martes, 14 de marzo de 2017

Sobre Cayetano



Tenía previsto escribir ahora servidora, y compartir con ustedes lo que piensan los grandes aficionados de Madrid que siempre han sido y no la camándula actual de jóvenes ignorantes que nos invade y donde el que más y el que menos se cree Corrochano, acerca de una conversación que mantuve la otra noche con un histórico representante del abono venteño, conocido por todos, hombre de edad, de sombra, de alta cuna, acerca de Cayetano Rivera Ordóñez y de su paso por la feria de San Isidro de este año.
No voy a hacerlo de momento, lo aparco para otro rato, la actualidad manda y no hay nada más actual que unas concisas declaraciones del hijo de Paquirri, del nieto de Antonio Ordóñez, del bisnieto del Niño de la Palma, más la recua Dominguín vía su abuela Carmina, que ha dicho Cayetano Rivera con más razón que un santo, lo siguiente: 
"Los novillos en Plazas de Primera deberían pesar menos de 500Kg".
Once palabras cabales, y ni una más, de un matador de toros de alternativa, que le han generado semejante paliza a la persona y al torero, tan feamente desproporcionado el ataque, tan zote y chiripitiflaútico, tan garbancero, tan pueblerino y se recuerda que esto es Madrid, que no me quedan otras letras, que me salgan más profundas y más venenosas, que comunicar que hoy siento vergüenza de pertenece a un grupo humano con el que me une una elevada pasión,
 y mucho tiempo compartido.

4 comentarios:

Eugenio Vidal dijo...

No tarde,Sra Condesa.

La condesa de Estraza dijo...

Buenooo, lo que falta y se recuerda que en este blog están a capricho moderados los comentarios desde el pasote de la @rebefucos, que resulta que ha caído por aquí un madrugueitor, en escena, amaneciendo, para insultar a servidora de nuevo, una vez superada aquella primera etapa de mofa y difamación, a la que fui sometida..
Mira, so julai, aprende la lección que te voy a dar, so sarasa: desde que el mundo es mundo el primer mandamiento de un aficionado, cuanto más bueno, mejor, es saber tratar en público a los matadores de toros, y cuando digo en público digo fuera de las plazas, hombres, de momento, que hacen cosas que otros hombres no son capaces de hacer. Por estas simples razones, únicamente, siempre nos dirigíamos a ellos, a todos los toreros, buenos, malos y regulares, con sabio protocolo heredado de nuestro mayores y, hablando de mayores, ya digo que los mayores de Cayetano Rivera Ordóñez fueron Paquirri, Antonio Ordóñez, el Niño de la Palma y entera la casa Dominguín.
Algo que no tiene que ver con la exigencia a un torero hasta brearlo si es menester -en la plaza, solamente- sino que tiene que ver con la adecuada educación taurina recibida por cada cual, de la que adolecen un porcentaje muy elevado de los nuevos aficionados que se vienen incorporando desde comienzos de siglo.

la condesa de Estraza

Eugenio Vidal dijo...

Este,Sábado 18 voy a ver Cayetano en Valencia,junto a Ponce y Gines.
A ver que pasa.

bragaomeano dijo...

Pues Cayetano, para mi gusto es mucho mejor torero que su padre, su hermano y su primo.A los dos últimos les saca dos escalafones.