jueves, 5 de febrero de 2015

Hola a todos




 De nuevo por aquí, no sé hasta dentro de cuántos días, les saludo con Paco Cepero, mi 'tocaor' flamenco preferido y que me perdone Tomate y, sobre todo, Paco, que en Gloria está.
Con ustedes Paco Cepero en Agua Marina, una obrita pasejera pero que tiene su miga, resuelta la miga con una facilidad casi escolar gracias al sentimiento localizado en los dedos de este hombre, sentimiento que yo le aprecio al músico jerezano como no lo he apreciado jamás en otro guitarrista, sea del género que sea.
Ave, Cepero

5 comentarios:

el Chulo dijo...

Vaya guapa! Que maravilla de reapicion! Gracias!

Pedro Pérez Muñoz dijo...

Genial, una obra de arte.

La condesa de Estraza dijo...

Gracias eternas por tu fidelidad al blog, Chulo, que gana y pierde audiencia como si fuera una noria pues tiene el pobrecito espacio de la señora condesa más baches que Antoñete (siempre Chenel en nuestro recuerdo) y está comprobado que al goloso lector que pasa por aqui le mola mogollón el cochifriteo de la sección de comentarios, que encabezas, superada la otra época y tras resistir el tirón servidora, ahora ya civilizados.
Civilizados no creo que eternamente, porque me recome el soltar, o no, alguna cosita sobre determinados aficionados de Madrid y liarla más de la que lié en su momento, cerdos, venteños cerdos, pero por otra parte me da una pereza enorme hablar de determinados personajes, hazmerreir de la plaza.
Bs, mañana te cuento por mail.

Nuevo en esta plaza Pedro Pérez Muñoz, al que también le ha gustado Cepero y al que se le desea que se encuentre entre nosotros divinamente, como si estuviera en su casa.

La condesa de Estraza

Ludovic Pautier dijo...

El floreo mas rico y mas flamenco de todos los sonanteros que conozco. Escucharle es cruzar oceanos con el viento jerezano soplando fuerte en la caja jonda. No me extraña que el sea tu campeon. Tienes una manera de escribir que es hermana del toque ceperista.
Un beso.

La condesa de Estraza dijo...

Gracias por no olvidarte de mí, querido amigo Ludo, aquí me tendrás siempre para lo que necesites que si me pides la luna te la bajo, ay, Cepero, cuánta humildad además, ¿no?
Bs.

La condesa de Estraza