miércoles, 13 de febrero de 2008

La plaza de Madrid

Señoras y señores: pueden creerme si les digo que llevo todo el día rogando al Cielo para que no entre un solo comentario en mi post anterior, que titulo Amenazas. Cómo pilla la gente, muchas gracias por poseer tan fino olfato, amigos. Porque a mí, que soy la autora, me gusta así. Solo, abandonaíto, como perdido, en silencio, frío y mudo y con un cero como toda contestación de ustedes ante unos acontecimientos que nos han sorprendido a muchos.
.
Soy abonada a la plaza de Madrid desde San Isidro 74. Aunque el año anterior ya había una picoteado los carteles de la feria gracias a conseguir entradas sueltas, suerte que me permitió ser testigo de la faena de Curro Romero al toro Marismeño, de Benítez Cubero, faena que entendí como una revelación de lo que sería el toreo, pues debido a la edad y a mi reciente incorporación a la capital, yo nunca había visto esas maneras. Servido el dato, obviamente entenderán que he vivido todas las etapas de todos los empresarios que han gestionado la Monumental. La etapa útima de Jardón, cuyo factotum fue don Livinio Stuyck, de cuyos planteamientos seguimos viviendo, hasta echar a esta familia del coso en plena Transición. Aquel bache se salvó gracias a diversos factores, pero la afición tuvo mucho que ver, un papel importantísimo tuvo, decisivo, y a ella se le debe en buena parte el haberlo superado. Hoy, si unos acontecimientos tanto taurinos como nacionales del peso que supuso la muerte de Franco en la sociedad española volvieran a repetirse, la afición venteña, perdida actualmente en un maremoto de intereses personales y en unos afanes de protagonismo individuales que dan grima, no tendría respuesta y sucumbiríamos.
.
La sociedad Nueva Plaza de Toros de Madrid, dio paso a Taurina Hispalense, cuya cabeza visible eran Diodoro Canorea y José Luis Martín Berrocal. El año 1979 la gestionó don Diodoro para, cuando la autoridad le dió el pasapiri por pasarse, cederle el testigo al padre de la televisiva Vicky Martín Berrocal y así mismo de la esposa de Juan Mora. Lo más sonado que se recuerda de este señor como empresario, reside en que tuvo la ocurrencia de quitar el burladero de sol. El disparate del siglo, cometido para darle gusto a los periodistas que, como no tenían otra cosa que hacer, andaban a la greña metidos en una campaña a favor o en contra de suprimir el burladero: iniciada la campaña por el diario ABC.
.
Ya se sabe que con Manolo Chopera salía el toro-toro y que el difunto empresario vasco, al que entre profesionales se le llamaba el Choperón, escogía para sus plazas las camadas por arriba. Para mí gusto ha sido el mejor empresario de Las Ventas hasta el momento, pero jugaron a su favor unos acontecimientos inesperados, que el gato lince de Donosti supo aprovechar divinamente. La explosión de la Movida, que no consistió en otra cosa que en el deseo de los jóvenes más vanguardistas de sentirse españoles, sin complejos, frente a la dictadura de la industria del ocio anglosajona, que llevaba imperando tres décadas en el mercado latino. Música popera con letras de toros, cine, pintura, y vuelta de la modernidad a la plaza de su tierra, con el graderío soleño repleto de rockeros a los que le reventaba la manga de la camisa a la altura de la patata de su brazo, entre los más variados saumerios, a las finas hierbas, mientras los botes de cerveza volaban por los aires.
.
Influyó en la vuelta de la ciudad en masa a su plaza, las reapariciones de Antoñete y Manolo Vázquez, y las desdichadas muertes de Paquirri y Yiyo . Pues bien, toda esta inercia hacia las alturas (la Fiesta por entonces gozó de una extraordinaria popularidad y estaba completamente integrada en la vida urbana) se vio cercenada de cuajo por la terrorífica gestión de los hermano Lozano, al frente de Toresma y Toresma II. ¿Por qué II? Ahí perdimos el tren que pasaba rápido para habernos incorporado al siglo XXI, aquella etapa fue dantesca para todos, siniestra, pareciera en la distancia del tiempo como perteneciente a la escuela tenebrista.
.
Como conoce bien la tropa dedicada al oficio de informar, el rumor es una fuente inagotable de noticias que, bien manejado y con experiencia, te puede llevar en prensa a la exclusiva de tu vida. Porque aquí nadie viene a contarte al oído que José Luis Lozano se está currando la tecla para hacerse con José Tomás en apoderamiento, aportando datos el soplón, fechas, horas de citas secretas, sino que te llega el macutazo y ya puedes ponerte las pilas y salir a los caminos cual sabuesa olisqueando las aceras. El runrun es constante, viene circulando desde mediados de la temporada pasada y dice machaconamente que el ideólogo del clan de La Sagra y sus célebres artimañas para conseguir sus fines, ha echado a rodar la maquinaria y no tiene otro objetivo que recuperar el goloso fortín de la calle de Alcalá.
.
Pero afortunadamente hoy tenemos el coso en manos de José Antonio Chopera, abuelo de Rosa Jiménez Cano y papi taurino de servidora, uno de los pocos profesionales que quedan de fiar. Tras las desagradables vicisitudes que Chopera se vio obligado a atravesar como socio de uno de los estafadores de la operación Malaya, el empresario parece que poco a poco empieza a conseguir levantar una plaza que recibió muerta. Y es aquí, cuando atando cabos con algunos movimientos de fichas tenidos en cuenta, se dividen las opiniones a la hora de encajar el rumor lozano y toledano. Pues mientras unos aseguran que Chopera va a renunciar a las prórrogas que le quedan porque al bohemio anciano no le mola nada tanto curro, otros aseguran que, aunque la poca afición a los despachos del barandel es cierta, también está pensando en el futuro de su hijo Manuel, procurando como todo padre chanador que se forme como profesional a su vera y se nutra con su experiencia.
.
Y yo me encuentro dispuesta a llevarle una vela a Santa Rita de Cassia, abogada de lo imposible, para que los políticos de la CAM mantengan en su puesto al actual equipo que rige la Monumental plaza de toros de Las Ventas del Espíritu Santo, que diría el cursi de Fernando Fernández Román.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Ze acabó er toreo,
zeñores.

CURRITO

Anónimo dijo...

y er mano a mano
de la temporá.


Chema de Salamanca

Anónimo dijo...

Ahi si que no puedo coincidir, D. Manolo Chopera era el menos malo entre los malos y bien que se le echa de menos, los actuales gestores.....pues que quiere que le diga, estuve el año pasado en toda la feria de la Comunidad, la feria de San Isidro y la feria del Aniversario, resultado gastarme un monton de doblones europeos de aburrime como una marsopa excepto en tres corridas y algun detalle como las veronicas de Morante despues del chichon y su prolongada estancia en la enfermeria.

Desde luego mientras este esta empresa y no me toquen los euromillones no pisare Las Ventas y esta vez lo cumplire.

Kalikatres

Kalikatres dijo...

Perdon en mis dos comentarios de hoy he entrado como anonimo aunque he firmado, quede claro quien lo ha escrito.

Anónimo dijo...

Cualquier profesional
es preferible
que los hermanos Lozanos...

Profesional del Toreo

kaparra dijo...

No pillo yo eso del aittune de la señorita Rosa ni lo de su papi,pero francamente,me parecen una birria las combinaciones que suelen hacer de toreros,y no precisamente con las ganaderias blandas si no con las serias,que pa cuando ves un binomio guapo guapo de toros y toreros ......la virgen,antes crecera bosque en las bardenas. una opinion ,saludos.

Anónimo dijo...

No seais malos,
este mano a mano se parece al que hubiera podido echarse Alfonso con el Juasjuas,
si Alfonso no hhubiera
muerto.

PATRICIA II (también desde Salamanca)

Anónimo dijo...

CURRITO, vuelve, que te espero.

Chema de Salamanca, coincido con Patricia II (II, como Toresma). Patricia, de la época de las niñas Patricias y salmantina. Aunque ando perdida entre la 1ª y la 2ª, creo conocer a una de las dos, si es que sois dos, y mi olfato charro me indica te dedicas a los medios, ummm.

Kalikatres, me hago dueña del comentario de Profesional del Toreo: cualquier empresario ante que los Lozano. Profesional, ¿quizás una víctima del clan?

Kaparra, lo del abuelo y papi taurino de Rosa y mío, como tu comprenderá, va tirado con ironía. Por si acaso El Viejo picara en el anzuelo que le lanzo y, como nos tiene juntas en la localidad más complicada de la plaza como dejadas de la mano de Dios, tuviera a bien mudarnos a un lugar más glamuroso.

Don José Antonio Martínez Uranga, aprovecho el comentario de aquí, mi amigo el Kaparra, para hacerle saber que cuando estas dos mujeres necesitan visitar la tualé, se ven negras para salir a la escalera. Removemos medio tendido con la consiguiente molestia para toda la fila, que remata Juan Martín Recio, que puede dar fe de lo que digo.

Les dejo, salgo de viaje camino de Calasparra, donde mañana daré una conferencia sobre mi chico.

La condesa de Estraza

Anónimo dijo...

Pero entonces la condesa es condesa porque estuvo con el conde.
El conde es conde, porque estuvo con la condesa. O porque su padre esconde la maquinilla de afeitar.
Haber si me lo puedes aclarar señor Kalikatres.
Maciás Pajás.