viernes, 27 de junio de 2008

La depresión




No existe un sentimiento en el hombre tan íntimo como el de la enfermedad, incluso las físicas externas. Por ello, ante el pudor terrible que me invade llegado el momento de contar la mía, me voy a apoyar como pauta de salvamento en un topito que salió el miércoles pasado en La Gaceta de Salamanca firmado por Carmen Esteban, que dice así:

ABRAZO. Me dio el demonio un sobrino, porque Dios no me dio hijos... así que me dirijo solidaria a la familia de Adrián Gómez con un abrazo muy fuerte porque mi niño querido también fue a parar a una silla de ruedas. Terrible golpe familiar que debe ser aceptado con valentía, difícil, yo lo sé. Sé que nos hunde el verlos pasar de un día para otro de jugar en la 'urba' a ser un interno más del Hospital de Paraplégicos de Toledo. Pero se debe intentar no perder la alegría y seguir viviendo, aunque nada más sea para que el enfermo nos note fuertes y confíe en nuestra seguridad.

Cuando Rodrigo se encontró en semejante trance (un tío sanísimo, un gran deportista, la alegría de nuestra casa) le faltaban nueve días para cumplir los dieciséis años. Yo había llegado de la feria de Salamanca con el palizón lógico de tanto curro, y de lo que no es curro, y nada más pisar Madrid recibí la llamada de un buen amigo, ex miembro de la Asociación el Toro de Madrid, diciéndome que quería hablar conmigo en nombre de Pepecarlos. Señor con el que yo mantenía una relación, larga e intensa, muy intensa, que comenzaba a entrar en combustión puesto que su segunda y actual esposa, se había enterado. Las palabras que me dijo aquel emisario aquella tarde de finales de septiembre las tengo yo grabadas en el hueso amarillo de la frente, tal y como se ve en los arcos de los puentes las inscripciones romanas. Son estas:
"Le dices de mi parte que aunque estoy enamorado de ella opto por la solución más convencional, me quedo con mi esposa".

Un palo como el que supone que el miembro más joven de tu familia se quede paralítico inesperadamente semana y media después, me cogió muy débil, no comía, y ya empezaba a gestarse con virulencia el terrible trastorno alimenticio que he sufrido.
(Pobre Letizia Ortiz).
La mente hecha puré, la cabeza ida, la tensión bajo mínimos, sí, excelentísimo señor don José Carlos Fernández-Villaverde y de Silva-Bazán, conde de Estradas, "mal fin tenga, jaaa", pues no encajaba la realidad que me tocaba encajar y me revolvía como un animal fiero embistiendo a todo aquello que se encontraba a mi paso. Y mi paso fue una depresión muy profunda que llegó a velocidades de vértigo, a mí, a la optimista eterna, a la vividora, sin que en aquellos momentos supiera nadie cúal podría ser ni cómo el fondo del pozo en el que me encontraba existiendo como si fuera un vegetal.

El destino estuvo un poco más aún en mi contra pues me había comprometido con una colaboración venteña a realizar durante la feria de Otoño. Lo que me permitió presenciar en los toros a escasos treinta metros de mi esqueleto, como todas las tarde Pepecarlos se tronchaba de la risa en algunos momentos de la corrida y andaba por allí muy dicharachero acompañado por su mujer y sin respetar el dolor del vecindario la Noble pareja
-había más de un herido-
ya que lógicamente esta señora no le dejaba de solateras ni a sol ni a sombra.

Hubo gente que flipó, la justa, pues la situación fue muy sabia y discretamente controlada por la gente de mi entorno, y es ahí precisamente y en el actual boca a boca donde comienza el desprecio personal y taurino hacia un pobre coleta que acabará sin saber dónde meterse. Hijo de puta tal, que al verme entonces por los pasillos de la plaza deambular como un fantasma sin reserva ninguna en mi organismo, preguntó a alguien de mi total confianza con su reconocida flema inglesa, "¿no explota demasiado lo de su sobrino?".

(Fue en aquel tiempo cuando se gestó mi venganza y el afán de conseguirla es lo que me ha salvado del hoyo, vivo para ello, sin conocer por entonces la extraordinaria herramienta de los blogs. Aquellos pasillos de aquella planta infantil de niños inmóviles, recordando las escenas contempladas horas antes que volvían a mi retina del tórtolo y la tórtola en la grada venteña, han sido el motor de esta página).

25 comentarios:

Comecocos dijo...

Opino que siendo lamentable lo de su sobrino, señora Condesa, lo ha explotado demasiado y sigue haciéndolo, como demuestra ahora. Dice en su artículo que se debe intentar no perder la alegría y seguir viviendo tras las cornadas de la vida, pero no predica con el ejemplo.

La sed de venganza no es un sentimiento positivo y nadie tiene la culpa del percance del chaval. Proyectar la lógica frustración de la desgracia en otras personas puede ser comprensible durante cierto tiempo, pero resulta patológico cuando la situación dura más de lo razonable. Es una señal inequívoca de que no se ha superado el trauma y, en el caso de usted, de que no se quiere superar.

Por otro lado habría que escuchar también la versión del presunto donjuanesco caballero.

Comecocos

bruno dijo...

La depresion no es un sentimiento pero una enfermedad sin yeso.

Anónimo dijo...

Sra. Condesa:
Como en los toros division de opiniones, pero yo leyendo su escrito señora Condesa, veo a un tipo que cuando viene mal dadas, se queda al refugio de su Santa. Cuando para mi lo correcto hubiera sido que la hubiera apoyado y ofrecido un brazo donde apoyarse.
Como ya soy un poco mayor, he visto a muchos tipos, pasarselo bien con alguna dama y cuando surgen los problemas, Ahi te quedas, que yo me voy con mi santa esposa.
Personalmente me parece bien que publique esto, así algunos sabemos y entenderemos mejor donde nace las cosas.
La version de caballero (¿?) me la imagina como muchos otros, difamr, difamr y difaar.
Para los mal pensados, que conste r acta que no tengo el placer de conocer personalmente a la Sra. Condesa, solo la conozco por la foto de su explendido libro sobre Manolete.
A sus pies
Salud
El Coronel

Anónimo dijo...

Animo Condesa, la que ha salido ganando con esta ruptura eres tú. El conde (con minúscula) no pinta nada a tu lado, el tiempo pone a cada uno en su sitio.
Un fuerte abrazo para Adrián y su familia.

JCR

Anónimo dijo...

Esto ya no es cuestion
de machismo
ni feminismo,
ni ocho cuartos...

Estamos ante una persona,
mala!


FINA (de Salamanca)

Anónimo dijo...

"En aquella planta infantil de niños inmóviles..."
La quiero, condesa, la quierooooo.....
y compadezca al pobre conde, usted puede.

AFECTADO

Noelia Jiménez dijo...

Tiene usted casta, señora condesa. Y mucha. Por eso puede usted siempre salir triunfante de palos tan duros como los que relata.

La comprendo. Y mucho. Como usted bien dice, el destino ha querido que nos arrancasen las entrañas en el mismo momento y sólo Dios sabe lo duro que ha sido.

Pero, ya se sabe: lo que no mata, hace más fuerte. Y usted es fuerte. Fuerte y con agallas. Y ahora más.

Y al que le pese, que le jodan.

Con perdón.

O sin él.

Noelia Jiménez dijo...

A todo esto: tiene usted un regalito en mi blog.

Besotes.

kaparra dijo...

Buenos dias señora condesa,yo emtiendo que hay que sacar las movidas fuera del tarro,sobre todo si son gordos(lo del sobirinico es muy jebi) y explayarse,los loqueros aconsejan sacar las movidas que pueda tener uno para que la rayada se convierta en algo mas txikito,pero no se obsesione señora condesa con ello que si no esa rayada se le va a convertir en veneno y eso si que es muy txungo e igual ya no se puede parar. Respecto al famoso yo creo que esta uste mejor asi,como la lola esa de barcelona....
Saludos señora condesa,y kaña a Espanha.

Kalikatres dijo...

Sra quien tiene depresion tiene alma, los desalmados jamas la tendran, tendran signos psicoticos, peligros para los demas, pero no para ellos, la filmografia esta llena de ejemplos, pero una depresion provocada por un traicion lo unico que demustra es grandeza de alma y espiritu, se sufre, se cae, te levantas, con el cerebro mas claro si cabe y leña al mono desalmado si te apetece, cuando creen insultarla de verdad Condesa que la engrandecen, y me refiero en general y en especial a las estrofas de mocedades que publico la bestia en su blog, por llamarle de algun modo.

David Valderrama Gutiérrez dijo...

Condesa, OLÉ!

Anónimo dijo...

Comecocos, ¿que yo he explotado qué? ¿me ha oído usted alguna vez hablar de ello? ¿he escrito antes una sola palabra acerca de ese tema? ¿me conoce de algo? ¿quien es usted para decirme que yo he explotado tanto dolor? ¿en nombre de quién habla?

Ahora me dirijo a los demás lectores, ¿por qué estará tan mal vista la venganza en la socidad moderna? Yo recomendaría al personal que leyeran a los Griegos, aunque fuera por encima, como yo, o a Shakespeare, la literatura en si misma es una venganza. Y Ahora vienen los beatos hablando de sentimientos positivos y negativos, ¡qué nivel!
Eso, eso, que nos cuente su versión Pepecarlos es lo que está deseando más de uno (él, no sus portavoces).

Bruno: la depresión es una enfermedad jodida, quien la ha padecido lo sabe.

Coronel: Pepecarlos es un cobarde, el lo dice de sí mismo, lo reconoce, ¿cabe mayor cobardía? Así es, este hombre tuvo que prestarme su apoyo en aquellos momentos, la travesía hubiera sido mucho más llevadera para mí, dar la cara al menos, aunque no me hubiera ayudado, eso como mínimo, yo soy una mujer de las que exijo una explicación, una, sin intermediarios, y luego adiós, cada uno por su camino.

Tienes toda la razón JCR, a veces me pongo en la piel de su querida, o de alguna de sus esposas,
(Dios, lo que yo habre oído de estas tres santas, y ellas de mí)
y puedes creerme si te digo que las compadezco, un hombre así al lado es un peligro para cualquiera.

FINA: Has acertado, es una persona mala. Es un hombre que puede ir todos los días a ver a un enfermo a un hospital, y cuando sale de allí ponerlo a parir diciendo cosas horrorosas en un foro sobre él, para volver al día siguiente a visitarle como si tal cosa. Ya lo demostraré.

AFECTADO: Mucho ánimo y un abrazo fuerte.

Anónimo dijo...

Así fue Noelia, nuestro dolor coincidió en el tiempo, lo compartimos y nos ayudamos mutuamente, inicio de nuestra inquibrantable amistad, querida mía.
Recuerdo aquella conversaciones de noche por teléfono, te esperaba siempre despierta porque me pasaba los días sin hablar con nadie, ambas destrozadas por un cornalón de caballo, ¡cuánta pena pasada!

El regalo me ha encantado, qué grande María Jiménez, un pedazo de tía victima también de otro señorito -que todos conocemos- que la dejó tirada cuando esperaba una niña, que luego tuvo María la desgracia de perder, ¿cabe mayor dolor que sobrevivirle a un hijo? Y ahí la tenemos, siempre con esa dignidad tan grande, María es mucha María, yo la adoro tantas duquelas y sin perder nunca la alegría.

Luego es cachondísima, simpática a tope, y una gran artista. Ella fue la que dijo, "Yo soy Bambino con tetas".

La condesa de Estraza

Anónimo dijo...

Kaparra: aprovecho tu comentario para decir que a mí esto del blog me está resultando terapeútico.
Aconsejo a todo aquel que tenga algo que contar y no sepa cómo ni donde que se monte uno, además, y esto no se lo digas a nadie, detrás de todo esto se encuentra un bonito proyecto profesional.

Kalikatres: Estoy de acuerdo con usted, la depresión es muy creativa, el arte universal está lleno de obras realizadas bajo sus efectos.

David: ole tú.

La condesa de Estraza

Tony Vauxhall dijo...

Me encanta lo que dice Kalikatres: "quien tiene depresion tiene alma". Es tan cierto...

Sen/ora Condesa tambien coincido con usted y Bruno. Se tiene que haber vivido para saber lo duro que es. Es imposible de explicar.

Recuerdo que, en la cumbre de mi "cornalon", la unica luz de futuro que veia, era la de la luz que desprendia el cigarro en mi habitacion a oscuras...
Nunca se me olvidara.

Joe, mirando para atras ahora...como estamos de bien Sen/ora Condesa!! Y sabe algo mas... fuck them all!!

A sus pies always, from rainy London

Anónimo dijo...

Sobre lo que dice Kalikatre de la bajeza que han cometido contra usted con lo del video de Mocedades, convendría que el conde si quiere permanecer en silencio, que permanezca, que está en su derecho y se le respeta.

Pero debería impedir que sus amigos y voceros reaccionaran contra usted de esa forma tan cruel, porque eso no es de hombres ni de caballeros, delegar y utilizar a terceras personas ajenas al asunto para tan viles jugadas contra alguien que, hasta que no se demuestre lo contrario, es víctima de un impresentable y caprichoso señorito.
Saludos y suerte, condesa.
VENTÉÑO

Hitos dijo...

Pues yo me quedo con lo que dices de la venganza, que está mal visto ¿y ser un hijo de puta? eso está bien visto.
De todas formas; tardastes un poco más en salir, eso es todo. Mejor sin él.
Hay males que nos enseñan a relativizar otros. Como es el caso de lo ocurrido al sobrino.
Se me ocurren miles de cosas para decirte pero las voy a resumir en una. Si a ti te hace bien hablar realidades de ese ¿señor? aquí estamos para leerte.

Muchos besos y abrazos de esos empachosinos que dan la familia, pero ricos ricos jajajajajaja

Anónimo dijo...

Me voy a la feria de Burgos ya mismo. Me recogen en minutos para estar presente en esa sartén tontita y tefal del Plantío con un guiso-potaje-verde de payos vegetarianos, tan famosa por el Internet, jo, !que suerte!
Descuiden (y alegría) en cuanto regrese ya les estoy contando lo que he visto y oído en la capital de la morcilla del arroz blanco y cocido.

La condesa de Estraza

KALIKATRES dijo...

Respetadisima Condesa le pido un favor traiga noticias frescas de la gorda Leti-Gosthy o igual tambien usa el alias de Adolfo, mas que nada por sus tendencias bi...p

Anónimo dijo...

¿Como una pedazo de mujer como tu, pudo liarse con un zarrio de hombre como ese? Por Dios, qué asquito...
Ni él podía aspirar a más ni tu a menos.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Kalikatres: Pues sí, traigo noticias, lo que ya no sé es si las noticias son tan frescas.
Un ruego para empezar: me gustaría que en este blog no se hablara de la condición sexual de nadie, el mal en el hombre no se encuentra de cintura para abajo, sino de cintura para arriba.
Pues allí estaba en el hotel Puerta de Burgos la Letighosty haciéndole compañía a Pedro Javier Cáceres, y se ruega que ningún lector haga el mínimo comentario contra el que fuera director del programa de toros de la COPE, hoy en la cuneta, porque es compañero y amigo.
Total, que cuando calculé que el grupo con el que alternaban cogía altura, me levante, y con la femenina disculpa de ir al lavabo, crucé por donde estaban. Ni que decir tiene que Perico en cuanto me vio mua, mua, y "¿qué tal te va la vida, torera?". Pregunta que aproveché a mi favor y le respondí contándole una de las pinceladas de las innumerables que se vienen vertiendo contra mi persona por parte de aficionados indecentes que frecuentan determinados blogs taurinos. Los presentes alucinados y Pedro Javier de nuevo:
"Qué putada, ¿y quién está detrás de eso?" Y con toda tranquilidad, frente a frente de ella, la señalé y di su nombre como una de las urdidoras de semejante barbaridad que algún día me cobraré con creces. La muchacha ésta no sabía donde meterse, y muy nerviosa sólo acertó a decir, "yo no he sido, yo no he sido..."
Luego, mucho más tarde, se me informó que más de un periodista, y más de dos, están locos por encontrarse con esta torpe burgalesa, pues lo que no es normal es que una niñita desde su párvula posición se atreva a insultarnos a unos y a otros con semejante soltura, consagrados los más, como si nos chupáramos el dedo los demás y ella fuera la lista. Pobre, que se dedique a otra cosa porque pienso que en prensa taurina (dificilísima para una mujer) lo tiene ya todo hecho.

Anónimo: A su pregunta sólo puedo contertarle con un porque me engañó, para luego traicionarme de una manera vil. Cuando acepté esta circunstancia, comenzó mi cura, pues fue ahí precisamente donde se basaba mi médico (en que cualquiera puede ser engañado y traicionado de tal manera)y que yo no era una persona especial para que eso no pudiera ocurrirme.
Me da que es usted nuevo en este blog, si acaso se siente bien entre nosotros, vuelva y participe en nuestras conversaciones que estaremos encantados de compartir sus opiniones.

La condesa de Estraza

Anónimo dijo...

Me dirijo a todos: En este blog se suelen editar todos los comentarios, sean a favor o en contra de la que firma, y pruebas hay de que en 'depezon' han salido herejías que venían única y exclusivamente a agredirme. Todos los comentarios, exceptos aquellos que, por estrategia, me interesa conservar archivados e inéditos para cuando llegue el momento utilizarlos en mi defensa. Son pocos, y la mayoría tienen que ver con la Robustiana y sus planes blogueros para destruirme. ¡La Robustina!, ese personaje secreto del que tanto nos queda por hablar.

Así que, como no ando yo hoy domingo a estas horas con demasiados reflejos, he suprimido un mensaje que, en cuanto recibí no pensé editarlo, y sin embargo por equivocación ha salido.
Mi dirijo exclusivamente a Anónimo, pues no lleva nick, para decirle que me ha encantado lo que dice, pero que no acepto su consejo: la venganza es un placer, inmenso, que estoy empezando a descubrir y al que no voy a renunciar. Eso por un lado, por otro, no cejaré en el empeño, un cerdo como el conde de Estradas no debe irse de rositas y es preciso que en cuanto llegue su san Martín aprovechar la incidencia para pegarle una certera cuchillada en su Noble yugular.
¿Por qué me he cepillado su mensaje? Pues porque creo que eres alguien muy cercano a mí vida desde hace muchos años, quizás desde niña, y en el comentario aparecía mi apodo familiar que no deseo que sea haga público más allá de entre nosotros.
Gracias, Anónimo, por tu reflexión final y un beso muy fuerte. Vuelve a visitarnos, que el swing aquí está garantizado.

La condesa de Estraza

KALIKATRES dijo...

No hablo, y muchos menos critico de cintura para abajo a Gosthy-la gorda, simplemente digo que juega a Lolita y coño no es limpio todo lo que parece, machismo nada,ayudar a salir del armario si y con todo respeto. Comprendere Sra. Condesa si no da paso a esta matizacion, haga lo que su leal etica le dicte.

Y a ver si abre los ojos la bestia a su atraccion libida.

La condesa de Estraza dijo...

Kalikatres: pues mi leal ética en este caso se contradice. Por un lado me obliga a públicar todos los comentarios (excepto los de la Robustiana) y por otro a no editar aquellos que se refieran a la libre opción sexual de las personas. Este blog, como todo medio de comunicación serio, tiene su particular libro de estilo, y además aquí se piensa que la maldad de la gente no se localiza en la entrepierna sino un poco más arriba.

La condesa de Estraza