sábado, 6 de mayo de 2017

Sobre el caso Chapu



No estoy ni a favor ni en contra en el caso Chapu, no conozco a Chapu Apaolaza, sí tenemos grandes amigos en común, que le quieren, y oí hablar de él desde niño pues fui una gran colega de su padre y de su tío Huberto, que para que se hagan una idea de sus ideales era más paulista que el Paula, un gran señor de San Sebastián que del chamán gitano lo sabía todo.
No veo los toros por televisión entre otras cosas porque me duermo, matemático, aunque a esas horas de la tarde ando danzando en otra casa en donde tienen sintonizada en directo la feria de Sevilla y alguna onda de lo gordo me llega, así que sobre esto nuevo de la guerra de las televisiones, que yo creía que no iba tan a sangre y resulta que vuelan cuchillos, me lo venía tomando a la ligera y además pasaba mucho del tema por puro aburrimiento. 
Lo de pasar, hasta ahora mismo, que empiezo a husmear por los rincones, que me gusta más una de la serie negra que a un tonto un lápiz, soy de James Cagney, debido el interés repentino que les cuento a que me ha abierto los ojos Paco Cañamero, como debe ser labor primera de todo periodista rastreator.
El Caña II, natural de La Fuente de San Esteban, ese periodista al que tenemos arrinconado sabiendo más que todos los monigotes y monigotas juntos que copan hoy en día las pestíferas tribunas, de magnífica pluma de Castilla la Vieja, en perfecta localización geográfica para lo suyo, con buena edad y experiencia máxima y que, además, como otras dos que yo me sé y cada uno en su edad, se criaron fieles al lado de Alfonso Navalón.

Lo borda Paco en el sitio al que les enlazo, interesantísimo artículo, información pura del periodismo bueno, y de lectura entre líneas, aunque se queda corto, sabe más de lo que apunta, pero
 no larga como debiera (quizás porque se siente solo).

6 comentarios:

La condesa de Estraza dijo...

A uno que ha entrado aquí tocando los pergolatos, mire usted, siga mi consejo y para simplificar:
viva y deje vivir (y no soy mucho de frases hechas).

La condesa de Estraza

bragaomeano dijo...

En el mundo del toro siempre se ha dicho que lo único decente es el toro.Pero desde que esta la democracia el periodismo español ha ido degenerando en todas sus vertientes a un clientilismo que da asco. Aunque es normal en un país que el sueldo son 1000 euros, da igual que seas ingeniero, que basurero, que periodista, que ..., y con esa cantidad de dinero tan pirrica, a no ser que tengas el piso pagado se vive con apreturas.Así que o te corrompen o a mal vivir de mileurista.

malagueto dijo...

No sé si después de estar cinco años fuera de su casa, Señora Condesa, me va a despedir de mala manera.
Pues ese monigote del Chapu, es un indigno de la profesión, no sabe donde tiene la cara, está comprado por la emisora, es un inculto taurino, un pijo y un relamido que mejor estaría presentando pases de modelos.
Saludos Doña Carmen.

La condesa de Estraza dijo...

Nooo, Malagueto, encantada de recibirle, sigue estando usted en su casa como siempre y espero que sea por muchos años.
Un fuerte abrazo.

La condesa de Estraza

PD: dado el último y doloroso acontecimiento ocurrido en mi vida, ando sin sombra, el hueco inmenso que me ha dejado en mi vida su pérdida da vértigo, os pido paciencia a la hora de ir recibiendo la oportuna contestación personal a todas las muestras de cariño y condolencias recibidas a través de los más diversos medios de comunicación.
Gracias, que ustedes pasen una bonita feria de San Isidro, la primera sin José Luis, que las vio todas, todos los festejos de todas, excepto la de 1962 porque cumplía el servicio militar en las islas Canarias.
A todos sus amigos, que ha dejado infinidad, debo decirles que su memoria será honrada como tan gran señor merecía.
CE

malagueto dijo...

Como acabo de reencontrarme en esta casa, muchas gracias Carmen por el recibimiento, no sabía nada de su desgracia familiar.
Mi apoyo y deseo de que resuelva su pena con paciencia y entereza.
Un fuerte abrazo.

La condesa de Estraza dijo...

Gracias, Malagueto, otro abrazo fuerte para usted.

La condesa de Estraza