viernes, 3 de octubre de 2008

Columna social (1ª de feria)


Apreté el paso al salir de tubo, había junado a lo lejos un grupito conversando y, como se acercaba la hora de entrar a la plaza, no quería que se dehiciera antes de que llegará yo a meter baza. Si alguien ha tratado mal en prensa a Pilar González del Valle, marquesa de la Vega de Anzo, siempre en su condición de aficionada, esa soy yo. Pero coincidí este invierno con ella en un sarao que le daban a Talavante las fuerzas vivas de Colmenarejo, ¡qué noche la de aquel día!, y Pilar se dirigió a mí y me pidió unos minutos porque deseaba hablar conmigo. Concedidos, nos dimos un abrazo, casta y figura por ambas partes, y hasta hoy, que aprovecho la ocasión para repetir que el Consejo Taurino de la CAM es una puta mierda apolillada, facha, inutil, inculto y demodé.
Con Pilar Vega de Anzo estaba Carlos Abella, amigo de la que firma desde los últimos años setenta y compañero de batallas inenarrables, al que de nuevo aprovecho la ocasión para decirle que el Consejo Taurina de la CAM, del que el escritor catalán forma parte decisiva, es una puta mierda apolillada, facha, inutil, inculto y demodé.
Con ellos Rosa Jiménez Cano y el siempre afable Niño de Las Ventas, más Javier Torear.
Llegué a tiempo de pillarlos en animada charla y, llevándome la contra, me metí por medio y le di descaradamente la espalda a Javier, intentándolo apartar del grupo. Pero Javier no pilló el lance y, ante mi sorpresa, me tendió la mano para saludar, negándole mi persona ante los testigos mencionados cualquier oportunidad de hacerlo. Y rogándole de paso allí y aquí que nunca más en la vida se le vuelva ocurrir siquiera aprobar mi presencia en cualquier sitio aunque sea con un leve y simpático movimiento de cabeza.
Aúpa, the Rosco, la voz, y le paro porque quiero sondear el ambiente de allá donde se cruza los caminos. Hombre, señor y tío, Faustino que iba de docente nos presentó al niño aficionado Jorge Arias
-buen maestro,chaval-
con estas palabras sacadas de lo más profundo de su ronquera,
"Mira, te presento a dos periodistas, que fueron amigas nuestras".
Y lo somos, jajaja, así que tras dejar al único hombre honesto y honrado, pura veta, que conozco de todo el graderío séptimo, Rosa encaloma la escalera rumbo al tendido alto y yo caigo en la gusanera del bar del "1", nido de potentados con mucho poderío. Veo pasar a don Miguel Flores, "por Dios, quítame el don de una vez", imposible, no me sale, adiós, don Camborio.
Por financieros, condes, duques y marqueses soy recibida con un "consejo dimisión ¡¡¡ya!!!, guasona siempre la Nobleza, en alusión a la foto de Pepecarlos que ilustraba nuestra entrada titulada "Conferencia de la CAM".
Y es que no vean ustedes si está empapado el personal de alcurnia acerca del loberío que circula por la redbull, da miedo, y se habla de las pancartas, y doy mi opinión, y pillo la nula preocupación que tienen los políticos madrileños responsables de Las Ventas al respecto de semejante gilipollez tan burdamente organizada.
Fin por hoy, aunque las negritas ya las llevo retrasadas, con dos noticias sociales de alcance. Ha fallecido Juan Fernando de la Serna, nuestro compañero de localidad en la grada desde hace más de un cuarto de siglo. Sobrino carnal del legendario Victoriano de la Serna, Juan Fernando, un extraordinario aficionado como ustedes comprenderán, era hijo de Ramón, que fue novillero, y primo hermano de Peñuca, madre de Vicente Zabala, y primo hermano así mismo de Javier, padre de César de la Serna, casado con mi hermana Olga Adeva: o sea el gotha torero del Madrid artístico más legendario.
La otra noticia tiene que ver con José Luis Suárez-Guanes, conde del Valle de Pendueles, pues ayer por primera vez en su vida, tras sesenta temporadas ininterrumpidas vistas completas en la Monumental, se salió, nos salimos, tras la muerte del cuarto novillo porque no podíamos soportar ni un minuto más el indecente espectáculo que estábamos viendo.
.
La perla del día:
Su fama de gafe aumenta, lagarto, lagarto, se acrecienta, salta fronteras. ¿Qué titular de la sección de toros de un diario madrileño, tras saludar al cenizo saliendo de la plaza de Valladolid durante su feria, le dio a un botón del ordenador y perdió forever la crónica del día sin haberla entregado aún al periódico?
.
(foto: Rosa Jiménez Cano)

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Ud. Sra. Condesa se da un pote como una taurina más, forma parte del entramado formal del taurineo.
Sigue, o lo intenta, la línea de Navalón y no busca Vd. otro nombre que el de Carmen "la Navalona".

Me parece perfecto, hacen falta muchos "Navalones", pero él nunca se aprovecharía de un pobre enfermo como hace Vd. para meter cizaña entre la afición.

El Gran pensamiento.

La condesa de Estraza dijo...

En mi afán de presentarles a ustedes el trabajo lo más rematado posible para una fácil lectura, el presente post ha sido retocado mínimamente, sobre todo en lo que se refiere a los signos de puntuación.
Las prisas supersónicas con que fue redactado, o sea del tirón, dieron lugar a pequeños errores ahora corregidos.

La condesa de Estraza

KALIKATRES dijo...

La Condesa abunda en argumentos un servidor super abunda, y como son apabullantes, pues solo queda la descalificacion por si, primero era el alcohol y ahora problemas psiquiatricos para ambos.

Los argumentos convencerian, estas tonteria no hacen mas que mostrar el falso terreno que pisan y que ven se les hundira bajo los pies.

Anónimo dijo...

Sra. Condesa, pues ya era hora que vayan apreciendo los "Navalones", por el bien de este invento de los toros.
A sus pies
Salud
El Coronel

La condesa de Estraza dijo...

El Gran pensamiento: ¿me conoce usted?
Vamos por parte, no creo que me conozca y hablará de oídas, porque de conocerme no afirmaría que yo me doy pote alguno por algo tan arbitrario como formar parte del toreo -que usted sublima, yo no- que no de su entramado.
Pues a mí nadie me puede acusar que yo haya formado nunca parte del entramado, como así mismo ocurre con otros nombres de otros profesionales que nos mantenemos al margen de toda la mierda de la Fiesta. Flaco favor le hacen ustedes a ella con las pesadísimas denuncias al taurineo. Mire usted, según mi experiencia de toda la vida en prensa para que la denuncia cause efecto es imprescindible que no sea reiterada, con argumentos, datos y fechas, pues de lo contrario el lector huye.
Eso y, sobre todo, al denunciar dar nombres y hechos, acusar en genérico no sirve de nada: ¡los taurinos!, ¿y quienes son los taurinos?
Aprovecho así mismo su comentario para hacerle llegar a la audiencia un ruego, en mi nombre y en de otros que han recurrido a servidora, en el sentido de que se deje ya en paz a Alfoso Navalón y no se le saque a relucir como si fuera un estandarte por parte de aquellos que apenas le conocieron. Alfonso murió y para desgracia de muchos ya no está aquí, así que se ruega que su nombre deje de ser utilizado como arma arrojadiza.
Yo no sé, aunque lo sé, si Navalón podría haberse aprovechado en vida de un enfermo,lo que si sé es que en este espacio -de mi propiedad- no se juega con la mala salud de nadie pues esos asuntos son muy serios y nadie está libre de padecerlos. Yo lo he sufrido como todos recordaréis, y los míos indirectamente, y pueden creerme que resulta muy doloroso que te ataquen por ese lado tan débil.

Kalikatres: creo que queda contestado en la respuesta anterior, realmente el nivel humano de la redbull, en este sentido, es lamentable y yo me avergúenzo de pertenecer a ella.

Coronel: la ambiguedad cunde, fíjese en el comentario de El Gran Pensamiento y verá que me acusa de 'navalona' pero sin embargo me arrea un palo por ello. Demencial, querido amigo, demencial.

La condesa de Estraza