viernes, 10 de octubre de 2014

Bañuelos



 Venía yo observando con detenimiento la ganadería de Antonio Bañuelos, una ganadería que le produce a una mucha curiosidad dado el hábitat en el que se cría, tan diferente. 
Desconfiada servidora de su procedencia, me encendió la bombilla el toro Acelerado, lidiado en Zaragoza hace unos años, toro que por cierto el loberío zaragozano tiró por tierra en aquella por entonces reciente blogosfera por la que circulaban unos tipos y tipas variopintos dominando el territorio, como si el mundo fuera de ellos. 
El inolvidable Acelerado, pólvora y sino que se lo pregunten a Ferrera, que le mató, un retaco de los de aquí estoy yo, menudo era, serio, vareao, paticorto, sin barriga y el jopo al suelo, si se quiere hasta escurrido el toro, con dos escalofriantes wampas mirando al frente, que es como se le dice a la cornamenta en la Argentina, wampas, ¿viste?
Con la corrida de Antonio Bañuelos de este verano en Madrid ya me cosqué yo, esto hay que seguirlo a riesgo de que estemos ante el nuevo Nuñez del Cuvillo y en cuanto metan la nariz los mandamases taurinos en el Páramo de Masa jodan el invento del muy interesante trabajo, y si acaso llegan a anunciar una corrida completa de seis toros de la divisa burgalesa en las arenas cubiertas de la Misericordia y no esa tanga de toros de diferentes ganaderías como se estila ahora, lo mismo hasta canuteo a Nachito Lloret y me presento allí en plan reinona. 
No me cansaré de decirlo, una corrida de consagración la venteña que se les fue enterita a los tres 'matanchines' que la pasaportaron, toros excelentemente bien presentados -¿qué es eso de "bien comidos?"- que como cualidad principal llamaron la atención por su movilidad y su afán de repetir como locomotoras, se iba larguísima, con la fijeza en la pelea con la que sueña todo torero, que sea torero. Eso sí, la corrida salió blanda, con las fuerzas al límite, pero se mantuvo en pie, no se cayó y varios toros se vinieron arriba sin acordarse, como está mandao en todo bicho bravo con ganas de guerra.
No vi la corrida por televisión ayer tarde ni la voy a ver en ningún otro momento, pero llegan noticias de otro toro de Antonio Bañuelos corrido también en Zaragoza en el encierro de remiendos en el que anunció ayer en solitario Daniel Luque, que quiere coles el de Gerena, hablándome maravillas del toro. Advirtiéndose que informa gente nada sospechosa, ni ramplona,¡peste de flojos!, coincidiendo por completo con la siempre fiable opinión del gran Barquerito, del cual cual copio el párrafo en el que describe al toro y les enlazo su crónica de hoy:
"El toro de la tarde fue el primero de los seis. De Bañuelos. De los célebres “toros del frío”. Cara de bueno, bajo de agujas, un ratón, un relámpago, un trueno, rayo incesante, vértigo de bravo, entrega sin condiciones, nobleza, fijeza, largo recorrido, galopes de ida y vuelta. No paró de atacar. Primero, el gateo ligero de los bravos. Después de picado –puyazo corrido, tomado por libre, salida fantástica, el morro por el suelo-, ya había roto  el toro en son mayor. Un tren. Las manos cortas, redondito. 490 kilos. No faltaba ni sobraba ninguno. Seriedad en la cara: astifino, remangado y apretado. Castaño y no colorado. Un dije".

7 comentarios:

David Valderrama Gutiérrez dijo...

Ganaderia para no perderse. Esta temporada lidio un gran toro en Palencia, "Farandulero". Abrazo Condesa.
@davalderrama

La condesa de Estraza dijo...

Qué alegría de volver a verte por aquí, David Valderrama, viejo amigo, con mi agradecimiento por el dato que nos aportas sobre el toro Farandurelo, cuya existencia desconocía.
Sabrás igual que yo el bache tan profundo que pasó años atrás la vacada de Antonio Bañuelos, pura mierda los toros del frío, pues ahí tienes ahora una ganadería que parece dar síntomas de verdadera recuperación. Algo importantísimo para mí, por eso ando pendiente de ella como de pocas otras pues me llama mucho la atención el valioso trabajo del ganadero al convertir una divisa prácticamente desahuciada en otra como la que estamos viendo.
Bs.

La condesa de Estraza

jose antonio dijo...

El toro de Bañuelos que lidió Ferrera en Zaragoza y que ciertamente fue bravísimo se llamaba ACELERADO (un punto más que conducido, jeje)

La condesa de Estraza dijo...

Tiene usted toda la razón, José Antonio, no sé que pudo pasar para poner Conducido por Acelerado pues yo escribí mucho -y bien- de ese toro y debería tener su nombre perfectamente fijado en la sesera.
Gracias por el apunte y en cuanto se pueda se corregirá el error en el texto de la entrada.

La condesa de Estraza

Anónimo dijo...

Condesa, al leer el artículo te iba a decir que ese no era el nombre del toro pero veo que ya se me han adelantado. Tuve oportunidad de ver la faena en vídeo y ¡vaya manera de embestir!

Besos, Riofrío

La condesa de Estraza dijo...

Así es, Río, se adelantó otro lector, advirtiéndomelo, que firma José Antonio: os lo agradezco a los dos.
No sé que pudo pasar, ya digo, cuando ese toro lo tengo yo fijado en la memoria como pocos otros.
Bs, Brando, y feliz invierno, jijí, hoy que termina la temporada venteña.

La condesa de Estraza

el Chulo dijo...

para el coro, con tanto hielo son toros "gin tonic"!besos guapai