miércoles, 23 de enero de 2008

Los hombres, ¡qué ganao!

Qué diíta, y es que los martes en mi calendario profesional son matadores, y para colmo el acto de presentación del libro de Rosa Jiménez Cano y Francisco Polo, de Franco, del que regreso ahora. Un llenazo hasta la bandera, que empezaba en los fumadores que hacían corrillos en la puerta de la Casa de América, pasillo abarrotado, hasta el horno de la sala en sí y en la que no cabía un alfiler.
.
Aquello ha sido una fusión humana en toda regla. Por una parte los banqueros de chirriantes corbatas, que han puesto el jurdó y seguramente serán también los que se lo lleven, y por otra la tropa bloguera que como todos sabemos es variopinta. Más los incondicionales amigos de los autores, sobre todo los de Rosa, que estos no somos una tropa, que somos un batallón. Tres primeros espadas del internet torero: Javier, de torear, nuestro abanderado; Israel Cuchillo, esas cuchilladas vuelven, uy, qué gusto, ¡cuchilladas!, y Antonio José, de la tienta, al que no saludé de entrada pues iba realmente desconocido maqueado con un perfecto sastre oscuro de impecable corte: venía del curro.
.
No es por molestar, pero los muchachos no paraban de felicitarme por el post de ayer, dedicado a Rosa, al que mis partidarios encontraron muy bien escrito. Lo que son las pasiones, sobre todo las bajas, pues el artículo al que se refieren ha sido un verdadero petardo a la forma de ver de la que lo firmó, que soy yo. Sí, mucha floritura, pinturería, ni el cursi de Javier Conde, pero lo que yo pretendía era promocionar el libro de mi amiga, y voy, y se me olvida poner el nombre: "La gran guía de los blogs", titulado, un proyecto muy sabroso que no ha hecho nada más que empezar un camino de largo recorrido.
.
Luego, ya en la cena, el Faus, que anuncia para mayo un acontecimiento en Vitigudino de repercusión mundial, se queja de yo no sé que es lo que dice que le pasa persona con depezónarabo, que cada vez que intenta poner un comentario, tras pedírsele hasta "el de penales", se lo devuelven como si fuera un tartazo aplastado en plena cara. Que si el nombre, que si mola más lo de servesasycharutos, que si la ilustración es prehistórica... sin conocer los protestantes mientras se extasiaban moviendo la mandíbula, que una ha estado el pasado fin de semana en una session por soleá, sofronización, zona Rastro, y se me ha olvidado por completo lo de subir imágenes.
.
Todo hasta aquí, pecata minuta, una croniquilla de corte social. Mi alarma llegó cuando me insinuaron por la sordi, que, quizás sin yo saberlo, se está librando una batalla en esta la casa de ustedes pero ante todo mía, entre dos usuarios a los que de momento no me voy a referir porque se le dedicará tiempo y espacio, aparte, en breve y para ellos solos. Con insultos de uno al otro, descalificaciones, malos rollos, enfrentamiento, lo cual me llena de tristeza y hasta se me ha pasado por la cabeza cerrar. Pueden creerme que (salvo el arranque de la disputa, que pasé por alto porque entendí que era lo más conveniente para apagar fuegos) de lo demás no tengo ni la menor idea. Las prisas, y el desconocimiento, son tantas que no se me ha ocurrido estos días, ni sabía que era lo ortodoxo pues pensé que estaban muertos, bajar y visualizar los artículos pasados, aunque, sí, al del día anterior le venía prestando una relativa atención, mayormente por el narcisismo de saber si había caído algún nuevo lector.
.
Como será mi falta de costumbre al respecto, que le acabo de contestar a Ida de Funstenberg en la entrada anterior, me he puesto a redactar esta, y se me ha olvidado mirar el guirigay que me tienen preparado estos dos santos varones. Ay, ¡los hombres!, qué ganao, queridas mías, que sería de Ikea sin ellos, los quitas de apretar tornillos y es que no valen ni para taco de escopeta. Concluyo echando leches, voy a pasarme por allí para averiguar el desastre que me tienen liado estos apasionados caballeros, y es que no se les puede dejar solos, omá.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

ole

Anónimo dijo...

Magnífico el tratamiento
que usted nos da
a los hombres,
tan femenino,
sentido de humor el suyo,
la gran esccritura.

Su FIEL lector

Anónimo dijo...

Qué brisa de aire fresco su comentario, Su FIEL lector, porque usted se habrá dado cuenta de que está en un tauroblog o gallinero, ¿verdad? Especialmente hoy, cuando no he tenido más remedio que aplicarle la censura a este espacio con todo el dolor de mi corazón.

No me extraña que nos gobiernen tiranos, ¿no le parece?, no nos merecemos otra cosa. Un mes justo hizo anoche que ha durado aquí la libertad, luego ¡vivan las caenas!

Me he visto obligada a suprimir cuatro comentarios de dos autores -dos y dos- no eran fuertes los mensajes, porque aquí se tiene previsto llegar temperaturas saharianas, pero el temor de la inexperiencia y sospechando de que podían atizar más la candela, me han aconsejado no editarlos. De paso y por manazas me he cepillado otro, que a es sí le quería yo haber dado cuartel y que venía firmado por El Pasmo de Galapagar. Muy juvenil la proposición, ole mis chicos, tranquilidad y buenos alimentos, eso está hecho.

De los dos autores censurados por derecho, no voy a dar el nick, pero quiero aclarar que ninguno de ellos es Betialai.

Queda zanjada la polémica. Ahora bien, cada uno a opinar a su modo que aquí no se va a reprimir a nadie y güasa se admite toda. Pero que todo aquel que se pase un pelo tenga en cuenta que será desterrado, y el dios de la Tauromaquia caera sobre él y le retorcerá el pescuezo como en una maldición divina.

La condesa de Estraza

dealvaro dijo...

Joer Condesa, y yo con el puto perdiéndome todos estos artículos y el tomate generado. Con lo que a mi me gusta...

Iremos viendo...

Saludos.

dealvaro dijo...

Con el puto curro quería decir...vaya lapsus la Virgen!

Anónimo dijo...

C.E. condesa de Estraza, te encuentro siempre tan femenina... para lo bueno y para lo malo,
que tienes hombría...

Valencia 2008

Anónimo dijo...

Desmesurada respuesta la recibida.

Buenos días mamita,
¿ga dormido bien la señora condesa?
¿desea que le pase el desayuno?
¿te o café?

EL PAPI

Anónimo dijo...

Arreglado el error, dealvaro, el puto curro que nos tiene "perjudicaos".

No existe un piropo más bonito para una mujer como el que me dedica, Valencia 2008, me alegro de que usted así me perciba.

Y usted, PAPI, póngase a limpiar la plata... o sea, que mientras yo duermo, anda toqueteando las tripas de mi ordenador y poniendo mensajes en mi blog, desde el estudio de mi domicilio. Se va a enterar, se acabó la prima que le iba a dar a fin de mes por no tomar esta semana ni un día de descanso. Y es que El Papi es mi mayordomo.

La condesa de Estraza