lunes, 18 de febrero de 2008

José Ortega Cano

Soy de las que pienso que a mayor apuesta existencial, mayores probabilidades de convertirse uno en un muñeco roto. Pero no es lo mismo ser un muñeco roto como lo pueda ser el Pelusa Maradona o Leopoldo María Panero, como lo es José Ortega Cano. La principal razón reside en que tanto el futbolista como el poeta maldito, aunque rotos, no son muñecos. A uno le respalda el haber sido el rey del deporte rey. Al otro, una obra escrita muy válida cuyo precio fue la locura hasta verse de por vida con los huesos en un manicomio sin posibilidad ninguna de recuperación. Pero tampoco se encuentra ahí la diferencia total entre estas dos celebridades de la cultura universal al compararlas con el torero, sino que estriba en algo que tiene mucho que ver con el territorio del pudor, rigor hacia uno mismo muy diferente tanto en unos como en el otro.
.
Porque nadie está libre de descender a los infiernos y quedarse en el hoyo para siempre. Pero no es lo mismo exhibirse como parte de un espectáculo circense en un programa de televisión a cambio de unos millones de pesetas, que mantener el orgullo de ser persona más allá de las desdichadas consecuencias que acarrea una mente enferma. Y lástima da hablar así cuando nos referimos a un torero. Buen torero, de los de levantarse estando hundido, el cual (junto con Julio Robles y César Rincón, y hasta la llegada de José Tomás) es sin duda el mejor desde la magnífica generación de los años setenta hasta la entrada del siglo XXI.
.
José Ortega Cano, además, le cae muy mal a la sociedad española, dada la cantidad de gilipolleces de las que viene siendo protagonista desde que se casó en pánica boda con Rocío Jurado, pues la población sólo tiene conocimiento acerca de la persona en esta última etapa de su escandalosa decadencia. Tonta la gente no es y, como su gran faena en Las Ventas al toro Cabezudo, de Benavides, la vimos únicamente veinte mil personas, no vaya usted al gentío intentando convencerle de que ese hombre al que ven en un plató hecho un guiñapo, tuvo muchas tardes el valor y la arrogancia de jugarse la vida frente al toro.
.
Por renovados motivos profesionales la que firma se ve obligada a comenzar esta temporada taurineando mucho. Madrid no es Salamanca, por ejemplo, que pones el pié en la plaza de Santa Eulalia y sin moverte del sitio compruebas como pasa en fila india por tu lado el campo charro al completo. La capital de estos reinos es lo bueno que tiene, que si quieres taurineo tienes taurineo de altura -o de bajura- y si no quieres taurineo te apuntas a otras tribus urbanas y no oyes hablar de un pitón en meses.
.
Lo que cuentan los taurinos con pelos y señales de movidas, fechas, lugares, situaciones, referente al estado en que se encuentra el matador de toros de Cartagena, no se puede reproducir aquí ni en ningún sitio. Por dos motivos: uno, porque los hechos no los tenemos contrastados. Dos, porque aún estando en condiciones de dar fe de que sucedieron, podría ser el asunto causa de talego ya que los mismos son indemostrables.
.
Pertenezco a ese grupo humano al que le importa muy poco la vida de los demás, ya que con la mía tengo yo para entretenerme un rato. Pero con el desgraciado caso de este torero, su deprimente situación actual y la empecinada manera que tiene de empeñarse en hacerla pública nada más y nada menos que desde una tribuna tan potente como es la prensa rosa -¡esa máquina de picar carne!- sale perjudicado todo un colectivo, amplio, de profesionales de los más diversos sectores que pertenecemos a la empresa del toreo. Seriamente perjudicados por la actitud de un solo individuo, en el dique seco, que no se resigna a entender que su momento profesional ya pasó y que lo mejor sería que se quedara en su casa. Haciendo lo que a cada uno le venga en gana, infinitas formas de vivir la vida llevadas a cabo en la intimidad, sin por ello tener que chamuscar la imagen de la Fiesta entera y sacrosanta.
.
No sé si les pasará a ustedes lo mismo. Pero a mí mis amigos de los bares me tienen frita, en bar que entro, en bar que me fríen, intentando indagar la parroquia acerca de las causas a las que se podría deber la lamentable actuación de José Ortega Cano hace unas noches en "Dónde estás corazón", un viernes en Antena3 y con el share por la nubes. Y, como no tengo palabras de respuesta, suelo acudir a un lugar común y aseguro a todo aquel que me quiera escuchar que los toreros no son así, que pertenecen a una estirpe de hombre valientes, hombres que controlan, hombres que están mucho más cerca del héroe que del pelele.
.
Que los toreros de verdad no tienen nada que ver con estos fantasmas que frecuentan el colorín, la mayoría de ellos pasados de rosca... pero de rosca.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

CE, tenía muchas ganas
de felicitarte por este artículo.


Chema de Salamanca

Anónimo dijo...

Y, ¿por qué en vez de meternos con Ortega Cano, que sin duda ha manchado su trayectoria torera de incuestionable mérito en su primera etapa con las torpezas, a todos los niveles, que ha protagonizado posteriormente, pero que en el fondo ya no engaña a nadie con dos dedos de frente, no lo hacemos lo mismo con José Tomás que, también, ha protagonizado un retorno en el que el fraude, la estafa, el reirse del aficionado, y el llevarse unos millones de pesetas a costa de ensuciar y tirar por tierra el prestigio que pudo tener, incluso se sigue jaleando?. Por la misma razón, y me gustaría equivocarme, que este comentario jamás será publicado.

Juan Alfonso

La condesa de Estraza dijo...

Juan Alfonso: Me sobran los motivos para responder a su pregunta, pero me ciño a uno.

Yo estuve caída, árbol del que se hizo mucha leña por determinados sectores venteños, y José Tomás me agarró de la mano, contribuyó a sacarme del hoyo y aquí estoy tan campante para desgracia de uno. Jamas, ja-más, haga lo que haga José Tomás, como si se come los niños crudos, en agradecimiento a su ayuda saldrá de mi boca un término que pueda poner su pureza en duda.

¿Por qué presumió de que su comentario no iba a ser editado?

La condesa de Estraza

Anónimo dijo...

No se entiende
que tiene que ver
José Tomás en este post
de Oretega Cano
con el que estoy
de acuerdo por completo.

Profesional del Toreo.

Kalikatres dijo...

Sra. Condesa, me parece excesivo aunque quizas justificado el articulo sobre Ortega Cano, tuvo unos comienzos largos y muy dificiles y llego a la cumbre del ecalafon y se mantuvo bastante tiempo, luego vino el matrimonio con una de las grandes del papel couche y no supo asimilar el salir en el mismo, ademas de que ya no era un jovencito como bien Vd. dice empezo a arrastrarse por esas plazas del mundo.

No es el pimero ni el unico, pero con menos muchisimo menos merito por no decir ninguo lo viene haciendo y se me ocurre a bote pronto Juan Serrano Finito de Cordoba y se le trata con algo mas de respeto que no merece.

Para mi Ortega Cano por lo que ha sido no por lo que es merece un respeto y en todo caso solo recordarlo como el gran torero que fue un dia y hacer omision de los pobres papeles que ahora hace.

En cuanto a José Tomas no se le puede comparar en nada con Ortega Cano, a mi nunca me ha gustado, lo he considerado desde el primer dia un torero sin tecnica que practica la suerte del tancredo, ha caido bien, es cierto pero no se pueden comparar churras con merinas.

De todas fomas de buena gente es es ser agradecido y comprendo su postura con el.

Por ultimo y siguiendo las normas que Vd. tiene en su blog y que para eso es suyo, sin poner nombres de terceros informare a Vd. y a sus lectores que el enlace que encontre en una WEB y que me dio el placer de llegar a leerlo ha desaparecido se los motivos e imagino que Vd. tambien los intuira y que puse su enlace en una pagina WEB en la que suelo colaborar y me han llamado seriamente la atención.

Es curioso se quejan de ciertos portales al servicio de los taurinos, pero los mismos que se quejan censuran y quieren cercenar la libertad de opinion de los que estando en su mismo barco no dicen lo que les gusta oir.

La independencia esta perseguida y la inquisicion solo ha desaparecido formalmente.

David Valderrama Gutiérrez dijo...

"...ser agradecidos, es de bien nacidos..."aquí, no se trata de que uno sea bueno por que de caña a Fulanito, ni que sea malo, por que ensalce a menganito. Cada uno, que defienda libremente lo que quiera, lo que le guste, lo que le parezca importante, e igualmente, que cada uno critique lo que le parezca injusto. Pero siempre, con argumentos.

Si lo bonito es hablar de toros!discutir de toros!Yo, con un Seguidor, de Jose Tomás, probablemente, bueno casi seguro, discuta sobre el torero, pero a continuación nos pondremos de acuerdo en Rincón, Chenel... o en cualquier otro!!!

Pero que no caiga nadie en el error,de..."Como te gusta X, no sabes de toros", Eso, son Chiquilleces!!!

Un Saludo!!!

Anónimo dijo...

me han sacado en los encierros.net, esta guapa eh???
A ver cuando quedamos, rubia, a fumar algo,
que tengo que torear este año.

memuerodefrío

Kalikatres dijo...

Creo que se me ha mal interpretado, yo no he descalificado en ningun momento a los seguidores de Jose Tomas, he remarcado unicamente que me parece normal que si hay algun vinculo, que yo evito por norma, con algun torero se diga y se explique que por ello no se le criticara jamas.

Me parece humano, logico y respetable, no creo haber dicho otra cosa. Luego como bien dices David digo que ha mi no me gusta Jose Tomas y tu aceptas que se den opiniones y que se rebatan, pero es que ademas da la casualidad que cuando tu las das coincidimos totalmente por ej. Rincon y Chenel.

Nunca he dicho que la Condesa sepa o no ni ella ha manifestado de forma contundente su opinion, solo ha dicho y me he mostrado de acuerdo en que jamas criticara a José Tomas por una serie de motivos personales.

Se que no tengo ni una pluma ni un teclado brillante quiza por mi torpeza me has entendido mal, o quiza no has leido con suficiente detenimiento lo que queria expresar.

Anónimo dijo...

Tranquilo, Kalikatres, tío, que estás en tu casa y aquí se admite que las visitas se expresen en libertad, sin meteros unos con otros o con terceros, que para eso estoy yo, para que me bree el que considere oportuno sacudirme un estacazo por mala.

Una pregunta, esa medida que practicas de no formalizar amistad con toreros, ¿se podría hacer extensiva a los ganaderos, o no?
Contesta.

La condesa de Estraza

Kalikatres dijo...

Querida Condesa de hecho lo hago, por norma fundamental jamas me he acercado a ningun taurino, sea ganadero, torero, apoderado, picador o subalterno.

Si debo reconocer que como toda regla tiene su excepcion yo la he hecho con Serafin Marin al que conozco desde que era un niño y con Cesar Perez subalterno de confianza del mismo y al que tambien conozco desde sus inicios.

Otro que entra en este saco es el actual apoderado de Jose Tomas, Salvador Boix pero es que a este le conozco de cuando se movia por medios de aficionados radicales tanto de Barcelona como de Madrid y tampoco es cuestion de retirarle el saludo por haberse cambiado de barco, poderoso caballero es don dinero....pero le aseguro que cuando nos cruzamos me tiene que aguantar ironias.

Al margen de estas humanas excepciones, los profesionales del mundo del toro cuanto mas lejos mejor porque contaminan tanto como la radioactividad.