martes, 6 de diciembre de 2016

Día de la Constitución: recuerdos



Mi madre y mi abuela, dos de las mujeres con más gracia que he conocido, y yo, de niña, con muy pocos años, sentadas aquellas tardes de verano mientras me daban la merienda debajo del naranjo del patio de la casa de nuestro pueblo extremeño:

Mi madre: "Mamá, qué le pasa hoy a la niña, mírala, no para, está como si tuviera azogue".

Mi abuela: "No sé, hija, se ha levantado así de siesta, parece que le han metido la Constitución 'pal' cuerpo".

Jamás entendí la respuesta, sí oía hablar por primera vez de la Constitución.

1 comentario:

bragaomeano dijo...

Será que no hay quién se la trague. O como la de 1812, que le decían al Rey Felón, trágala perro.