lunes, 18 de septiembre de 2017

Banderas y Pepecarlos



Arrea, y sin contar con ello, ya está aquí de lleno la inesperada guerra de las banderas, tan en boga en estos tiempo en territorios ajenos a los ruedos.
 Peligroso asunto que nos conducirá al abismo, fuera banderas y la de España únicamente revoloteando en el tejado de las plazas de toros para medir los vientos, en Madrid concretamente la rojigualda situada justo sobre la peladilla helada de Pepecarlos, señor Lloret, y la espita para el bombardeo que se puede avecinar la ha abierto un tal Juan José Padilla, matador de toros que se viene tirando un rollo lamentable, y la verdad es que no me acuerdo en dónde ha ocurrido semejante disparate de una torpeza que hace pensar.

2 comentarios:

bragaomeano dijo...

Ja,ja,ja. Se la debieron enseñar por el ojo que no ve. Esa es la bandera de Franco. Bandera que cambiando el Águila por la corona, paso a se constitucional y hace que mucha gente de izquierdas no la tenga tanta estima como la gente de derechas.

La condesa de Estraza dijo...

Cómo pillas, jijijí, Bragao, y cómo lo disfrutas desde tu veteranía.

La condesa de Estraza