lunes, 6 de marzo de 2017

1917-1959



Hoy 6 de marzo, día de san Julián y san Olegario, se cumplen cien años del nacimiento de Antonia Bronchalo Lopesino, Lupe Sino en las carteleras del cine, la novia de Manolete y la que hubiera sido su esposa, con fecha de boda decidida, si Islero no le siega la vida al Monstruo en la plaza de Linares justo tres décadas después.
Vino al mundo en Sayatón, Guadalajara, en la Cuesta del Río, número 1, piso único, como hija legítima de Nicomedes Bronchalo Sánchez, peón agrícola, y de su esposa Eugenia Lopesino Burgos, siendo sus abuelos paternos Escolástico y Alfonsa y por parte de madre Francisco y Sinforosa.
Antonia fue la segunda hija, entre nueve, siete hembras y dos varones, del joven matrimonio recién llegado de vuelta a su pueblo tras una etapa de emigración por Italia, a donde viajaron se supone que en busca de fortuna, sin conseguir abrirse camino.

Se recuerda que Antonia -Manolete nunca la llamó Lupe ni le gustaba que nadie se dirigiera a ella en su presencia de tal modo- fue encontrada muerta en el cuarto de baño de su domicilio en Madrid, calle Pintor Rosales, el 13 de septiembre de 1959.
 Era domingo y en la plaza de toros de Las Ventas se lidiaba aquella tarde un novillo también de nombre Islero, del hierro de Juan Antonio Álvarez, de Trujillo, Contreras, castaño, número 31, al que estoqueó
 un tal Ortego, con Pepe Limeño y Antonio Codeseda en el cartel.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Un recuerdo a esta guapa Señora de la foto.

Señora Condesa ¿qué pasa en la Fundación del toro?

Saludos,


UNO CUALQUIERA DEL TORO

bragaomeano dijo...

De que se supone que murió Antonia ?, la familia materna,también era de Sayaton o procedía de otro pueblo? . Lo digo porque su segundo apellido es muy común en otro pueblo de Guadalajara con nombre de Conde.

La condesa de Estraza dijo...

Bien dicho, Brabao, "se supone", porque Lupe Sino, según todas mis informaciones, fue encontrada muerta el domingo de septiembre que menciono en el cuarto de baño de su casa según su partida de defunción y gracias sean dadas a san Nacho Lloret, Chico de Oro en adelante, que se prestó a conseguírmela en aquellos días -que bien recordarás- en los que me encontraba postrada. Pone además en el documento que la causa, y no tengo el papel a mano así que lo que escribo no es textual, que la causa de su muerte fue una embolia cerebral... ¿?

UNO CUALQUIERA: no conozco la situación al día de la Fundación el Toro, ni me interesa, así que vamos a esperar acontecimientos para calibrar la evolución de la entidad.
Saludos, y sospechas de que puede ser usted un señorito de esos que confunden el término "señoras" con el término mujeres, como chófer con "mecánico", ¿me sigue?, algo tan cursi y snob que a servidora le produce un efecto vomitivo que únicamente acierto a calificar como de muy horterita, y cantoso.

La condesa de Estraza