miércoles, 29 de septiembre de 2010

Recordando a Pepe Boloix

De Granada, uno de los personajes más peculiares que he conocido y una como Ramón sólo colecciona monstruos, escritor que enredaba con la escultura, cronista de toros, pintor que pintó a Dolores Campos, la Mara, gitana malagueña afincada en Salamanca desde su mocedad, fue torero de valor apoderado nada más y nada menos que por otro irrepetible: Dámaso Gómez.
De izquierda, rojo de la vieja guardia que practicaba su ideología con la vocación de un monje y pilar del Partido Comunista, ilidiable por un lado, pastueño por otro, imprescindible paseante del centro de Madrid por donde te lo encontrabas bufando, libro bajo el sobaco como si fuera un sabio griego de la Grecia clásica. Alegre como pocos de carcajada trueno, no puedo precisar cuándo y dónde conocí a José Boloix, lo cual significa que le conocería de toda la vida aunque fue gracias a su loro Landelino Lavilla, que lo dejaba en mi casa cuando se iba de viaje a mi cuidado, por lo que nos hicimos amigos hasta su muerte.
Siempre le tuve como un maestro pues me enseñó muchísimo, de Manolete, de su toque, del invisible toque que con el dedo índice le daba Manolete al palillo de su muleta, y una noche me dibujó en la servilleta de un café el toreo en ocho, que conservo. Me descubrió la deslumbrante personalidad de mi admirada Terele Pávez, de la que era amigo y al único ser que yo creo que Boloix le tenía miedo, y a Boloix le debo la mejor imagen escrita que la que firma ha leído jamás, made in Alfonso Navalón, que le tenía una tirria el de Fuentes de Oñoro lógicamente que no le podía ni ver.
Murió tal día como hoy, así que les cuento una anécdota que hace ya mucho años me contó, grandiosa, únicamente para muy buenos aficionados pues tiene miga, y que me apetece compartirla con ustedes en su recuerdo.
Decía que se encontraron una vez Lagartijo y Frascuelo, ya de viejos, y va Lagartijo y le pregunta a Salvador:
-Oye, Salvador, ¿tú crees que los toros que hemos matado lo recordarán y nos pedirán cuentas en la otra vida?
-Si
-¿Y al Guerra?
-A ese, no, porque a ese no le han visto.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

http://www.elpais.com/articulo/ultima/GALLOSO/_JOSE_LUIS/ROBLES/_JULIO/LINARES/_SEBASTIAN_PALOMO/MADRID_/MUNICIPIO/MADRID/COMUNISMO/elpepiult/19790622elpepiult_2/Tes



PC

Judas Iscariote dijo...

Si es asi, muchas de las figuras actuales podrán descansar en paz.
Y por desgracia muchos de los que no han llegado a figura y que solo les han dejado matar toros de verdad, lo seguiran pasando mal en le más alla.

La condesa de Estraza dijo...

PC, no entiendo adonde nos manda usted, de todos modos gracias por su visita.

Jo, Judas, qué gran aficionado eres y como pillas en una época en la que la gente aficionada más joven, que va de chanar, no sabe ni a tocino aunque la unten. Aunque estoy segura de que te habrá pasado como a mí cuando Boloix me contó la anécdota, que estuve un buen rato moviendo la cavilosa que es al fin y al cabo de lo que se trata.
La anécdota va tal y cual como yo la oí, pero pensé al escribir el texto, alargar un poquitín la frase final de Frascuelo para mayor entendimiento del público en general.
No pasa nada, vamos a dejarla así y si eso más tarde la retocamos.

La condesa de Estraza

el chulo dijo...

oye condesa, que color mas bello el rojo, de la sangre vertida que nunca se aseca. igual la esperanza!

hasta pronto en este madrid tuyo, guapa!

un beso desde dax

angela dijo...

Hola Condesa,
sospechaba q algo pasaba...había echado de menos las llamadas de Pepe en las que siempre me hacía reír (cuando le preguntaba y tú cómo estás, la respuesta solía ser. "cada vez más guapo") y se me escondía en un montón de bromas de las suyas...hasta q conseguía hacerme decir como estaba yo... Le llamé varias veces a los múltiples números q tenía grabados y nunca tuve respuesta...Cuando en Diciembre no llamó para tomarme el pelo con lo mal que hablábamos los de León (sabía q en esas fechas yo estaba por allí), volví a intentarlo y pensé que ...algo tenía que pasar. Pero no sabía a quien preguntar...
Hoy me he vuelto a acordar ... iba a volver a llamar y me ha ocurrido entrar en el puto google...Ojála no fuera él, ojála hubiera otro Pepe Boloix granino, torero, maestro y...del PC. Pero por lo que cuentas ... si no es, se le parecería mucho.
Esta noche cuando vuelva a casa, buscare ese libro (editado por obra social caja madrid y con un título parecido a "historias de las fotografias") donde se publicaba un cuento suyo... el único que yo sepa. Sospecho q tenía mucho mas escrito...¿Alguien sabe algo? Me encantaría leerlo. Siempre le decía "escribe Pepe, escribe..." y el se me iba por los cerros de mil historias (q afortunada fuí...) y escondía el dolor en sus bromas. Nunca supe de donde venía ese dolor, ni en que plaza le habían dado las cornadas. Tampoco se lo pregunté pero, siempre supe que era un hombre herido.
Pepe, quiero que todo el mundo que te haya conocido vea que, con estas palabras, te estoy dando un gran abrazo.
angela

Marisol dijo...

Conocí a Pepe en Salamanca el año en que los dos cumplimos veintiuno. Él se iba a la mili y yo pasé a ocupar el garito que él dejaba libre. Lo cual es mucho decir, porque más que libre, estaba abarrotado. Me pidió el favor de enviar todas sus cosas a Granada. Entre ellas había un rabo de toro. Con el estoque me quedé, porque era necesario para abrir el ventanuco a la altura del techo.
Años más tarde fuimos casi vecinos en Madrid, cuando, durante más de un año, estuvo levantando lo que finalmente fue el Zacatín. Un día,en plenas obras, encontré todo cerrado y la puerta de entrada manchada de tizne. ¡Lo ha quemado!, pensé. Todavía me parece oír sus carcajadas cuando se lo conté. Y él lo recordaba con frecuencia cuando nos veíamos. Se sentía reconocido en mi suposición. Y eso era como un basamento de nuestra amistad. No voy a olvidar fácilmente esa manera de reír suya que podía pasar en un momento de la carcajada explosiva a la expresión más seria y a la frase en voz baja, dicha casi como para sí mismo. Nunca he conocido a alguien en quien lo terrible y la delicadeza estuvieran tan fundidos. Le voy a echar de menos.

Eddie Boloix dijo...

Querido Tipo Pepe, Hermano de mi Padre Federico y mi Gran Tia Lula.
Sangre divina gente muy queridas. Conozi a mi tio una vez, lamentablemente, en Miami. Me recuerdo una visita a la panaderia local qual el probo varios panes y dulces mientras mi hermana,Ely,y yo estabamos carcajando incontrolblemente...Tio Pepe hera un gran Tio cual el amor suyo illumbro nuestras vidas con las muchas llamadas y cuentos de su vida..Viva Boloix....mi padre tambien super querido esta en el cielo brindando con su hermano el amor de Nuestro Senor...

Eddie Boloix
eddieboloix@ymail.com

Rosa-bol dijo...

Creo que el Sr. Eddie se ha debido confundir de tio, soy hermana de Pepe, que era el mayor de ocho hermanos, y que yo sepa no hay ningún Federico, ni creo que haya ido a Miami a visitar a una fantasmal familia. Me llevaba 14 años, asi que mis primeros recuerdos son de él marchándose de casa con los aparejos de "maletilla" para torear, y a mi madre intentando retenerle para que acabara sus estudios de maestro. Tenía un gran talento como pintor, y en las pocas ocasiones en que pude conversar con él, ya de mayor, no me cabe duda alguna de que también lo tenía de escritor -siendo un gran lector, con esa biblioteca kilométrica que fue acumulando-, y también como maestro, ¡solo habia que pillarle de humor!-. Durante muchos años se hacía caer por navidades, aunque llamaba con frecuencia a mi madre para decirle "sin novedad", con su tono de mofa/ogro habitual. Creo que la bloggera Angela acierta de lleno, le tocó lidiar de chico con un clan paterno terrorífico, por lo que decidió tan jovencillo poner tierra de por medio para no ver sufrir a mi madre, aunque prolongó tanto el exilio que, una vez desaparecido el conflicto, tenia ya sus raices repartidas por ahí. Desde el año 2005 volvió a aparecer con alguna asiduidad, queria venirse a vivir al sur, pero no se decidía, hasta que un dia me llamaron sus amigos para decir qeu no respondía a las llamadas.
Queria agradecerles las amables palabras sobre él en este blog. Mis más cordiales saludos.

Angela dijo...

Soy "la angela" de un comentario anterior. Me he vuelto a acordar de Pepe y al asomarme de nuevo a la red he visto el comentario de Rosa.

Rosa: supongo que tienes el cuento de Pepe "Sabañón" (publicado en un recopilatorio de cuentos editado por la antigua obra social de Caja Madrid). Es un cuento maravilloso. Una explicación de la plusvalía desde las entrañas. La que nunca se impartiría en el ESADE de Urdangarín y Solana. Con el humor y la sabiduría de Pepe.

Si no lo tenéis, lo he escaneado y tengo en pdf. Puedo hacerlo llegar de algún modo o se lo envio a al autora del blog.

Saludos,
angela