viernes, 6 de marzo de 2009

Avería

Ante la avalancha de correos recibidos acerca de mi silencio con la que está cayendo, se comunica que este blog está sufriendo una avería que será reparada el próximo domingo.
Que pasen ustedes un buen fin de semana y gracías a todos aquellos lectores que se han preocupado por servidora, besos, ternura, qué derroche de amor, cuánta locura...

5 comentarios:

Jon Muñoz dijo...

¿Todo bien, Condesa?

Noelia Jiménez dijo...

Querida condesa:

Mi ausencia es una auténtica vergüenza. Y no quiere decir, desde luego, que haya perdido ni un ápice del cariño y la admiración que le profeso. Usted lo sabe.

Espero que solucione pronto la avería. Y, si puede, búsqueme un informático de la vida que me solucione mi avería perpetua y me dé ganas de escribir y de leer.

Uf.

Un beso grande grande.

EL CABALLERO NEGRO dijo...

Como va la averia querida Condesa estoy avido de leer de nuevo sus post.

El Coronel dijo...

Sra. Condesa, su informatico ha cumplido.
Noelia, no te lo habia dicho nunca pero soy licenciado en Informatica de la Vida y sin trabajo.:D
Beos a las dos
Salud

La condesa de Estraza dijo...

A todos los lectores:
Ni me he muerto yo ni mi ordenador, ya quisiera más de uno. Pasa que tuve estos días atrás problemas y no podía entrar a blog.
Maesa Rosa Jiménez Cano tuvo la amabilidad de dedicarnos a mí y al aparato el domingo desde por la mañanita bien temprano, y ¡en qué hora!, si lo sé pongo esto en manos de un chatarrero y me dejo de máximas figuras del periodismo digital hasta nueva orden.
Rosa ha variado cantidad de cosas de este espacio para comenzar a tener las lógicas prestaciones y dejar el carromato virtual de una puta vez, pero el caso -gordo- es que ahora no reconozco la garita y botón que toco, botón que me forma una pajarraca que alucinan.
No les prometo nada. Quizás sí debo advertirles que pudiera suceder que acabara servidora con la cabeza un poco más abollada de lo que dicen que la tiene, y pueden estar seguros también de que en unos días no lograré dominar la novedad de esta técnica diabólica como se debe. Por tanto, creo que por ahora depezón emitirá a bajo, ¿bajísimo?, rendimiento.
Hasta entonces me iré limitando a contestar a uno por uno los comentarios tanto de esta entrada como de las últimas anteriores, que tengo a las visitas a medio atender y existen media docena de puntitos retrasados, sin tratar como deseo, que considero que son de verdadero interés para todos.
Hasta entonces, no me olviden.

La condesa de Estraza