miércoles, 28 de mayo de 2008

28 de mayo




Hoy es el día de Curro Díaz.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

¡la vanidad,la vanidad¡que pena,
nos vendemos,no lo podemos resistir.

cortinar

Curioso dijo...

Por un casual, esa señora guapa, rubia y risueña es ud, condesa??

Anónimo dijo...

Señora Condesa, he puesto esta ultima foto suya, y la publicada anteriormente del "Elemento" y desde luego la alegria de su foto, y por supuesto su acompañante muy apuesto, no tienen nada que ver con la oscuridad de la foto del SEÑOR ESTE, y la cara canina que tienen, sobre todo la señora que tiene al lado.
¿Como es posible que se fijara Ud. en un tio así?
Florecilla

Anónimo dijo...

Condesa ¿es usted la de la foto?

Arenero

el Barón Dandy dijo...

Oiga, que se le ve a usted muy guapa y muy bien acompañada.

Anónimo dijo...

Por partes:
Numeritos, de los dos comentarios que tengo de usted, siento decirle que uno, sin saber por qué, al quererlo publicar lo he perdido. Pero creo recordar que decía algo más o menos así:
"Y a una tarde, manda huevos".
Efectivamente a una tarde Curro Díaz y con la corrida con menos garantías de embestir de toda la feria, ¿?.
A su segundo mensaje le responderé en breve por correo interno.

Chema de Salamanca, a tu comentario sin embargo no le he dado paso porque no quiero cuentas con el personajillo al que te refieres. Pero te digo, querido, observa como cuando tiene que hablar en plata sobre un ganadero de charro se arruga, pues como lo que pretende es hacerse un sitito y no desea que a la mañana siguiente se le arranque uno en el 'Plus'. A los de fuera, leña, a los de casa reservas, muchas reservas.

Cortinar, no sé a que se refiere usted con eso de la 'vanidad', aunque pudiera ocurrir que vaya directamente dirigido el término a servidora con toda y justa razón por presumir de torero.
Verán, la foto que ilustra este post pertenece a un viaje que realicé a Algeciras por motivos que no vienen al caso. Me encanta la foto, no por como me puedo encontrar en ella, que me encuentro mal, con una cara de torta terrible pues aún estaba hinchada debido a la dura medicación a que me tenían sometida. Fue aquel un día muy feliz, ya andaba mejorando yo, aunque aún iba por la via muy insegura y débil, aunque la jornada fue superada gracias a la categoría humana de las personas con las que la compartí.
Veo esa foto y veo un antes y un después, y la puse aquí con el solo propósito de recordármelo a mí misma y lanzar un mensaje subliminal a alguien al que le debo mi parte de la salud recuperada, y que ese 'alguien' no aparece precisamente en la fotografía.

Luego también, mi agradeciento eterno a Curro Díaz por estar ahí, que en un momento de apuro me hechó una mano con más arte que la mar, y con el cual mantengo en la distancia una amistad sincera y tremendamente cariñosa.

Florecilla, insisto, ¿eres mujer? Verás, tras dos plantones, avisando previamente a última hora, a la tercera cita (a ciegas, fue una cita a ciegas) conocí a Pepecarlos. No me fijé en él, todo lo contrario, el rechazo que sentí hacia su persona cuando le apreté la mano fue exactamente igual, en la misma proporción, que la demoledora impresión a favor que le causé yo a él.

Tan impactado se quedó y tanto se le notaba la impresión y aunque sin perder la formas (él sabe a lo que me refiero pues después lo comentamos muchas veces) que de nuevas creí encontrarme frente a un futuro tío/pulpo. Así que durante el encuentro le conté una serie de trolas muy artísticas, mayormente para alejarlo.

No causó efecto, se buscó la vida y, como es un profesional de la sedución barata me hizo a partir de ahí una corte versallesca en la que empleó diez meses sin descanso, hasta conseguir llevarme al huerto. Es importante tener en cuenta lo de los 'diez meses', pues ahí reside el germen de su traición...
Quiero, Florecilla, que esto conste porque es muy importante para que los interesados en la historia pillen. Mi relación con Pepecarlos no nació inmediatamente, a simple vista, que podría haber pasado tan reicamente, sino que él se la curró, vino a por mí como una hiena, que caí porque le creí. nNadie es de piedra, pues hubo un momento que me hizo pensar que yo era Catalana la Grande, y me equivoqué.
Dies meses de flores diarias, todo para dejarme después (al mismo tiempo vivía una tragedia familiar inesperada) abandona y enferma.

La condesa de Estraza

Noelia Jiménez dijo...

Lástima que llegó Valdefresno y lo jodió todo (con perdón).

Condesa, está usted guapísima en la foto...

Un beso gordote gordote.

Anónimo dijo...

Un momento, que yo no quiero dar pena, ¿pena yo?, yo lo que estoy haciendo es intentando poner en su sitio a un carnicero.

La condesa de Estraza

La condesa de Estraza dijo...

Echó sin h, que ya debe estar mi corrector ortográfico particular mirándome con lupa, sí, ese 'matao' que me considera señora debido a mi edad y no a mi estado civil,
aúpa.

La condesa de Estraza

Anónimo dijo...

Condesa, mis respetos.

Es usted un personaje genuínamente romántico no en sentido literal, sino en el literario y entendido como género.

Siga narrando,
se trata de escribir,
y no se ponga barrera en el relato, que el relato tiene mucho interés.

Es usted valiente.
La felicito,
no debe ser fácil para una mujer asumir un fracaso tan alarmante y hacerlo saber a los demás con tanto señorío, contado tan exquisitamente,
tan dulcemente expresado.

Seguiré el asunto, me gusta el tema. Quizás como usted dice si el protagonista fuera un corriente padre de familia su historia no me interesaría nada y a usted tampoco contarla, pero nos ha metido en una trama en la que nos facilita todos los componenetes de una digna novela del XIX, en una versión muy urbana y moderna que pareciera mentira pudiera darse en el desmemoriado siglo XXI.

Adelante, señora.
Condes, toreros, gitanos, flamencas... escriba, escriba y escriba,
condesa de Estraza.

Tony Vauxhall dijo...

Joder!!

Madame, you're bloody gorgeous!!!

A sus pies always.

Tony Vauxhall

ludo dijo...

seguro que sabe vd lo que me encanta de esa foto :
el toque de ropa de lunares que lleva con mucho detalle y sutilidad.

"yo no le temo a los males
yo le temo a los peligros
de una batita de lunares"

de fernanda de utrera me encantaba todo y seguro que le hubiera gustao vosotros dos, con esas sonrisas tan tiernas y ese vientecillo que les pone aire de complicidad.


un saludo con corazon

ludo

KALIKATRES dijo...

Querida Condesa estamos esperando un nuevo post con impaciencia, bien de lo que se esta viendo en las Ventas bien del Conde, nos tiene intrigados, si la foto no le gusta, no se como estara en las que le gustan, eso si si pudiera partiria la foto, pues comprendo su agradecimiento pero Curro Diaz no es precisamente torero de mi devocion, como persona de debe de ser muy buena gente por lo que Vd. dice de el.

Anónimo dijo...

Mi querida Condesa, querida por que ya le estoy tomando verdadero cariño. Soy mujer, y me he enganchado a esta historio, por que me siento muy identificada con Ud. en su historia con este Tipo.
Mi Tipo, no es noble, ni por titulo, ni como persona y durante mucho tiempo mi unico fin fue su total destruccion. Conseguido, le animo a seguir con su particular venganza o yo diria mejor Justicia. Le puedo asegurar que es la satisfaccion mas grande que yo he tenido en mi vida.
Un saludo afectuoso.
Florecilla

Noelia Jiménez dijo...

No sé si se me ha malinterpretado: lo de "Lástima que llegó Valdefresno..." lo decía por la única actuación de Curro Díaz en la feria.

Besos, condesa.

Anónimo dijo...

Anónimo: su comentario me suena, pues algo, muy parecido, hablé la otra noche con Ivan el editor en el 'Only you' de la calle 2 de Mayo, calle, no plaza.
Pero si acaso no acierto y es usted nuevo en esta covacha mía, sea bienvenido. Sí, puediera tener razón con eso de 'condes, toreros, gitanos y flamenca', sin sublimar, pero realmente así es, esto es muy typical.

Tony Vauxhall: Cuánto tiempo, ¿cómo le va por la pérfida Albion? Me encanta encontrarle por aquí, y no se me olvida que su presencia se la debemos a nuestra común amiga Dolly Parton.

Ludo: si te parece voy a aprovechar mi respuesta hacia ti para lanzar una cosica que yo lanzar, que no viene a cuento con lo que estamos tratando en el post, pero lo que no se puede permitir es que los tolais jueguen con las cosas de comer.
Dice Camarón:
"Olai
conmigo fuera,
nunca caen los rayitos
donde la tormenta suena".
Y aquí suena, otra cosa no tendremos, pero sonar, sonamos.
Gracias, Ludo por el punto tan flamenquito que aportas siempre a depezón.

Kalikatres: tiene usted toda la razón, pero es que no tengo tiempo de nada, y menos hoy con la de Adolfi y medio Salamanca en la capital. En cuestiones blogueras últimamente me limito a publicar los mensajes de ustedes, contestarlos, y pegarme un voltio por la corrala mayormente para pismarme de aquello que me pueda afectar. Vendrán tiempos mejores y volveré a escribir con frecuencia,
¿Cuándo?
Pues, hombre, yo creo que en cuanto me libere de la feria de San Isidro y sus derivados, volveré a la normalidad.

Noelia, jamás desconfiaré de ti, te vea lo que te vea hacer, nunca dudaré de que tu actitud hacia mi está siempre llena de cariño. Han sido muchas las pruebas de amistad, tonta, ¿como te voy a malinterpretar con lo bien que escribes, además?

Mira Noe, que a ti también te han cogido mucho los toros como a toda torera buena, aquí tenemos una nueva visita femenina: Florecilla.
Que con nuestra feminista mamá Fina, Covi cuando el pluriempleo se lo permite, otra amiga que acaba de aparecer de nombre Adelaida, más alguna primica de la parte de Salamanca que va a su bola, formamos ya un grupo de mujeres de altura, que era uno de los objetivos que pretendía conseguir este blog, que está escrito para que los hombres nos escuchen y, a ser posible, nos entiendan, poniendo a uno donde se merece, por cerdo.

Gracias Florecilla; Dice que el tipo que le tocó en suerte no tenía nobleza, ni Pepecarlos tampoco, carece de ella, es algo que le viene de herencia gracias a los ¿méritos? de otros. Por eso esto de la aristocracía no tiene sentido entre otros motivo, y debería darse la posibilidad, al menos, que el Rey le retirara el título a aquellos que no tienen la mínima categoría humana para llevarlo con dignidad.
He dicho.

La condesa de Estraza