martes, 8 de enero de 2008

Morante: a recuperarse

Que no se le ocurra a nadie pensar que ahora, aprovechando que ha cantado la gallina el pasado domingo el tal Pana, me cebo con un torero que a mí concretamente me da grima. Ya le arreé a este desvergonzado ciudadano su merecido a raiz de aquella célebre actuación suya en la México la pasada temporada, quedando constancia de ello en el blog de nuestros amigos de torotoreroyafición, entre otros, cuando lo más panolis de la afición española pensaba que estábamos ante un genio y no ante un payaso que debería verse anunciado en el circo.
.
Antes de tratar el tema del paseíllo de este fulano al lado de Morante en Insurgentes, reaparición del torero español, me gustaría comentar que he visto por el youtube la faena del de la Puebla al toro Miguelito (que ya hay que tener mal gusto para bautizar a un toro con este nombre) y aseguro que a ese marrajo no le pega un muletazo así como así ni el que inventó el toreo. Extraordinario José Antonio con él, acertadísimo al comenzar doblándose con la muleta en la primera serie, larga la serie, profunda, de mucho toreo, rematada muy airosamente tras haberle parado los pies a semejante regalo recibido por la providencia para conmemorar el día de Reyes. Miguelito, manso de libro -se volvía contrario- un pájaro doliéndose constantemente, con genio, sin parar de escarbar, más feo que Picio, huidizo, reservón, jamás se entregó, que es la entrega una cualidad que lleva implícita la casta brava, se trate de hombre, animal o cosa.
.
¿Y el paseíllo?
.
Torpe Morante, primarrón, parece mentira, sin ningún dominio escénico al aceptar un puro que a mí me ha recordado esos puros de pega que al encenderlos te explotan en la jeta. Cebo lanzado por un impresentable Pana, que no fue capaz ni de respetar la concentración de un torero en ese trance. Tan previsible todo, tan estudiado, sin darle la mínima oportunidad a la creativa improvisación, que observas a Morante formar parte de tan tremendo disparate y te preguntas qué haría un torero de tanta clase en semejante embolao. Luego, antes de arrancar la formación, sale un machaca y el Pana en una de sus ¡genialidades! se quita el capote de paseo y se echa al hombro una especie de poncho de muy dudoso gusto. Con la comitiva en marcha hacia la presidencia, este chalao se para en los medios, arranca de nuevo con unos andares que pareciera que va escocido... y es ahí cuando Jose Antonio Morante Camacho, la persona, parece tomar consciencia de la situación y reacciona. Víctima propicia del show del que está formando parte y, pasando de todo, se adelanta en solitario con torero paso hasta llegar al burladero de capotes, completamente descogado del resto de las cuadrillas.
.
Un mitin, un petardo histórico, el pateo más grande presenciado a las reglas clásicas del exquisito arte de torear, un bajonazo a la esencia de la Fiesta de toros, otra puñalá trapera. Que te repongas pronto del ridículo hecho, José, y mi enhorabuena por darle mulé a "Miguelito", un toro de hule, con tanta sabiduría y valor como lo hiciste.
.
Por último, ruego que se respete a los enfermos que hemos padecido, padecen o padecerán, cualquier tipo de enfermedad mental, Morante de la Puebla del Río entre ellos, con sus corespondientes recaídas. ¿Por qué vamos a sentir lástima por el agudo dolor de un paciente que tiene una piedra en el riñón y sin embargo cachondearnos de otro que tiene un roca instalada en el cerebro?

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Aviso: pido disculpas por las faltas de ortografía que se me hayan podido colar. Mi inexperiencia y un cansancio importante tras haberme escrito hoy una sábana, me han impedido pasarle al texto presente la garlopa correctora.

La condesa de Estraza

ludo dijo...

no, no , muy bien el texto, muy carnal la cosa.
para mi, cuando torea morante se acuerda de muchos, figura los mas ilustres y los mas humildes del toreo.
no expone pero convoca.
no torea como o para los angeles porque su duende es telurico.
de sonios negros. de conferencia de federico regresando de nueva york.

tendré que ir toreando con las sabanas hasta el domingo que viene por despertar delante de la tele.

a este blog, larga vida.

ludo

javier dijo...

¡larga vida!

Anónimo dijo...

¿A quien se dirige en concreto en el último párrrafo? Oselito.

betialai dijo...

De acuerdo con su buen juicio, condesa, en lo que respecta a la actuación de Morante ante Miguelito. Descastado y manso de solemnidad, sólo se podía estar delante de él con los recursos que esgrimió el torero que, incluso, se permitió mostrar algunos destellos de su innegable clase. Lumbrerito fue más de lo mismo en cuanto a su lamentable condición, con el agravante de ser más parado y carecer por completo de motor. Pero, querida señora, y esa es parte de nuestra lucha, ¿no es esta clase de animal el que quieren y exigen las figuras?. En cualquier caso, discrepo que ninguno fuera toro de hule. El Lumbrerito, al margen de no embestir, no hizo ninguna cosa fea y no se puede decir que tirase un mal gañafón o rebañase. Miguelito, pudo tener por su genio alguna pejiguera más que solventó José Antonio haciendo lo que debía, llevarlo muy tapadito. Ni tan siquiera el toro que cogió a El Pana dio sensación de peligro y si se produjo el percance fue por la falta de pericia y de técnica del azteca, que a cada pase se iba quedando más al descubierto. Por descastados e imbéciles que sean algunos toros, al final, terminan aprendiendo si se le dan esas ventajas y el animalito ya le había avisado antes de echárselo a los lomos.

Ojalá, como Ud. dice, que Morante se recupere y se pueda pasar página a ese bochornoso espectáculo. La mejor forma, no le quepa duda, será demostrando en los más importantes ruedos españoles su indudable calidad como torero, poniéndose delante de toros de verdad. ¡Cómo nos íbamos a alegrar todos!.

Un beso muy fuerte.

Anónimo dijo...

Pues si la verda,verle delante de esa mierda y que se le trate del ave fenis a mi me pone de una ostia del copon.
Señora Condesa, disculpe mi groseria y acepte mis saludos y un presente.
Kaparra

Anónimo dijo...

Vengo de lo de Betialai, echando fu, y me piro del tirón a tomarme un copazo de trilita. Estoy que ardo y voy a ver sin entro de una puta vez en combustión. Así que no les contesto por hoy y a uno por uno como es la obligación que me tengo impuesta. Si acaso regreso a casa en las mismas condiciones en las que salgo, o peor, furia que bien podría permitirme arrancarme a un papel de fumar y pegarle al pobrecito un cornalón si lo pillo en el aire, les prometo que de madrugada atacaré, más ahormada, el post de hoy.

La condesa de Estraza