jueves, 19 de octubre de 2017

El sermón de Dominguito



Dominguito Delgado de la Cámara, aficionado a los toros y poco más que aportar en reconocimiento a tu persona, ¿y no te has acordado en el guarrindongo sermón inaugural por el YouTube que nos presentas hoy de tu maestro José Luis Suárez-Guanes entre otros nombres que mencionas
Tu fuente, absoluta, al que sangraste, ingrato, que eres un ingrato, julai, fui testigo de todo y me duele el alma al recordar, fallecido este año nuestro querido conde del Valle de Pendueles, último historiador de la plaza de toros de Madrid, al que tanto molestaste y cuyo tiempo y conocimientos te dedicó con su generosidad habitual reconocida por todos, del que bebiste hasta saciarte, eres fatuo, Delgado de la Cámara, y en esa glosa a Carlos Arruza de la que tratas en la primera y patética entrega, copiada palabra a palabra, voy y escucho la esencia de José Luis, tan mejicano, en esta noche, como si le estuviera oyendo a él, ahora que me toca ordenar su archivo único y al que, despídete, jamás accederás porque eres un simple papagayo que se cree por encima de todos los demás aficionados.
El bodrio, aquí, no se lo pierdan.

5 comentarios:

bragaomeano dijo...

Se peina como Ponce.

La condesa de Estraza dijo...

Será en homenaje a su ídolo lo de la cosa capilar, Bragao, este joven pasa por ser un gran poncista como todo el que ha bebido en sus principios en la fuente de mi querido amigo José Antonio del Moral.

La condesa de Estraza

Pd: Sí, soy amiga desde hace décadas de Del Moral, ¿qué passsa, pasa algo?

Anónimo dijo...

D.José Luis fue toda una personalidad en las plazas del Norte, sabio, humilde, y un gran señor y excelente persona al que tuvee el placer de conocer y saludar en plazas del Norte.

DEP.

Un afectuoso saludo,Sra. condesa.

C.Blanco

bragaomeano dijo...

Del Moral, un crítico bastante peculiar

La condesa de Estraza dijo...

Todo sabio verdadero es humilde, estimado C. Blanco, y además de su reconocimiento a la persona de José Luis, como nos deja escrito, me gustaría de nuevo recordar que el señor conde era un hombre muy culto y extraordinariamente ameno, cualidad que valoro en un hombre, o en una mujer, por encima de otras muchas: no conozco a nadie que se aburriera con él.

Por eso me gusta mi Delmo, Bragao, por peculiar. Luego debes tener en cuenta que conmigo siempre ha sido un señor y le conozco desde hace décadas, con una sintonía especialísima entre ambos, tiene mala prensa, pésima incluso, pero yo no puedo decir una palabra en su contra ni aquí ni en ningún sitio, y siempre que me lo encuentro me encanta abrazarle
¿Cómo crítico de toros? Todos sabemos como es, y que sabe mucho de esto no cabe duda, con la ventaja a mi entender de que no engaña a nadie, va de sí mismo, es un hombre que no se tapa y se muestra en sus escritos tal cual, que es por ahí donde reside el peligro, en los lobos con pieles de cordero y en los corderos con piel de lobo, ejem, Bragao.

La condesa de Estraza