lunes, 25 de julio de 2016

Foto valènsiana



Ya se sabe que en el mundo del toro no se tiene medida ni se conoce otra conducta, ninguna, que no sea el todo por la pasta. 
Cuando el Toro, el toreo, es entrega, no recolección, y su puesta en práctica tanto en la arena como en la calle, requiere y obliga siempre, como base, a la medida precisa matemáticamente hablando en todo orden establecido y sin establecer.
Veo esta foto y tirito, se me pone la cabeza como una devanadera y ya empiezo yo como a desbarrar sin frenos.
Me entran ganas de meterme bajo tierra, reniego de mi condición, huyo de mi sombra, dudo de la verdadera bondad humana y despido hasta siempre con melancolía, para ya nunca más volver a ver, al don de la torería de aquellos hombres de estas mismas tierras, fuera uno torero, marqués o chatarrero, que con sabiduría no alteraban el valor espiritual de las sagradas cosas. 
 Tirito, que me perdone Dios por todo lo demás, pero tirito.

6 comentarios:

el Chulo dijo...

Estoy leyendo otra vez tu Lupe. Que maravailla guapa! Me deleito otra vez con esta formidable lectura! Besos guapa

La condesa de Estraza dijo...

Ay, Lupe, Chulo, y hoy ha muerto Paco Cano, que la conoció pero no tenía buen concepto de ella, como tantos otros de la época, largando un país entero de aquella mujer de una forma que hoy no se hubiera podido uno ni imaginar.
Que no estaba enamorada de Manolete la acusaban, jijí, pero, vamos a ver, ¿de quién coño se van a enamorar las mujeres?
Bs, guapo.

La condesa de Estraza

bragaomeano dijo...

Manolete ,era todo menos guapo, sino hubiera sido el TORERO, se ve improbable, que una belleza como Lupe se hubiera enamorado de él. Ya se sabe, que hay un tipo de mujeres, para las que la belleza reside en el interior. ..,

La condesa de Estraza dijo...

Te equivocas, Bragaomeano, y te lo perdono porque eres hombre, aunque también te digo que por serlo hasta te podemos entender.
¿Guapo Manolete? No, no era guapo. ¿Y?, pero tampoco es guapo Adrien Brody, su calco, y a mi, sin ir más lejos, me tiene loca y de estar en edad y a tiro se echaría una en sus brazos con más facilidad que a los del simple pastel de George Clooney.
Manolete tenía dos cualidades que a las tías nos chiflan: valor -¿qué es un hombre sin valor?- y una personalidad fuera de lo común.
Ah, y cuando Lupe Sino y él se conocieron, presentados por Pastora, él prácticamente no era nadie y ella era la gran promesa del cine español, carrera que dejó a un lado por el torero.

La condesa de Estraza

La condesa de Estraza dijo...

Se recuerda, frase de Lupe, mediados de abril de 1947, cuando Manolete y ella aterrizaron en España procedentes de Méjico: "No pararán hasta verlo muerto".

la condesa de Estraza

Anónimo dijo...

Sra Condesa

a mi tampoco me gusta la foto

en general no me gusta el abuso de las nuevas tecnologías.

Hay que medir, estar siempre colocado que diría el añorado Chenel. Ni fuera de cacho ni pasado

Andrés de Cáceres