto tufillo fachoso, misógino, etc es lo que más me jode de esta pasión que siento por los toros. No podían ser estos tipos aficionados a la petanca y dejarnos en paz??

un fuerte abrazo

andrés de cáceres

Anónimo dijo...

Sra. Condesa, del mano a mano de ayer, lo que me parece a mi es que Morante es como el nombre del blog de Noelia: Ciclotimico o igual pensaba que le iban a salir las cosas como en Madrid, despues de pasar por la enfermeria.
A sus pies
Salud
El Coronel

ludo dijo...

cfalal leer su reseña,me viene, claro como podria ser de otra forma, esa letra de camaron que copio pero sabiendo que vd la sabe mejor que yo :


"se me partió la barrena
emboquillando un barreno
yo le dije al compañero
ya se sienten las caenas
creo que viene el relente."

y para seguir el viaje si necesito andar a lao del coche me han regalao zapatillos como estos :

"que vengo de las minas de la carbonera
que mira lo que te he comprado
unas botas de cartera
con los botoncicos a un lado
te las pones cuando quieras"

precioso, no ?

ludo

Fernando dijo...

Excepcional. Estoy sorprendido de la calidad de su bitácora. Reciba mis sinceras felicitaciones.

Anónimo dijo...

Kalikatres: Pues cuando lleguemos a LInares, me temo, servidora se va a encontrar con un problemazo. ¿Cómo contar en el limitado espacio de un post todo lo que ocurrió allí? No sé como lo resolveré y me preocupa, así que se admiten sugerencias.

Noe, yo también tenía la idea de que viajábamos tras Manuel en un coche de cuadrilla, nuestra cuadrilla, pero creo que ya la comitiva no cabe a estas alturas del periplo ni en un microbús, asi que en San Sebastián el grupo ha decido alquilar un autocar con su correspondiente conductor.

Camarada Andrés: no sé si te decepcionaré, o todo lo contrario, si te digo que no he leído la crónica de este repelente cronista pero, como has sembrado en mí la curiosidad, en cuanto medio ordene 'depezón' iré a devorármela echando leches.
Así es, lo hemos padecido indistintamente todas ycada uno de las mujeres profesionales, el machismo y la migofinia en el toreo campan a sus anchas y pongo la mano en el fuego por que me darían la razón mis compañeras. En todos los estamentos que componenen la Fiesta el machismo es moneda común, desde las luminarias de luces hasta los grupos de aficionados más vampirulés. Fíjate como será la cosa y tu estás en el loro, querido, que a mí los gallitos de nuestro Manifiesto y su representación en el tendido 7 venteño no me consideraron en su momento como un ser pligroso sólamente por pertenecer al género femenino. Ba, una tía, déjala tirada porque jamás se atreverá a levantar la cresta, ¿cabe algo más descalificador?
Besos para tesquelo.

Coronel, le digo lo mismo que a nuestro compañero Andrés hablando de la crónica de Villasuso, no estoy informada al detalle de lo que pasó el domingo en El Puerto de Santamaría. Hombre, es innegable que conozco más o menos lo que pasó, los goles que se dice entre plumillas, pero no le he prestado al festejo la debida atención.

Ludo: Puedes creerme si te digo que me trabé justamente en el término barreno y estuve algún minuto buscándome la vida sustantiva. Pero cuando surgió de repente en la escritura, zas, barreno-Linares, acudió a mi mente Camarón. ¿Tú crees que ante la torpeza deservidora José desde donde esté acudiría a echarme una mano?
Me permito retocar la letra que nos mandas, que quizás por matices del idioma no has reflejado bien, dice así:

"Se me partió la barrena
emboquillando un barreno,
ay,
semepartiólabarrena,
yo le dije al compañero
ya se siente las caenas,
creo que llega el relevo".

Relevo, querido Ludo, no relente, y ya si te quieres poner gitano pata noir no tienes otra cosas que hacer que sustituir 'relevo' por revelo.

Fernando: no hay nada que más contenta me ponga que descubrir que el espacio éste es aprobado por los lectores, más aún si se trata de un nuevo visitante. Cuando lo desee vuelva a pasar por aquí, nos llevamos algunos disgustillo de vez en cuando, pero lo solemos pasar bien casi siempre hablando de toros.

La condesa de Estraza

Anónimo dijo...

Sra. Condesa, yo propongo que dado que pasaron tantas cosas en tan poco tiempo, puede ir haciendo una pagina casi por hora, desde la cogida hasta el entierro.
A sus pies
Salud
El Coronel

KALIKATRES dijo...

Al equio de vendedores de productos porcinos lo oigo porque sin sonido las corridas quedan muy sosas, me refeiero a Moles amalgamated, Fez. Roman y al maestro descabellador los escuchaba por el mismo motivo, oir y escuchar no significa hacer caso, pero a Arnas (polilla en catalan), Villasuso, Hurtado, Belen Rueda no les hago ni caso ni en Tendido 0 ni en donde aprecen estos inividuos, de los e categorias inferiores como Pedro Javie Caceres y demas tampoco y ahi incluyo ahora a Fdez. Roman.

Si estan en nomina de RTVE los polillas y cia que los incluyan en programas de cocina o bricolage, asi al menos les veriamos quemarse, o darse martillazos en los dedos.

Anónimo dijo...

Coronel: usted que conoce bien el libro y lo aprecia, me entiende. Sabe que el desenlace de la obra reside en el breve espacio de tiempo que va desde cuando Manuel sale de Madrid camino de Linares con Guillermo, Camará y
-he aquí el meollo-
el periodista Antonio Bellón, personaje dentro de ese coche que parece enviado por la Providencia para ser testigo de unos acontecimientos que sin su presencia jamás los hubiéramos sabido con certeza dados las otras dos rapaces compañeras de viaje. Pero, ¿una entrada por hora durante aquellas angustiosas veinticuatro horas.
Usted no me quiere bien, Coronel, usted me quiere matar.

Kalikatres: acaba usted de pulverizar uno de los tópicos más manidos del toreo: ese que dice que el aficionado pureta quita el sonido en las corridas televisadas. Mentira, no conozco a uno solo que lo haga, una corrida televisada sin sonido es imposible de ver, por lo menos entre la gente que yo controlo.

La condesa de Estraza

Anónimo dijo...

Sra. Condesa, nada mas lejos de mi pensamiento que producirle a ud. algun daño o dolor, quiero decir que se tome el tiempo que necesite, pero relate casi hora a hora todo lo que paso desde la salida de Madrid, hasta el entierro incluso más. No se olvide "las dos rapaces" por favor.
A sus pies
El Coronel

Anónimo dijo...

De eso se trata, Coronel, pero a ver cómo me las apaño yo para contar en un solo post todo lo que ocurrió desde que el Pipo tiene la fatal premonición la tarde del 27, recién levantado de la siesta, hasta el momento de darle sepultura a Manuel el 29, de noche ya cerrada.

La condesa de Estraza