martes, 14 de diciembre de 2010

De luto

8 comentarios:

ludo dijo...

"fui piedra y perdi mi centro..."
si, carmen, como piedras y el un centro. madrid le llora porque el queria a madrid y madrid le queria.
pena, pena, pena.
un beso emocionado, amiga.

ludo

Anónimo dijo...

esa soledad sonora...

Andres de cáceres

Anónimo dijo...

Las campanas de San Cristóbal, San Bartolome, San Nicolás unidas por el mismo llanto lanza al aire de los cuatro puntos cardinales del Albaicin el eco en son de campanario de la muerte de Enrique Morente, figura flamenca desde que su madre lo parió allá por la década de los cuarenta en esa bella ciudad a la que el académico mejicano Francisco Asís de Icaza dedico esta frase "Dale limosna, mujer, que no hay en la vida nada; como la pena de ser ciego en Granada". Y Granada como niña enamorada llora la perdida de uno de sus hijos más ilustres del Arte Flamenco.

Con el respeto debido a ENRIQUE MORENTE

GARGANTA DE SEDA Y ORO

Que le pongan crespón negro al cante
por la muerte de un cantaor caballero y andaluz
de negro todos los cantes
y las mujeres flamencas con negras batas de cola
de luto los aficionaos
y los bordones de la guitarra española.

Garganta de seda y oro
de quejío y pureza
que llegaba al infinito
de la grandeza flamenca.
Garganta de seda y oro
que pusiste majestad
en el pedestal del cante
con aires de genio grande.

Que le pongan lazo negro a la Virgen de las Angustias
a Albaicin y a la Alhambra de Grana
y también a la bandera roja y gualda
y un silencio en los tablaos
del cante y baile español
que lloren los aficionaos
en peñas y tabernas
que llore Espanña entera
los payos y los gitanos, los toreros, y las bailaoras.

Garganta de seda y oro
de quejío y pureza
que llegaba al infinito
de la grandeza flamenca...

Saludos cordiales de Raúl Domínguez

La condesa de Estraza dijo...

Lo primero es lo primero, así que Andrés de Cáceres, que te noto poeta tras el último y feliz acontecimiento, ya me estás mandando por mail la dirección de tu domicilio que tengo que mandarte una cosa. Pensaba por el pedírtela por el mismo procedimiento en cuanto pudiera, pero con tu visita me ahorras el viaje, papá.

"Fui piedra y perdí mi centro
y me arrojaron al mar,
y al cabo de mucho tiempo
mi centro vine a encontrar".
Agüita... Ludo, ¿te das cuenta de la cantidad de gente que dice ser aficionada a las cosas y no se entera de las lecciones que contienen esas cosas y, para más inri, va por la vida es gente llevándole la contraria a la enseñanza?, claro, me dirás tú, no está hecha la poesía para la boca del asno.
Había pensado escribir aquí una sábana sobre Enrique y contar alguna de las aventuras que viví a su lado desde aquella noche que nos conocimos en una butaca del Pequeño Cine Estudio, calle Magallanes, año 1979, Iván en Terrible cono novedad rusa en un Madrid recién muerto el de la gorra verde.
Sentado a mi izquierda Antón Lamazares y a la derecha de Enrique, Paco Cortés. Adiós a uno de mis mejores amigos, adiós a una época, ha muerto también algo de mí.Enrique, extraordinario esposo, excepcional padre, el mejor amigo de sus amigos, el divo anti divo, patriarca payo de los gitanos madrileños más rancios, la persona más generosa que he conocido echando a volar su Arte gratuitamente para todo el que lo quisiera escuchar en noches inolvidables, y aquí ya me acuerdo yo de Rafael de Paula, y me voy un rato p'a Jerez, cuando me dijo una vez que me lo encontré 'inspirao':
"el Arte es derroche"... y queda pendiente por mi parte el contarles a ustedes, con pelos y señales, el movidón último que organizó Rafaé en Bilbao ante la creme del toreo con Neguri y Las Arenas presentes, escandalizada la jet, asunto que elevará al gitano a los altares y que hará que sea santificado por la flamenca audiencia de este blog.

Otro fandango morentero para todos ustedes:
"Decadencia...
to er mundo me da de lao,
porque me ve en decadensia,
pero yo me he echao la cuenta
que el mundo no se ha acabao,
y puede,
eé,
dar otra vuelta".

La condesa de Estraza

La condesa de Estraza dijo...

Raúl Domínguez: mientras le contestaba a los demás amigos ha entrado su comentario. Puede creerme si le digo que al leerle, tan bien fusionado el verso de la copla dedicada a Manolete con la vida y obra de Enrique Morente, me ha dado otro golpe de llanto.
Su presencia aquí, hablando de Granada, viene un poco a limarme la pena por el silencio que llega respecto a su figura en la ciudad que le vio nacer y el dolor, sin embargo, con la que ha acogido Madrid la fatal noticia... y me acuerdo también de Federico, "cuando está Federico no hace ni frío ni calor, hace Federico", dijo Jorge Guillén, ¿así es Granada?
Gracias por su visita y por su comentario, bienvenido, y considérese usted en su casa.

La condesa de Estraza

La condesa de Estraza dijo...

SOS: como hace casi dos meses que tengo inactiva la sección de comentarios, regreso a ella y no doy pie con bola.
Se ruega que disculpen los fallos que se pudieran encontrar, como en la respuesta a Raúl Domínguez que ha salido incompleta, hasta que una coja el tranquillo de nuevo.

La condesa de Estraza

Anónimo dijo...

Carmen, me he acordado mucho de tí.
Lo siento mucho.
Besos.
Pepe Campos.

La condesa de Estraza dijo...

Gracias, Pepe, mi amor, que a pesar de no tener noticias mías porque ya sabes como soy, yo también me acuerdo con mucha frecuencia de ti y te llevo en el corazón, como a Enrique, exactamente igual, porque son también contigo muchos días y muchas aventuras las vividas juntos desde que casi éramos dos críos.

La condesa de Estraza