lunes, 18 de octubre de 2010

La condesa, por Alfonso Navalón


Carmen la Timbalera

Hay que echarle un par de ovarios para recoger un premio de 'La Gaceta' y escuchar todos los piropos del discurso agarradita al brazo de esta bestia negra de TRIBUNA. Pero así es la vida, aunque algunos no quieran entenderlo. Carmen Esteban fue a recoger la hermosa estatuilla de Teyo y cuando empezó la solemnidad me sorprendió charlando de maldades con el presidente de las Cortes castellanas. Apenas hace un mes que desde estas páginas, descargaba una filípica arremetiendo contra el equipo taurino de Íñigo y esa fiera de Carmen viene con la querencia de las corderas a tragarse los nervios de la emoción para sentir a mi vera el calor del amigo viejo. Y cuando sube al estrado proclama que soy su maestro. Y no pasó nada. Porque ésta es la grandeza del periodismo. Podemos andar a la greña todo el año pero a la hora de la verdad lo que manda es el corazón. Y estos gestos de público cariño que uno recibe de vez en cuando tienen una emoción especial cuando te los dedica una criatura adorablemente perversa como Carmen. Y Carmen subió a echar su discurso de gratitud a las glosas de Pepe Ledesma, con esa gracia tan suya, con el valor de una mujer de rompe y rasga que ha roto moldes en el pacato comedimiento de la crónica provinciana. Subió entre la admiración de unos y el escándalo de otros. De los que se rasgaban las vestiduras por proclamar mejor cronista de la feria a una hembra cheli que no escribe de toros ni de toreros en el ruedo, que no juzga la bravura del toro de Valdefresno ni la faena de Andrés Sánchez. Pero allí estaba la faraona del periodismo taurino con su fibra de escritora del desgarro, la ironía, la ternura y el sarcasmo de víbora de la noche que le sale para ridiculizar a las que van por la vida de floreros. Y allí estábamos los cabales de sus devociones. No podían faltar los gitanos, como un contraste bravío entre los políticos y los terratenientes, porque esta mujer ha sentido como nadie el embrujo del bronce y su vida está llena de noches en blanco sorbiendo gozosa el misterio de una raza maldita y genial. Estuve en la ceremonia del Meliá Horus porque éste es un premio singular dedicado al gremio pintoresco de los que entretenemos al público desde los periódicos. Y Carmen no podía pasar desapercibida a la sensibilidad del jurado para que este año tuviera el toque picante de la polémica, entre la indignación de los clásicos del pase de pecho y la devoción de los que se rinden ante el periodismo de raza. Y dentro de esta raza Carmen tiene una apasionante biografía. Que no ha hecho más que empezar. Estuve allí a paso de banderillas porque tenía el compromiso de una cena más sosegada donde otra Carmen nos había preparado un arroz con liebre y unas perdices estofadas. Me enteré del suceso a última hora cuando ya habíamos consumado la travesura de ir a la finca de un amigo al furtiveo de cazar antes que se abriera la veda. A mí esto de la caza no me gusta mucho. Pero el furtiveo es algo apasionante. Y no iba a dejar pasar la ocasión. Allí quedaron la plana mayor de 'La Gaceta' sorprendidos una vez más que la amistad y la competencia pueden ir de la mano. Y estando tan reciente el varapalo no pasó nada. Aunque a más de uno se le pasó por la cabeza eso de que "si tuviéramos a Carmen y Navalón juntos, acabábamos con el cuadro". Pero así están las cosas y en la nobleza de la rivalidad el que sale ganando es el público. Así se reparten los amores como repartí los canapés del Meliá con la intimidad del arroz con liebre.
Y conste que Carmen Esteban tiene mucho de liebre.
Momento presumido por mi parte dedicado a un perro que atosiga en la entrada anterior, y en la anterior, y que firma el perro como "Uno que le gustaría ser del Lobby". 

19 comentarios:

EL CABALLERO NEGRO dijo...

Querida Condes olé por sui don de la oportunidad, era preciso remover la memoria y recordar quien es Vd. y lo ha sabido hacer en el monto justo y oportuno, no cuando las vacas sagradas la acosaban, la vilipendiaban a sueldo de un cobarde aristocrata, ahi se defendio con sus mismas armas, dando el pecho, mostrando los ovarios, con barriobajerismo si hacia falta, que la hacia, pues ellos son especialistas en esto y derrotandolos como lo ha derrotado, permitame usar el hemos, totalmente. Ahora cuando usan a los imbeciles es el momento de demostrar la grandeza de toda una vida dando la cara y lo que hiciera falta en defensa de unas creencias basadas en la verdad.

La condesa de Estraza dijo...

Por supuesto, Caballero, el 'hemos' tras la clarísima derrota de estos delincuentes de pacotilla, es de obligado uso.
Ante aquella tremebunda soledad, yo no hubiera conseguido acabar con ellos si no es gracias a su compresión, a su hombría de señor de una pieza, a aquella alianza que sin conocernos y sin ser pactada, establecimos.
Nunca le estaré lo suficientemente agradecida, Carlos, sabe que me tendrá eternamente a su disposición para todo aquello que usted pueda necesitar de mi persona... y de los míos.

La condesa de Estraza

Anónimo dijo...

Sensacional artículo Condesa. Cuántos quisieran que, una de las mejores plumas de la historia de la tauromaquia, hablaran así de ellos.

Saludos, Riofrío.

David Valderrama Gutiérrez dijo...

Como me alegra releer este artículo sobre usted Condesa! Oléééééééééééééééééééééééé´...!!!

berrendita dijo...

Alfonso Navalón GRANDE, grandísimo, inabarcable, eterno. Y tú, Condesa, dichosa, afortunada, privilegiada, amiga. De esas guerras que traes a este blog ni sé ni entiendo, pero siempre estaré a vuestro lado: al de Alfonso, que ya es eterno, que ya está al otro lado de la vida, y de tí, que te vistes por los pies y llevas en la piel la sabiduría de la vida, del flamenco, de la poesía y de los toros.

Un beso, timbalera. :)

Abonado intranquilo dijo...

He extraído de su propio post, éste párrafo “Podemos andar a la greña todo el año pero a la hora de la verdad lo que manda es el corazón”.
Me ha encantado y entiendo que lo podríamos poner en práctica actualmente todos los que invertimos tiempo en la blogosfera, entender las palabras del gran Navalon y dejarnos de mirar al ombligo.

ludo dijo...

grande, Navalon y grande, nuestra Condesa.
"que me lo tienes que dar
y era el tacón de la bota
y era para taconear"
(por alegrias, claro)
un , que digo ! un puñal! de besos.

ludo

Judas Iscariote dijo...

Muchos de los nuevos, que han venido a pontificar, sobre toros gracias a esto de internet, nunca
la perdonaran a la señora condesa, que un señor como Alfonso, al que ellos dicen alabar, escribiera este
articulo sobre Carmen y que Carmen cada vez que escribe, demuestre que es la más pura heredera del estilo de uno de los critico taurinos que más han influido en los aficionados de verdad.
Por esa envidia cochina, siguen atancando a esta mujer.
¡ Adelante Carmen !

La condesa de Estraza dijo...

Intervención a paso de banderillas, recordando a la audiencia que esta entrada, así como las dos anteriores, calentita una de ellas, pero calentita de verdad pues material apalancado tengo para arrasar, serán contestadas debidamente en cuanto el trabajo, de pago, lo permita.
Me dirijo a todos los navaloneros y siguiendo el hilo de Abonado Intranquilo, que se ha quedado nuestro amigo con una frase del texto de Alfonso que es todo un mensaje, para decir que esta joya de pieza que tuve la suerte de que uno de mis maestro me dedicara y recordando que ha dormido mucho tiempo en el joyero de mi corazón, está aqui para darle en las narices a "Uno que le gustaría ser del Lobby" y que me llama presumida el angelito. ¿Presumida la que firma? A este le falta un tornillo...
Al 'contenío', que quería yo advertirles de la cantidad de clave que da el autor en este texto, como siempre ocurre en el gran escritor, pero sobre todo una de ellas es para que todos aquellos que le recordamos nos pusiéramos a meditar.
Y es cuando dice, gamberro, acusándose a sí mismo, que llega al acto del Melia Horus procedente de saltarse las leyes del coto a la torera practicando clandestino el furtiveo.
Ahí lo tienen, torero hasta en la caza, acusándose a sí mismo de un delito, penado, como hizo cuando desde televisión dijo que él afeitaba los toros, ¿cabe mayor impunidad? Es como si el atracador de bancos desde un medio semejante confesara que él atraca bancos y el atracador de bancos saliera del plató tan campante, sin ser trincado por la Autoridad y, esposado, conducido a la perrera.
Valiente Alfonso Navalón hasta el final, dando ejemplo a todos los que nos formamos a su lado, auto acusación que le valió la antipatía y persecución de la cúpula del Lobby -por motivos ajenos al toro- haciéndole un poco más triste los últimos días a aquel que fue el mejor cronista de toros de todos los tiempos. Ídolo de la afición de la plaza de Madrid, la verdadera, no de la gentuza del Lobby, sede la Asociación el Toro de Madrid, digo de Salamanca, con sede a su vez en Casa Patas, que impidieron el homenaje de reconocimiento forever que el gran periodista charro merece.
Abella, saludado Abella, ¡hay que ver!, a ver si te echas la muleta a la mano izquierda ahora que vas en loor de multitudes a recoger un premio a Salamanca, y comenzamos a poner el nombre de Alfonso Navalón Grande allí donde corresponde.

La condesa de Estraza

un aficionado dijo...

Miente usted cuando dice que los de A. el toro tenian mania al maestro, ya vale señora, descargue su odio con ellos como quiera, pero sin mentir, que ALFONSO no es solo de su propiedad.

La condesa de Estraza dijo...

Firme valiente, dé la cara, sobón, trolero, que firma como 'Un aficionado', yo no he dicho que los de la Asociación el Toro de Madrid, digo de Salamanca, le tuvieran manía a Alfonso Navalón. Sí digo que desde esa decrépita asociación de decrépita junta directiva a la que usted tiene todo la pinta de pertenece (por favor, que nadie entienda que vapuleo a las bases: si quedan) se le pusieron palos a las ruedas del carro para organizarle un homenaje al escritor charro, y eso es historia, lo quiera usted reconocer o no.
Miren los demás cómo son las cosas, me tiran por tierra diciéndo que soy presumida, ¡!, después de despellejarme y de patear mi reputación y mi honor muy rubustiana y cherrijanamente hablando, voy y presumo tirando de la joya navalonera que si tiro de otras ya es que se le funden los plomos a la Internet, y estas mierdas desde el anonimato no tienen otra cosa ya que decirme que Alfonso no es de mi propiedad.
Oiga usted, y oigan los suyos, no hay blog en el que haya salido y haya sido utilizado menos el nombre de aquel que fue mi auténtico amigo y maestro, que en éste, estúpidos, que son ustedes unos estúpidos, al descubierto, rechifla actual de múchísima gente que gracias a mi tesón y a la defensa de mi honor que me impuse, está en el ajo esa gente entendiendo a día de hoy de que nos encontramos ante unos aúténticos sinvergüenzas, que sin embargo van dando lecciones de ética y de moral: majadero.

La condesa de Estraza

La condesa de Estraza dijo...

Perdón por la ortografía no sea que ande por aquí el perro Opsen, sonetero bananero y uno de los tipos más siniestros que circuló por la Internet de toros, pero es que se me ha colado una 'h' donde no debía colarse, así como me imagino que algún que otro gazapo, que no liebre, por lo tanto si lo encuentran le saluden de mi parte con mucho gusto y una zanahoria de paso tampoco estaría mal.

La condesa de Estraza

Anónimo dijo...

Si a mí me escribe eso Navalón, me muero de la satisfacción sin acabar de leer el artículo.
Lo que se le tenía a Navalón, como se le tiene en este puto país a todo el que no es imbécil, es mucha envidia. Porque decía lo que pensaba, porque se pasaba a todo dios por el arco y sobre todo porque tenía una cabeza y una pluma como no ha vuelto a tener nadie más en esto. Y señora mía, en este país solo se perdona y se dice admirar a los tontos.
Ojalá y usted y yo, algún día, seamos (fíjese lo mala que es la envidia y lo tontos que son los envidiosos que hasta a alguien tan insignificante como yo, le salpica)
todavía más envidiadas de lo que ya somos. Y no le digo desde que ciudad le escribo, porque luego todo se sabe.
No le digo más.
(sólo "y punto".)
Un beso enorme y a ver si el reencuentro no es ocasional y empezamos a hacer algo juntas.

EL CABALLERO NEGRO dijo...

Negar que la Asociación el Toro de Madrid y por ende el Lobby boicotearon a Alfonso Navalon ya en vida de este, y despues de su fallecimiento impidiendo el merecido homenaje que le debe la Afición de Madrid, es mentir falazmente, y lo digo que en estos momentos por inocencia formaba parte de la Ssociación el Toro de Madrid y tenia amistad aunque sin saberlo con la cupula del Lobby.


A Alfonso Navalon en la ASociacion el Toro y la gentuza del Lobby no le llamaba por su nombre se referian a el como "el afeitador" siempre, excepto cuando se lo encontraban que como buenos cobardes falsarios se deshacian en elegios con el, lo afirmo, lo juro y lo prejuro porque lo vivi y vi en infinidad de ocasiones con esos ojos y orejas con los que la naturaleza me ha dotado.

Que facil es mentir y huir de las responsabilidades generadas por los propios actos.

Concretamente en el boicot al homenaje en las Ventas y la correspondiente colocación de la losilla dirigio la maniobra Martin Ruiz Garate "Bastonito# por el lobby y el Presidente de la Asociación el toro por ella, acompañados de su correswpondientes seguidores y en doble papel Lobby y Asociación el Conde de Estrada.

Anónimo dijo...

Pueden mas dos tetas,
que un par de carretas.

Con mis respetos,Sra.Condesa,
por si me considera machista.

Anónimo dijo...

Me gustaría saber, si Vd. fuera tan amable, la fecha del impresionante texto de D. Alfonso que publica y si fuera posible algún detalle más, del mismo.

Confío en su buen hacer, la saluda atentamente.

Ignacio C.
(estudiante de periodismo y lector universitario de la obra del GRANDE)

el chulo dijo...

que lujo tener tal pedezo de amigo condesa querida!

Anónimo dijo...

Estimada Condesa, por lo que representó y seguirá representando don Alfonso, felicitaciones desde la Peña del Tendido 10 de Acho-Perú.

Pocho Paccini

La condesa de Estraza dijo...

Gracias por su visita, Pocho Paccini, y bienvenidos todos ustedes a esta casa que acogerá a la afición peruana con especial cariño.
En cuanto tenga a mi informático de cabecera a mano para que me eche una ídem, les incluiré en la lista de sitios recomendados por este blog, y en mi próxima visita a su página les dejaré un saludo.

La condesa de Estraza