viernes, 5 de mayo de 2017

Copio and pego



La frase define el estado anímico exacto en que me encuentro, trole que trole moviendo el torrao todo el santo día, y podría haberla escrito yo pero la ha escrito Álvaro Acevedo para encabezar su crónica de hoy sobre lo ocurrido ayer en Sevilla.
Dice así: 
"Escribo a partir de una certeza y una incógnita: el toreo ha cambiado y no sé a dónde va".
(*)

 Me apunto incondicional al carro morantista hasta el degenerado punto de que prefiero asistir a un fracaso estrepitoso del gran torero de La Puebla, corriendo incluso, breado a almohadillazos si fuera menester,
 que tragarme a tanto tramposo tirándose el rollo y dándonosla con queso en tiempos de roedores a cientos como pueblan los tendidos de las plazas de toros.
Foto: Carlos Núñez

1 comentario:

bragaomeano dijo...

En eso también estoy yo, no se si iré esta año a la plaza a ver 1 o 2 corridas en todo el año, aunque hay muchas posibilidades, que sea el primer año desde hace 25 años, que no vea ninguna.Que las corridas de toros actuales parecen hamburguesas del Burger King,que saben todas iguales, con la excepción de que las corridas de toros excepto en Madrid, no son para todos los bolsillos.