sábado, 11 de marzo de 2017

Suerte a Pepe Luis



Sólo por verte salir, Pepe Luis Vázquez, hijo, esta tarde a las arenas circenses de la espantosa plaza de toros de Illescas, Toledo, sería capaz de faltar al juramente que tengo hecho, en el sentido de que jamás pisaré una plaza de toros cubierta.
Es usted el matador de toros con más ángel que yo he visto, un Ángel frente a un toro, algo inolvidable, un milagro, así que únicamente me queda desearle suerte y que se confíe usted y enseñe lo que lleva dentro de esas magníficas hechuras de torero grande,
 que Dios le ha dado.

 Y ahora, hablando de todo un poco, qué desagradable sensación, qué mal rollo, cuánta miseria talibán, pues al buscar una foto de Pepe Luis Vázquez con esa luz suya, me he topado por orden alfabético con el dossier gráfico que le tengo dedicado al pobre Pepecarlos Fernández-Villaverde y Silva, conde de Estradas, toda una galería apabullante conseguida con estas manitas y mi tricotosa de semejante carroza.

Nota añadida el 12 de marzo a las 14.33h: y los milagros existen, lo dicen aquí.

1 comentario:

bragaomeano dijo...

El natural de Pepe Luis, que se ve en la foto,es de los que ya no se ven.