martes, 4 de noviembre de 2008

Del Pentagrama al Rastro

Este post es un post fallido ya que a la hora de ponerme a escribir he recibido una llamada de sacrosanto trabajo y debo salir de casa echando leches mucho tiempo antes de lo previsto.
Se trataba de hablar de la Movida madrileña, de la que queda tanto toreramente por decir. Del Pentagrama al Rastro, o sea de la noche al día, de oca a oca y tiro porque me toca pasando por el laberinto del King Creole, a tiro de piedra nada más cruzar la acera justo en la esquina de enfrente de la calle de la Palma, menos popero el garito de Paco Águila pero más rocker.
De la fotografía de lo que pasó allí por entonces y del varipinto personal retratado se ocuparon Pablo y Luis Pérez Mínguez
-mejor fotógrafo Luis que su hermano para mi gusto-
y, cómo no, Alberto García Alix, imprescindible elemento que formaba parte del paisaje urbano madrileño más cañí a bordo siempre de su inconfundible Harley Davidson con una tía buena montada encima de su espalda tatuada por costumbre.
Tiempos de la Cascorro Factory, de donde mi plas Chiqui Abril sacó un día a este Keith Richard de León y le colgó la primera exposición en su ya mítica galería "Buades", local inolvidable que lanzó a un 'ganao' de imposible clasificación, llegando a colocar a más de una docena de nombres figura en las artes de vanguardia tanto nacionales como internacionales.
Ya de vuelta de casi todo, Alberto inaugura hoy la última muestra de su trabajo último, dentro de un rato como aquel que dice, 20.00 horas, en el Museo de Arte Reina Sofía de la capital.
Allí estaremos.

Foto de Alberto García Alix para la portada del disco Patende de Corso, de Jaime Urrutia, realizada en la plaza de Toros de Madrid.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Condesa, me alegra ver a Jaime Urrutia en tu página. Aparte de que me gustase su grupo, Gabinete Caligari, Jaime es un buen aficionado a la fiesta y al que de vez en cuando se le puede ver en Las Ventas.

Cómo no recordar aquellas palabras que todos habremos oído en alguna discoteca:
"Tenía querencia a la barra
y tuve que tomar tres puyazos de ron
para sacarte a los medios
con el beneplácito de la afición
que con olés me animaba
mientras me arrimaba a tan brava actuación"

JCR

Fernando dijo...

¡Qué recuerdos los del King Creole!
¡Cuántas noches! ¡Qué jóvenes! Me queda el consuelo de haber peregrinado el verano pasado a Memphis. Como una promesa. Como un jubileo. O tal vez intentando reencontrar el King Creole en Beale Street. Saludos.

Judas Iscariote dijo...

Ese Cd lo tengo en mi casita, además de todos los de Gabinete Caligari. Da gusto ver a jaime por las Ventas y como después de la corrida de turno va a los bares aledaños a tomarse su consumición y a comentar la corrida como aficionado.

Anónimo dijo...

Qué ha pasado en La Gaceta?

Anónimo dijo...

Qué pasó en La Gaceta?

Anónimo dijo...

me encanta urrutia!

es muy chulo el inicio de su disco enjoy! qye empieza con el pasodoble Gallito, si no me falla la memoria.

Un saludo, Sra Condesa

Andrés de Cáceres

La condesa de Estraza dijo...

JCR: Todos los hermanos Urrutia son extraordinarios aficionados desde que eran niños ya que su padre, don Julio, fue un afamado cronista de toros.
Quizás la más apasionada sea Paloma -unica entre tantos varones-mi querida amiga y la auténtica chica Caligari.

Fernando, bua, Memphis, cómo debe ser aquello, aquello debe oler a rockanroll y a mestizaje, y saber a tardes sesenteras con azules zapatos de gamuza azul brincando en cualquier pista.

Así es Judas Iscariote, Jaime no se limita como otras celebridades en ver la corrida y luego salir de najas. Su caso es de esos de los que se implica y frecuentan sus garitos antes y después del festejo.
Aunque en temporada picotea por varios tendidos con Jorge Laverón, Pepe Suárez Inclán, Pepe Campos y otras hierbas, en ferias le controlo a diario pues tiene su abono detrás de mí, dos filas más arriba justamente.

Anónimo, ¿qué ha pasado en La Gaceta?, ¿algo grave?, a ver si llamo mañana y pregunto.
Ande, identifíquese o déjeme en paz, ¿quien es usted para hacerme preguntas desde el anonimato?

Saludos, Andrés de Cáceres, que me da verguenza tenerte tan abandonado, camarada.
¿Cómo te va? Cuenta, que sabes que te tengo especial cariño.

La condesa de Estraza