jueves, 13 de marzo de 2008

La suerte de varas

Ni la ignorancia supina de los terrenos, ni el profanar los sacrosantos cánones, ni el patear el orden geométrico, nada, ni el percherón inmóvil por chutado, mi la coraza piedra del peto, ni la máquina de picar carne de la vara, ni un puyazo por costumbre en los riñones, alevoso, letal, único, y que por único cercena toda posibilidad de la competencia en quites. Los quites, sabios, oportunidad para que el titular del toro pueda analizar el comportamiento de este desde fuera del toreo, y apreciar el público al mismo tiempo las cualidades de la embestida en tres capotes diferentes. ¿Cuántos toros no les descubrirían los viejos maestros a los pipiolos de turno en semejante tesitura?
.
Pues nada, todas estas aberraciones que enumero, y otras, cometidas contra el animal aprovechando una suerte básica para el transcurrir de la corrida, siendo graves, gravísimas, son secundarias. A mi entender, la raíz se encuentra en algo más elemental por primitivo, asunto que hasta que no se consiga solventar, todo lo demás no tiene solución: los picadores de hoy no saben montar a caballo.
.
Era el caballo en mi infancia un elemento imprescindible en la dehesa, válida mano de obra y medio de transporte para el hombre en las distancias cortas. A cuántos niños de mi edad nacidos en la Raya, no se los habrá echado su padre a la grupa encajándolos en el arco de la montura de la jaca, de paseo tras la merienda, gozando como enanos los pequeños al trote por entre el ganado al anochecer. Pero a primeros de los años setenta el caballo fue desapareciendo del encinar, al hombre moderno le van los motores una cosa mala, y los coches de potentes cilindradas atraviesan desde entonces el campo bravo como si las veredas fueran las pistas del circuito de Le Mans.
.
Eran los picadores de toros hasta hace nada el único personaje de la corrida que, junto con el mayoral, provenía genuinamente de la finca. Jóvenes, fuertes y aguerridos muchachos que se llevaban unas costaladas monumentales, rudos, con fama de sanos en las relaciones con los demás y que nada tenían que ver con la conducta más metropolitana y roneante de sus compañeros de a pie. Pero amigos, llegó la moda de que la familia directa de las luminarias del toreo consideran la carrera del valiente chaval como una empresa -S.A.- y adiós picadores camperos de toros bravos.
.
Un buitrerío más, pues estos profesionales con el oficio muy bien asimilado desde chicos fueron desplazados por unos intrusos de acelerado aprendizaje, que lo más parecido que había visto a un caballo era la Mula Francis. Intrusos que coparon a partir de entonces los puestos de las más importantes cuadrillas, escabechando toros, riéndose de la afición, y a viajar de hotel en hotel se ha dicho. Aunque antes de Espartaco (uno de los toreros que más daño ha hecho a la Tauromaquia según mi opinión) se conoce algún caso aislado de picador que al rebufo de su hermano se curraba las ferias de postín masacrando animales y llevándose la tela por masacrar, fue a partir de Juan Antonio Ruiz cuando la excepción se hizo regla y ahí tenemos a medio escalafón de hermanos, auténticos costales bajo el peso redondo del castoreño, picando la mayoría de los festejos con verdadera saña.
.
Saber montar a caballo, escuela ecuestre, decíamos, es el primer objetivo que se debe intentar conseguir por los métodos que sean, a la hora de organizar un esfuerzo colectivo con el fin de regenerar la prostituida suerte de varas. Lo contrario es empezar la casa por el tejado, marear la perdiz, teorizar y perder tiempo y dinero, a lo tonto, para después no conseguir resultado alguno. Es de urgencia exigir a los profesionales que el picador sepa, para empezar, montar a caballo. Es obligado recuperar a los buenos jinetes, ahí reside la prioridad, mientras tanto que nadie cuente que se pueda medio restaurar el tercio, sino que esté preparada la afición para comprobar como cada vez se realiza peor.
.
¿Por qué pican tan bien Anderson Murillo y el Loco Acosta? Pues porque son dos plumas a caballo. Convendría observar la mano izquierda de ambos caballista americanos, en acción, y compararla con la misma mano de todos y cada uno de los picadores españoles.
.
Los espectadores fijos de la plaza de Las Ventas hemos visto no hace tanto como un picador durante uno de los festejos de feria y de cuyo nombre no me acuerdo, a las órdenes de no sé que importante matador de cuyo nombre tampoco me acuerdo, era incapaz de abrir el caballo hacia la puerta grande. Retrocediendo terreno, recuperando posiciones, para volver a situarse en la suerte. Tuvo que ser el director de lidia, tras varios minutos y múltiples intentos, el que cogiera por las riendas al caballo y, tirando de caballo y caballero, desplazara a ambos pencos hasta su punto de partida. Y eso que la afición desde el graderío, pasada la afición, le indicaba a voces al zote varilarguero la técnica para conseguir mover la cabaldura hacia atrás, dominar el espacio, hasta lograr darle el pecho tanto de la bestia como del hombre al toro, al citarle de nuevo.

17 comentarios:

Anónimo dijo...

No tengo palabras
para alabar este artículo,
así es,
como usted lo cuenta,
tan facil como se dice qui.

Profesional del Toreo

Anónimo dijo...

si no se hubieram implantados esos caballones y esos pedazos de petos,la cosa no seria asi.
al final,como siempre,la culpa la tiene la autoridad.

cortinar

Anónimo dijo...

Señora condesa, tienes más razón que un santo, en el campo extremeño te leemos
paisana.

MAYORAL

Anónimo dijo...

A raíz de su comentario recuerdo a
Corrochano que cita, en 1927, al duque de Veragua:

"La suerte de picar es aquella que desde época remota viene desnaturalizándose más profundamente, y no se comprende hoy cuál es su verdadero objeto ni la forma en que se practicaba"

"Tenían los picadores sigular personalidad; eran generalmente hombres de campo y caballistas, hijos de labradores más o menos escasos de fortuna".

Un cordial saludo.

Gómez de Lesaca.

Kalikatres dijo...

Magnifico e interesante articulo querida Condesa, ademas entronca con la convocatoria del II Encuentro de aficionados convocada en Zaragoza los dias 26 y 27 de abril en Zaragoza por las Asociacionel Toro de Madrid, Asociacion Toreoenredhondo basada en la red y radicada en Madrid pero de intencion internacional, El Portal Taurino El Chofre y la Cabaña Brava de Zaragoza, no hago comentarios de la opinion que me merece este encuentro, basta leer a quien le interese el prontuario que presentan para inicio de las discusiones para sacr una conclusion o bien leer lo que publico en mi blog Kalikatres, solo hago esta mencion porque entronca de alguna forma con su articulo y no creo que sea por casualidad.

Para mayor claridad y complemento a su articulo me permito poner dos enlaces de 2 articulos publicados en OyT por un buen aficionado peruano que no tiene desperdicio y hasta cosas novedosas sobre como era la suerte de varas y en lo que ha degenrado, atencion a lo que dice de las cuerdas.

http://www.opinionytoros.com/opinionytoros.php?Id=2621&Colab=10

http://www.opinionytoros.com/opinionytoros.php?Id=2610&Colab=10

Anónimo dijo...

Gran artículo,
C.E.
Comunidad Europea,
y Condesa de Estraza,
ahora una maldad,
¿lo reproducirán en el blog del manifiesto? jajaja...

Chema de Salamanca

ludo dijo...

viva Badila !

confesaba Picasso a Dominguin que si, al no ser pintor, le hubiera gustado ser piquero.
deberian los varilargueros acordarse de este fenomenal homanaje de admiracion y respeto cada vez que se asoman al lomo de sus compañeros tan miticos como lo son los toros.

pues la verdad que hoy la pareja caballo/piquero se parece mas a un panzer que a un apunte del genial malagueño.
la suerte de varas hecha por un tank aleman ! se revuelca en su tumba quien "universaliso" Guernika...

ludo

Raúl dijo...

Muchos de ésos carniceros, se meten a picadores, por una cuestión muy sencilla, porque tienen enre sus manos un MURO DE HORMIGÓN que es el caballo actual y el peto actual.

La solución, es un caballo y un peto más ligero, que haya movimiento enla suerte de varas....verás como muchos de ésos picadores desaparecerían del mapa.

En el momento que exiata movimiento, que para parar al toro, tengan que echarle el palo por delante, verdad....a los valientes. pero claro, ahora, tienen un MURO DE HORMIGÓN, se dejan al toro chocar contra ése muro, y después hacen la escabechina correspondiente.

Anónimo dijo...

Profesional del Toreo: me tiene despistada, a veces pienso que es un chavalín y otras un aficionado de edad. No hace falta que me lo aclare, pero deseo que lo sepa.

Cortinar, no me ponga tanto los cuernos, y tan descarado, con la tropa de Málaga, que, aunque no soy en absoluto celosa, los achares me comen.

El lujo asiático personificado para un blog torista es un mayoral, MAYORAL, sin palabras.

Gómez de Lesaca, recuerdo que teníamos pendiente el que servidora le pusiera a usted en contacto con otro visitante, ¿les sigue a los dos interesando el encuentro?

Kalikatres: gracias por la información acerca de la existencia de Fernando Marcet, que ya conocía, le sigo, extraordinario aficionado y especialista peruano sin malear por los aires nacionales.

A propósito, ¿qué educado "yentelman" ha puesto de moda eso de ponerle el don a los escritores (al mencionarnos en textos) como si fuéramos notarios? Cosa tan fea, tíos?

Una curiosidad de regalo para Ludo, ¿sabe que entre taurinos se viene rumoreando desde antiguo que Joselito era hijo de Badila y no el señor Fernando el Gallo?

Anónimo dijo...

Ah, se me olvida, Chema de Salamanca, no he censurado tu comentario a esta entrada. Todo lo contrario, lo conservo como oro en paño, pero entenderás que no es el momento de editarlo. Vamos a esperar una semanita y le damos puerta.

La condesa de Estraza

Anónimo dijo...

Enhorabuena por el post, tronca. Comparto tu opinión, pero no se pase usté de lista al generalizar sobre los picas brothers de torero. Conozco yo a un par de ellos, que si les vieras montar te pondrías hasta cachonda.
Son picadores antes que frailes, es decir, picadores mucho antes de que el hermano quisiera ser torero. Y pican también con otros matadores de toros, además de su hermano, véase Fundi, etc.
Su oficio primigenio es domar caballos; doma vaquera y clásica. Y la practican mucho antes de que al hermano menor le picara aquello de querer ser torero porque han mamao el caballo, su monta y su doma desde chicos, y por ser el principal sustento familiar, ya lo hacía su padre.
Quiero decirte con esto, querida Carmen, que no se puede ni se debe generalizar porque uno se puede encontrar con casos como este que hacen que, una de dos; o sean la excepción que confirma la regla, o bien, que estemos patinando claramente al juzgar a un gremio que pocos pueden hacer con pureza tal y como está montado esto. Y a eso, en mi pueblo lo llaman demagogia barata.

LEAL A UCEDA

Anónimo dijo...

Obviamente al modelo de picador que usted defiende no se refería precisamente una, que entiende que se puede ser picador a pesar de ser hermano de un matador de toros.

Quizás no me haya explicado bien, así que le aclaro que hablaba en exclusiva de esos hemanos de torero, más de uno y más de dos, que, al rebufo del nombre de la figura familiar, se dedican a picar toros sin la formación debida en perjuicio de esos otros de los que también usted habla, es decir los que al menos saben montar a caballo.

La condesa de Estraza

Anónimo dijo...

Admirada Condesa, su artículo es el no va más. ¡Como escribe usted!, que envidia me da su pluma, su inteligencia y su independencia. Me he permitido recomendar su artículo en el blog que recientemente acabo de inaugurar (http://malakaespa.blogspot.com/), envite (del que no sé como saldré) al que me ha llevado mi buen amigo Agustín Hervás, para que desde Málaga seamos más los que desde la red nos incluyamos en la lucha que desde la creación de la tertulia la "resistencia" venimos haciendo desde esta esquina del Sur.
Enhorabuena y saludos cordiales
PepeP

Anónimo dijo...

Queridos lectores: al mensaje firmado por Chema de Salamanca que tenía frenado, le he dado salida. Se trata del sexto empezando por arriba en esta lista. Debo comunicarles que servidora está vetada en el blog del Manifiesto, sin que yo le haya faltado jamás a esto señores, y que escribí la entrada a posta con la intención de medirlos y que ustedes tomaran nota de dato.

Gracias PepeP, pero si soy una asidua de su blog, con el que tengo problemas pues algo debe funcionar mal por su parte o por la mía. En cuanto entro, zas, va y se apaga. Adelante la Trinchera malagueña, tan combativa y con tanto sentido del humor, y cuenten conmigo para todo lo que sea sacar la cara por el bien de la fiesta de toros.

Ah, sea bueno y dígame algo de mi amado Jesús del Paso. Deseo que se sepa que estoy enamorada de ese hombre desde el mismo momento en que le vi.

La condesa de Estraza

Anónimo dijo...

Sí señor,
qué mujer
tan inteligente.
Señora condesa,
felicidades,
que no es fácil
llevar este blog
como uste
lo lleva.

Su FIEL lector.

Anónimo dijo...

Seré lo mas laconico posible:
Un articulo envidiable, me encantaria ser de letras y poder epatarla a Ud. Sra Condesa.
Los picadores (lamayoria) que aprendan a montar.
Salud
El Coronel

Anónimo dijo...

Eso, Coronel, que aprendan a montar a caballo, y luego hablamos de lo demás, revisando punto por punto toda la suerte de varas en cuanto esté resulta la base. Gracias y un abrazo.

La condesa de Estraza