sábado, 13 de marzo de 2010

Gracias, Juan Pablo

Le doy las gracias a Juan Pablo Silvestre, amigo del alma y compañero de tantas fatigas, por darle algo.
La encerrona ha sido de cojones: hablar sobre la plomiza problemática taurina en Cataluña durante dos horitas esta mañana en Radio3, programa Mundo Babel, un ya legendario en las ondas en el que intervengo con cierta frecuencia. Invitada servidora para empezar, que llegó a perder la noción de lo que se hablaba en una de las emisiones más caóticas que una recuerda y negándome a seguir hablando, mutis hice, más un templado Salvador Boix y el tal Jesús Mosterín, con Andrés Amorós al aparato únicamente invitado por teléfono para hablar de Ignacio Sánchez Mejías.
Yo he pasado olimpicamente de intervenir en cuanto Mosterín ha dicho que había asistido únicamente una vez a los toros y que vomitó, pues yo con tipos tan estomacalmente sensible no hablo
-me van los recios- y simplemente rematé diciendo que ¿cómo es posible que desde el más absoluto desconocimiento alguien pida que una práctica legal llegue a ser prohibida?
El diálogo con este hombre es imposible, no hay manera, un filósofo según dice ser que no cree en el milagroso don de la palabra y el sanador intercambio de pareceres. Empecinado, nos volvió a insultar, a mí me llamó torpe, el Boix echándole más paciencia que santo Job aguantó el chaparrón como pudo, mientras también nos volvía a tratar de asesinos, sicópatas, bárbaros, sanguinarios, sádicos, salió a relucir de nuevo el maltrato de niños, el maltrato a la mujer, la ablación de clítoris, en una conversación sin pies ni cabeza pues hablaban dos partes, una desde el más profundo conocimiento del toreo (nosotros) y otra desde el prisma de la ignorancia más cerril por parte de un hombre que la única vez que fue a una plaza de toros su única reacción ante el espectáculo con más grandeza, el más bello, el de más refinamiento, la única actividad humana en la que a un animal se le da categoría superior al pelear cara a cara con el hombre teniendo la oportunidad de vencerlo, fue la de vomitar.
Regreso a casa como si me hubieran pegado un palizón, ¿Que prohiben la Fiesta en Cataluña?, que la prohiban, y en el resto de España tambíen deberían hacer lo mismo. A mí a estas alturas me importa el asunto un verdadero pito y lo que dije en el micrófono lo repito aquí: no me interesa la Fiesta de antes de don Juan Belmonte y creo que no me va a interesar la de después de José Tomás, que me iré como aficionada cuando él se vaya de los ruedos, ruedos cuyo graderío no volveré a pisar en adelante, excepto el de Madrid, donde al menos todavía queda un vago recuerdo de aquella afición que fue el motor de mi vida, que tanto me enseñó y ayudó a mi formación desde la infancia, y ya es pasado.
La Fiesta agoniza por multitud de razones, la principal es la ausencia absoluta del héroe en una sociedad del bienestar como la nuestra, ya no hay héroes, luego se acabó el toreo.

15 comentarios:

EL CABALLERO NEGRO dijo...

No entie4ndo respetada condesa como mujer y defensora de los derechos de la mujer que es, pudo aguantar sion marcharse o insultar el pollo este de Mosterin, se puede ofender mas a una mujer que comparando la ablación del clitoris a un arte y como tal expresion cultural.

Pero ya ve Sra. Condesa la clase politica Catalunya para que les entiendan mostrencos como este Mosterin aprende castellano, pero para dirigirse a Joselito no conocen tal idioma.

Vergüenza de ser catalan me da, suerte que la mayoria que logicamente no nos dedicamos a la politica y menos amamos este simulacrio de libertad que dicen democracia.

Anónimo dijo...

pero con lo de las turmas la cagaste, lingüísticamente hablando, y con lo de que si los toros tuvieran testículos estarías yéndote de copas con ellos por las noches... pues me ha hecho mucha gracia comprobar cómo nos puede dejar en pelotas el subconsciente algunas veces. No sé bajo qué criterio se puede decir que los toros no tienen testículos sino turmas, mira el diccionario, en cualquier caso desde luego, un buen par de cojones sí que tienen. A mí lo del debate este me entretiene. Soy de los que piensa, no sólo que también sufre una almeja cuando se le echa el limón, sino también una lechuga cuando se la trocea viva. Lo del sufrimiento en esta discusión es una tontería superflua y casi siempre hipócrita. La cuestión yo creo que está más bien en sí te seduce la erótica de la taleguilla ensangrentada en el hechizo de la muerte ritual y sanguinaria, como arte o como cualquier otro concepto sinónimo de calentón de la parte más inguinal del alma, o no, y lo interesante está en, por ejemplo, como puede darse, que se da, quienes sienten frenesí con el regusto machorro del arquetipo del torero y están luego pidiendo encarcelar a ese tipo de macho cuando se da en la vida real y cotidiana ¿Tú, que tanto entiendes de toros, estás de acuerdo con que toreen las mujeres?
Un abrazo.
elbarrancario@elbarrancario.com

La condesa de Estraza dijo...

Vamos a ver, Caballero, a servidora la corrida moderna no lo interesa. Tal y como se concibe el toreo hoy día, consistente en que los coletas actuales no están dispuestos a jugarse un alamar y criminalizando la afición sin embargo a quien de verdad se juega la vida, un espectáculo así, además de resultarme completamente aburrido, me parece una matanza vil.
Dicho lo cual, me da exactamente igual que sea prohibido y ahí me posiciono al lado de los abolicionistas y me adhiero a Jesús Mosterín y su ideología: o sale el toro en tipo, íntegro por dentro y por fuera, y un tío se atreve a retarle sin trampas ni ventajas o que de un plumazo se acabe con este sucedaneo de corridas de toros que aburren a las ovejas. Mire usted, Caballero, ayer salió una corrida de un Fraile en Valencia que la cogen Miguelín, Ángel Teruel y Manolo Cortés, por ejemplo facilón, y salen los tres aclamados por la plebe a hombros por la puerta grande.
¿Que el toreo es la novedad de Miguel Tendero? Hombre por Dios, un respeto, taurinos variopintos y otras hierbas del cuerno, que estamos hablando de una ciencia exacta evolucionada para gente que está dispuesta a morir tal día y a tal hora, no de un baile de salón interpretado por el primer muchacho atolondrado con deseos de ganar la gloria frente a un animal del que en breve no quedará rastro en la Tierra.

El Barrancario: no soy mujer de diccionarios, al que acudo rara vez y en casos muy concretos, lo que sí le digo es que si usted llega a una dehesa hablando de tésticulos referido al toro, usted se convierte inmediatamente en un risión hata para el últmo 'pigorro' de la finca. Yo hablo como me enseñaron a hablar, y a mí me enseñaron que los huevos de los toros se llaman turnas, y si se destinan al guiso se le pueden llamar incluso criadillas.
Por lo demás, no entiendo el resto de su comentario y no estaría mal que si vuelva por aquí nos explicara que quiere decir con eso de que me "traicionó el subconsciente", no entiendo, la verdad, ni tampoco quiero pensar que usted esté intentando decirme que a mí me ponen, digamos, el paquete de los toreros ensangretados, que sería lícito, mujer soy, porque si su intención es esa, mire, machista de mierda del Lobby, váyase a tomar por el culo lejos de aquí... 'degenerao', que es usted un cobarde, dé la cara si tiene turmas, mamarracho de mierda, y hable en plata o guarde silencio: carnicero.
Ah, ¿quién es usted para que yo le deba responder sobre lo que pienso de las mujeres toreras o de cualquier otra cuestión?

La condesa de Estraza

La condesa de Estraza dijo...

Perdonen las faltas mecanográficas debidas a las prisas (Opsen: estúpido) ya que hoy comienza la temporada en Madrid y ando con la hora pegada al culo, que dicen en mi tierra, y ahora saldrá otro dándonos a entender que las inmateriales horas no se pueden pegar al culo.
Perdón, he dicho culo, quería decir trasero, pido disculpas, firmo y me tiro de cabeza al diccionario a ver que pudiera significar culo, cu-lo.

La condesa de Estraza

Julio Urrutia dijo...

Carmen,¡TORERA!.

La condesa de Estraza dijo...

Coño, Julio Urrutia, de los Urritia de toda la vida: se acabaron los malos rollos, señores, parece que los tíos comienzan a acudir como las gallinas al trigo.
Besazo fuerte, mi 'amol', y vamos a ver si tumbamos al toro aunque tenga que salir una revolcada y al aire su faja/pantalón.

La condesa de Estraza

EL CABALLERO NEGRO dijo...

Estamos de acuerdo Sra. Condesa y hace tiempo que lo dije mostrandome de acuerdo con Malaka que la actual situacion llama a la eutanasia de la corrida para evitarle una indigna y dolorosa agonia.

Pero los motivos son muy diferentes de los del Sr.Mosterin y Cia. incluidos los Ilmos. parlamentarios de Catalunya, los argumentos que emplean son falsedades y barbaridades para ocultar el real debate identitario que es el meollo de la cuestion, por otro puedo y de hecho lo hago y lo practico boicotear este tipo de pseudo corridas, no asistiendo a la mayoria de plazas que a las que el Lobby acude en masa (vease la Adolfada de Valencia) y denunciando la falacia de la teoria del equilibrio defendida arteramente por la Cabaña Brava para facilitar el beneficio a Zorita y Polo, pues si no se benefecian estos dos personajes, hablan de la teoria del equilibrio, pero de esto y de estar de acuerdo con la eutanasia de la corrida si este es el porvenir que tiene hay un trecho muy largo a aliarme cvon los antitaurinos, yo pretendo una correccion que siendo muy dificil creo que todavia es posible y estos señores en realidfad no saben ni lo que quieren a parte de imponer su minoritaria opinion a todo el mundo taurino.

Plantearse la eutanasia por parte de los aficionados si, hacer el caldo gordo a los anti no.

El aficionado cansado dijo...

No voy a entrar en muchos detalles, Condesa, pero creame que la entiendo perfectamente y la comprendo, respecto a su interés por la fiesta. Alguna línea la suscribiría enterita, aunque luego tuviese que incluir matices.
Una fiesta sin emoción, donde el torero salga a dar pasitos de ballet, caderazos, por aquí y por allá, esté situado no al hilo del pitón, sino en el quinto pino, lo lleve allí donde no debe, y se ponga a correr de nuevo, por muy por el centro que coja el “estaquillador” el toreo no tiene autenticidad alguna y si encima no hay arte, ni enjundia, ni hondura, ni torería, pues mira que se vayan al ballet de Nacho Duato y que les den un capote, aunque dudo que los admitan.
Comprendo que hoy es muy difícil jugarse la vida, sobre todo porque si “un tonto” se la juega cada tarde que torea lo ponen verde y de todos los colores, ¡para que jugársela!: ¡No hay mas que ver a un montón de figurines que ni se manchan el traje y ahí están con el oro y el incienso! En el fondo tenemos lo que nos merecemos.
Lo peor de todo es ver que muchos que acaban de llegar a esto, sean supuestos aficionados o periodistas, nos quieren imponer no se que tesis para luego cuando se cansan o se “agotan”, salir corriendo y dejarnos en la estacada como han hecho por miles…
Mi comprensión en este caso señora Condesa…una fiesta así no dice gran cosa…
Saludos muy cordiales.

Anónimo dijo...

Condesa tranquilícese usted que le va a dar un algo, que en la arradio también se me puso usted un poco alteraíca y no creo que sea para tanto. Mire el "te" de "te seduce" es impersonal, por supuesto, y pretendía con él aportar un nuevo enfoque al debate tonto este que se está dando ahora con el toreo, tan lleno de pamplinas normalmente. Yo, por suerte o por desgracia, ni soy taurino ni me seduce ese morbo que para algunos, y tienen todo el derecho del mundo, es arte (supongo que en el sentido de expresión sublime del sentimiento humano). Lo que me flipa (en el sentido de quedar estupefacto por el asombro), por decirlo de alguna manera, es precisamente eso, que esos actos sean arte, para algunos, en el sentido más sublime de la palabra. Y vuelvo a decir, tienen todo el derecho y no creo que nadie, en esta sociedad, pueda arrogarse el derecho de prohibir tal cosa, pero me flipa. Eso del gusto por la sangre y la muerte y el macho valeroso y la masa en el circo enardeciéndose por el espectáculo de la tortura de un toro. En algo se parece a la iconografía católica, que por cierto me produce el mismo efecto. Es mi opinión, y creo tener derecho a exponerla porque todo esto viene a cuento de que usted expuso la suya en un debate público, (por cierto en un foro del Estado), y por lo tanto abierto tanto a taurinos como al más forofo de la más ridícula sociedad protectora de animales, que también tienen derecho de hacer de sus delirios con los bichos el mismo tipo de arte que usted hace con los suyos. Y durante la exposición tuvo usted un patinazo de turmas (o de cojones) que de alguna manera vino porque quiso entrar al trapo en eso de si el animal tiene la misma categoría de derechos que el humano o no, y creo que ese debate es tan absurdo como el de si sufre. Y no me insulte porfa, que aunque me da lo mismo no es cosa elegante. Porque, degenerao, machista y mamarracho, no soy yo quién para decir si lo soy o no, que esas cosas son como los cuernos (los otros) que el último en enterarse es el que los lleva, pero carnicero, de verdad, se lo aseguro, eso sí que no lo soy, que aunque me gusta comerme un buen filete en vez en cuando, soy tan hipócrita que prefiero que me lo mate otro.
Loby no tengo, soy, de verdad, un barrancario auténtico, lobo solitario, a lo mejor por demás.
Y nada, si usted gusta de hablar conmigo más de eso de los toros yo por mi encantao, porque ya le dije que de pronto este debate me entretenía, pero si no pues no pasa nada.
Por cierto, hablando con proiedad, tan “cultura” es, en verdad, el corte de clítoris como la lidia de toros, o el hacer churros para desayunar. Otra cosa es que se le quiera dar a la palabra cultura ciertas connotaciones, de subsecretaria, por ejemplo, que también puede ser eso, o de no sé que tipo de nobleza subliminal del Sentimiento, pero seguro que esto los criminales practicantes corta clítoris también se lo dan, de eso no tenga usted ninguna duda.
elbarrancario@elbarrancario.com

Anónimo dijo...

tómate el trankimazin .... que vas como las cabras.Cada día superando el rídiculo.
pacodemipacopaco

Fernando dijo...

¡Muy bien dicho!

La condesa de Estraza dijo...

Barrancario: nada me hace más feliz ni conforta tanto mi espíritu como el pedir perdón. Verás usted, mi persona viene sufriendo un acoso terrorífico que hasta me ha llegado a desequilibrar muy peligrosamente y me ha causado daños irreparables, que es público y la audiencia lo conoce perfectamente, por parte de anónimos desconocidos a las ordenes de un fulano conocido como Pepecarlos, segundo de un lobby que campa por el tendido 7 de la plaza de toros de Madrid, cuyo pontífice es un muñecón conocido en la red como Bastonito (dos cobardes en estado puro, jamás dan la cara, ambos desconocen la hombría).
Así que como el gato escaldado del agua fría huye y el último y reciente brote de insultos y agresiones de estos delincuentes a mi persona es sencillamente de querella criminal y por coincidir su comentario justo en el tiempo con la nueva oleada de estos infames personajes, le tomé a usted por uno de ellos.
Mis disculpas, puede usted expresarse en este espacio en completa libertad y opinar como guste, rogándole que entienda mi postura y el que desconfíe una hasta de su sombra.

La condesa de Estraza

Anónimo dijo...

Sra Condesa

cómo cansan los antitaurinos...joder con los argumentos.,..claro que el de algunos taurinos, no se queda atrás

¿Los toros sufren?...No creo. Una cosa es tengan dolor, que les duela que les hieran y otra que sufran.Los animales por mucho que Disney o algunas pijas se empeñen son animales, no personas. No pueden tener sentimientos

Más cosas: los derechos de los animales. Uff qué pereza...Los derechos van aparejados a los deberes. los derechos no son más que las reglas del juego que los hombres y mujeres nopes hemos dado para poder convivir. Aquello del contrato social. Es algo acordado o arrancado a los demás (caso, por ejemplo , de los derechos de las mujeres).

Es una "concesión" arranacada o concedida, pero nada natura. Por eso no hay nada que sea más antinatural que los Derechos Humanos (o Derecho natural que dicen algunos juristas)

Lo "natural" es la ley de la selva. Al león no le vengas con zarandajas de que respete el derecho a vivir de la cebra...

Así que inocar que los animales tiene derecho, a los que bebimos y seguiendo bebiendo, por ejemplo del marxismo, nos revienta. Nongún derecho sin deber dice La Internacional. ¿Qué deberes tiene un toro? No me jodas...

Otra cosa es hablar de violencia; de que en los toros hay violencia...Entonces primero prohibimos las pelis de Swarzeneguer y el Pressing Catch...

Me jode sobremanera que la única ILP sea para promover los derechos de los animales y no, por ej, para defender a la raza humana: un derecho es el de trabajar y hay 4 millones de españoles sin poder ejercer ese derecho; y la mayor humillación que puede sufrir un ser humano es ser sometida a la esclavitud sexual. ¿Cuántas putas hay en cataluña? Cuántos de los que han firmado a favor dan la prohibición esclavizan a mujeres...

En una sociedad perfecta quien sabe si los toros sobrarían...pero hay tanto trabajo antes...

y por cierto, el artículo del personaje Suárez Illana en El Mundo del la semana pasadsa es de traca. Otro "lúcido" que habla del aborto en contraposición a los toros

No sé quén hace más daño si los que dan argumemenrtos de Dysney o los del aborto...

Qué mundo, Dios mío, qué puto mundo

Perdón por el rollo, pero es que tienen hasta los cojones (hasta las turmas...) los unos y otros

a sus piés, Condesa

Andrés de Cáceres

La condesa de Estraza dijo...

Andrés, ¿te he dicho alguna vez que eres un chico que me encantas?
¿Qué digo?
Borro lo dicho, querido amigo, no sea que al estilo de Don Severo cuando lo del Cigala el personal del Lobby se tome la declaración por la parte sexual, ahora que ponen aquí comentarios obedeciendo órdenes del repugnante conde de Estradas (está hecho un anciano, señores) diciendo que he ejercido la prostitución: madre mía, como un día me levante yo con ganas de guerra, de verdad, aquí puede arder Troya como mínimo.

La condesa de Estraza

barrancario dijo...

Vale condesa, no se preocupe usted por el malentendido. Alucino con la situación que me describes de ese loby que te ataca y aunque no me entero del todo bien entreveo una película espesa en la que me parece que debes de llevar toda la razón. En cualquier caso yo no soy "ese". Y es más, me parece que, pro la idea intuitiva que me hago, ese y yo, aunque yo soy alguien totalmente ajeno al mundillo taurino, no nos caeríamos simpáticos. En cuanto al tema que inició nuestro debate, ya contaré más cosas cuando vea que pueden encartar y tenga tiempo y me salga del ánimo.
Hale, ánimo contra los muñecones.