lunes, 14 de enero de 2008

Concurso

Me informan que acaba de ser convocado, por Taurodelta, el "II Concurso de Carteles y Relato Breve". Como lo mío no es cortar, copiar y pegar, de momento, he leído por encima el correo, lo sintetizo aquí, y aconsejo que lo mejor que puede hacer todo aquel que quiera presentarse, es visitar la página oficial de la empresa, http://www.las-ventas.com/, donde están a disposición de ustedes las bases detalladas.
.
Como de todo concurso plástico o literario, para que nos vamos a engañar, lo que le interesa al personal es la pasta que sacude el convocante, aquí va el dato, muy rácano por otra parte, señor Chopera, don José Antonio, que habrá que estirarse más filántropo uno con la canina tropa de los artistas. Para el apartado de carteles están destinados 6.000 euros: 3.000 para la obra que se lleve el primer premio, que servirá para anunciar las ferias de San Isidro y Otoño, más 1.500 pavos que irán a parar a la magra cuenta corriente de los autores de cada uno de los dos carteles que el jurado considere que deben ser tenidos en cuenta como accésit.
.
En cuanto al monto destinado al mejor relato breve, que no puede exceder de de 22 líneas debidamente mecanografiadas, la suma alcanza la redonda cifra de 1.200 euros, es decir, los cuarenta mil duros de toda la vida. El plazo de entrega de originales termina el 7 de marzo.

3 comentarios:

Noelia Jiménez dijo...

Y digo yo: ¿por qué lo que sale del pincel vale más que lo que sale de las teclas?

jabonero dijo...

Porque se suele pagar mejor

Anónimo dijo...

Eso mismo me pregunté yo nada más leer las bases. Además, es mucho más dificil, pero mucho más, como sabemos todos aquellos que vivimos de la letra impresa, contar una historia en 22 lineas que en cuatro folios.

Noe y Jabonero, no me abandoneis pues tengo de nuevo a los perros intentándome moder los talones. Hijos de puta, ¡qué leguas!, el día que uno que yo me sé se la muerda, podreis creerme que morirá envenenado en su propio jugo. Tiempo al tiempo, me aconsejan, pero es que yo ya empiezo a estar hasta las pelotas de cobardes, ¿qué quereis que os diga?, amigos.

La condesa de Estraza