sábado, 22 de diciembre de 2007

En cuanto a mí

Llegó la emocionante hora de presentarme ante ustedes. Para la ocasión desempolvo la joya literaria en forma de carta -y la hago mía- que la pícara Justina le envía a su prometido. Don Guzmán de Alfarache le había solicitado, antes de decidirse a casar con ella, que por escrito le pusiera en antecedentes de acerca de su mala fama, a lo cual Justina responde hablando de sí misma de esta manera:
.
"Yo, mi señor, soy la melindrosa escribana, la honrosa pelona,
la manchega al uso, la engulle fisgas, la que contrafisgo, la fisguera,
la festiva, la de aires de boba, la mesonera astuta, la ojienjuta,
la celeminera, la bailona, la espabila gordos, la del adufe, la del rebenque, la carretera, la entretenedora, la aldeana de las burlas, la del amapola,
la escalfa fulleros, la adivinadora, la del pensé que, la vergonzosa a lo nuevo, la del ermitaño, la encartadora, la despierta dormida,
la trueca burras, la envergonzante, la romera pleitista, la del engaño meloso, la mirona, la de Bertol, la bizmadera, la esquilmona,
la desfantasmadora, la desenojadora, la de los coritos, la deshermanada, la Marquesa de las Motas, la nieta pegadiza, la heredera inserta,
la devota maridable, la busca roldanes, la hidalga, la alojada, la abortona, la bien celada, la del parlamento, la del mogollón, la amistadera,
la santiguadera, la desposeída, la depositaria, la gitana, la palaciega,
la lloradora enjuta, la del pésame y río, la viuda con chirimías,
la del tornero, la del disciplinante, la paseada, la enseña niños, la maldice viejas, la del gato, la respondona, la desmayadiza, la dorada,
la del novio en pelo, la honruda, la del persuadido novio, la contrasta celos, la conquista bolsas, la testamentaria, la estratagemera, la del serpentón, la del trasgo, la conjuradora, la mata viejos, la barqueala,
la loca vengativa, la astorgana, la despachadora, la santiaguesa,
la de Julián, la burgalesa, la salmantina, la ama salamanquesa, la papelista, la excusa barajas, la castañera,
y la sierva de mi picaro señor don Guzmán de Alfarache, a quien ofrezco cabrahigar nuestras picardías para que duren el tiempo de mi deseo".

6 comentarios:

Jon dijo...

Olé olé, pedazo de texto, Condesa.
Castellano añejo y duro.

betialai dijo...

¡Ole los toreros güenos!. Muy bien, Señora Condesa; así, "despasito", sin prisas y dejando aromas de extraordinaria calidad.

Sánchez-López dijo...

¡Vaya temple!
Este Marqués siempre está a sus pies.

Noelia Jiménez dijo...

Querida condesa: no sabe lo que me alegra poder leerle en la blogosfera. Ha sido un auténtico regalo navideño. Y un modelo a seguir. Tremendo texto y tremenda pluma, condesa. Me rindo ante la gracia de sus teclas.

Bienvenida... y enhorabuena.

Miancho dijo...

So grosa condesa.

Saludos, Don Damiancho de Buenos Aires.

lamarchadelabronca.blogspot.com

Hitos dijo...

¿Tantas cosas eres?